Cuál es la función del profesor de acuerdo con las teorías del aprendizaje

1K Compartidas
1K
0
0
0
0

Google News | Grupo en | Grupo en | App | Videos | |


El presente trabajo consiste en la presentación de una monografía que trata acerca  del papel del docente en el aprendizaje.
El objetivo de la presentación de este tema radica en la importancia de conocer la manera en que influye la actuación del docente y los diversos factores implicados dentro de la docencia, mismos que se ven implicados en el aprendizaje del educando.

El presente trabajo se basa en algunas teorías tales como la teoría conductista, humanista, cognitiva y sociocultural, en las cuales se abordarán y se compararán aspectos tales como el aprendizaje, la visión del alumno y del maestro.

Posteriormente se presentarán algunas investigaciones realizadas respecto a la docencia y el aprendizaje, mismas que se plantearán en el desarrollo de este trabajo.

EL PAPEL DEL DOCENTE EN EL APRENDIZAJE

Existen diversas teorías que tratan acerca del aprendizaje, en las cuales, se tratan diversos aspectos que se encuentran implicados dentro de la misma. A continuación se presentarán varias teorías que hablan acerca del aprendizaje y de manera particular, del educando y del docente dentro del proceso que implica la enseñanza. Es importante señalar que cada punto presentado en cada teoría serán contrastados con cada una de éstas, con la finalidad de observar la  diferencia que existe entre las mismas. Cabe mencionar que algunos de los autores que se presentan en cada teoría no representan puramente a la teoría, sino que sus opiniones permiten hacer referencia a la teoría, de hecho, estos mismos autores se basan en algunas de las teorías que a continuación se presentan, aunque realmente no pertenezcan a éstas.

PRINCIPALES TEORÍAS QUE ABORDAN EL PAPEL DEL DOCENTE, DEL ALUMNO Y EL APRENDIZAJE
TEORIA COGNITIVA

De acuerdo con Ferreiro Gravié (1999) el cognitivismo desde la perspectiva del procesamiento de la información supone que el ser humano es un sistema con capacidad para regularse, éste busca, organiza, transforma y emplea creativamente la diversidad de información hacia diferentes fines.

Este autor, señala que la piedra angular del cognitivismo es el desarrollo de la potencialidad cognitiva del sujeto para que éste se convierta en un aprendiz estratégico que sepa aprender y solucionar problemas donde lo aprendido es adquirido significativamente por éste,  de manera que la finalidad de esta teoría se centra en enseñar a pensar o  enseñar a aprender,  a través del desarrollo de habilidades estratégicas que permitan convertir al sujeto en un procesador activo, interdependiente y crítico en la construcción del conocimiento.

Al respecto,  Cobián Sánchez, et al. (1998) nos dicen que el aprendizaje implica  que el alumno adopte una disposición para aprender y busque comprometerse a trabajar para conseguirlo, donde el docente tiene como principal función de preparar la clase y actuar como mediador entre el estudiante y la cultura.

Estos autores ponen principal importancia al educando, de manera que, éste es entendido como un organismo activo capaz de procesar la información, es decir, un sujeto que es capaz de elaborar esquemas, planes, y estrategias para solucionar problemas. Al respecto Delgadillo y Obaya (1999), señalan que la percepción es activa, ya que los mecanismos cognitivos del sujeto le permiten es­tructurar ideas complejas, originales que le permiten tener una visión creativa.

Cobián Sánchez, et al. (1998)  mencionan que para esta teoría es importante partir desde lo que los alumnos ya saben, de los conocimientos previos, de su nivel de desarrollo cognitivo, posteriormente, la actividad se centra en programar experiencias que promuevan el aprendizaje significativo. Es en la capacidad cognitiva del alumno donde está el origen y finalidad de la enseñanza al desempeñarse éste, en forma activa ante el conocimiento y habilidades que el docente desee enseñarle.

En cuanto a la función del docente, Cobián Sánchez, et al. (1998) señalan que desde esta teoría  el profesor debe partir desde la concepción de que el alumno es activo, que aprende  de manera significativa, de manera que su papel se centra en elaborar y organizar experiencias didácticas que logren esos fines, no centrarse en enseñar exclusivamente información ni en tomar un papel único  en relación con la participación de sus alumnos. El docente debe preocuparse por el desarrollo, inducción y enseñanza de habilidades o estrategias cognitivas y metacognitivas de los alumnos, es decir,  el maestro debe permitir a los estudiantes experimentar y reflexionar sobre tópicos definidos o que surjan de las inquietudes de los educandos con un apoyo y retroalimentación continuas.

Además, Cobián Sánchez, et al. (1998) explican que el profesor debe estar profundamente interesado en promover en sus alumnos el aprendizaje significativo de los contenidos escolares, para ello es  necesario que se centre en exposiciones de los contenidos, lecturas y experiencias de aprendizaje, en los cuales se pretenda conseguir que los alumnos logren un aprendizaje de verdad significativo.  Dentro del aprendizaje el maestro debe preocuparse no solamente en los contenidos de lo que se va enseñar, sino también en la manera que imparte, es decir, la manera como va a proporcionar información al alumno.

De manera que lo anterior exige que el maestro tenga tanto el dominio del contenido del curso, como de las habilidades necesarias para diseñar el contexto que resulte eficaz para el aprendizaje de ese contenido, esto expresado por Gonzáles Gonzáles (s.a).

Por otro lado, Navarro Robles (1993), señala que el  proceso de las estructuras cognitivas, según Piaget, se basa en que el alumno logre un equilibrio entre el proceso de asimilación y acomodación, de manera que, cuando se presenta dicho equilibrio el aprendizaje no se ve obstaculizado.  Así mismo este autor explica que el aprendizaje a través de la lógica del error implica un conflicto cognitivo; en el cual, el alumno no buscará lo que el profesor expresa, ya que esta será una interpretación más a confrontarse con las de los demás integrantes del grupo.

Por último, Ramírez Lozano (2002), manifiesta que el alumno es capaz de adquirir conoci­miento mediante sus propios recursos internos, empleando sus sentidos, con el fin de elaborar un sistema cognoscitivo, a partir de conceptos y principios relacionados entre sí, a través de los cuales es capaz de generar nuevos pensamientos y expresarlos, de un modo que trascien­den por completo los hábitos y la expe­riencia adquiridos.

TEORÍA CONSTRUCTIVISTA

La  concepción constructivista del aprendizaje admite que éste se produce por una interacción entre el conocimiento del alumno y la nueva información que le llega, por tal motivo hay que considerar las concepciones de los alumnos como bases o sobre las cuales  se irán construyendo los nuevos conocimientos, esto expresado por Díaz Castañeda (2002).

Este mismo autor sugiere que a través de la investigación el alumno en la escuela integrará aportaciones del saber ordinario y del saber científico. Por lo tanto la introducción de la investigación del alumno en el medio escolar es coherente con toda una tradición pedagógica centrada en el papel activo del educando en su medio de aprendizaje  y con aportaciones más recientes de las ciencias relacionadas con la educación.

Por ello, Martínez (2002) afirma que, al alumno no se le debe tratar como un simple objeto que se va a modelar al gusto del profesor, sino como un sujeto capaz de autodeterminarse, donde uno de los objetivos de la educación es precisamente desarrollar la autonomía del alumno conjuntamente con su responsabilidad.

En cuanto al docente, Georgina Gibaja, (1997)  supone que la mayoría de los maestros están convencidos de que la influencia más importante en su formación como docentes y en su dominio de los problemas de la enseñanza reside en su propia experiencia.

De hecho, Martínez (2002) refiere que las experiencias de docentes han demostrado que cuando el profesor deja a un lado la monotonía al impartir las clases y se preocupa por mejorar el aprendizaje de sus alumnos, entonces ya no se puede seguir enseñando con los mismos métodos tradicionales que  resultan poco satisfactorios.

El docente se preocupa por situar la enseñanza dentro de un contexto educativo más amplio, comparando y evaluando su trabajo con los de otros docentes, además considera a la enseñanza como una actividad racional basada en el desarrollo y la investigación, esto según expresado por Hernández y Sancho (1993).

Es por ello que la formación del maestro tiene que conducir hacia la actividad práctica. Necesita conocimientos de ciencias, de humanidades, de tecnología, pero tiene que ser también un organizador, de acuerdo con Delval (1990).

TEORÍA HUMANISTA

El Humanismo es una de las teorías que por sus principios es seguida y renombrada, especialmente por los críticos hacia el conductismo.   Ricardo E. Trelles (1999) señala que las primeras consideraciones del humanismo se centran en lo siguiente:

  1. Cada ser humano es una criatura fabulosa.
  2. El ser humano es tanto naturaleza como formación.
  3. La humanidad es como un superorganismo del cual el sujeto forma parte.
  4. La relación y cooperación humanas son requeridas para el mejor funcionamiento y mayor bienestar del ser humano.

Este mismo autor cree que los educadores deben considerar cada uno de estos puntos para lograr que la formación del ser humano sea eficiente. Además considera que el trabajo responsable indicado al alumno, graduado al nivel del mismo, es un gran ejercicio formativo a toda edad, puesto que permite adquirir las capacidades de concentración, constancia y responsabilidad en el educando, esto relacionado con el desarrollo de un punto de vista que permita apreciar las ventajas y satisfacciones que provienen de la sociedad, la convivencia social y las relaciones humanas en la conciencia del individuo.

Un aspecto a considerar, dentro de esta perspectiva es la relación maestro-alumno, al respecto, Jiménez Murillo  y Hernández Yañez  (s.a), señalan que es primordial que el maestro sienta empatía por el alumno, de tal manera que le pueda auxiliar en todos los problemas que se le presenten en relación con el aprendizaje, con el fin de poder auxiliar, tomando en cuenta la libertad para que el alumno cree, innove, aplique y critique, de manera general, la relación entre ellos deberá ser de respeto mutuo.

Meza Meza y Cantarell Zaldívar  (2000), expresan que los profesores deben analizar su rol como docentes en el cual debe quedar muy claro que es el facilitador o mediador del aprendizaje y que debe prestar asistencia al estudiante cuando éste busca conocimientos, ya que su función es orientar y promover la interacción, orientar al estudiante sobre como organizarse con otros compañeros y cómo trabajar de manera conjunta.

De tal manera que, la formación del docente, de acuerdo con Fernández Neri (1995), implica la preparación académica, y una formación humana que le permita tener interrelaciones saludables y generar un ambiente de verdadero diálogo, intercambio, aceptación y ayuda mutua.

Asimismo, este autor señala que la formación del docente  implica, además de la preparación académica, una formación humana que le permita tener relaciones satisfactorias y produciendo un ambiente que implique el diálogo, el intercambio, la aceptación y la ayuda mutua.

TEORÍA CONDUCTISTA

Jiménez Murillo y Hernández Yáñez (s.a) expresan que el aprendizaje dentro de esta teoría constituye un cambio permanente de la conducta a través de la práctica y de una interacción entre los individuos y su ambiente. Desde el punto de vista de George Posner (1998), para esta perspectiva el aprendizaje constituye un cambio en el comportamiento, forma parte de un proceso similar al de las especies animales, donde el aprendizaje es visto como un “entrenamiento” dentro del contexto educacional adquiriendo entonces, un carácter arbitrario y disfuncional.

Jiménez Murillo J. y Hernández Yañez (s.a), señalan que dentro de esta corriente se siguen principios básicos como los siguientes: el método de aprendizaje utilizado por el maestro debe ser coherente, entendible para el alumno y sobre todo ser autentico, la relación entre el maestro y el alumno ocupa una posición central.

Ambos autores mencionan que es importante que el maestro ayude al alumno a encargarse de si mismo esto con el fin  de alcanzar el crecimiento, la maduración y la socialización en el educando.

Al respecto, Belloch Ortí (2000) menciona que en esta teoría, el profesor tiene una función primordial como transmisor de contenidos y el alumno es un sujeto pasivo que recibe los conocimientos ya que responde a los estímulos del medio que deben ser controlados mediante los refuerzos para conseguir que el estudiante adquiera los conocimientos previstos por el profesor.

A diferencia de las anteriores teorías, George Posner (1998),  explica que en esta perspectiva, el nivel de actividad del sujeto se ve influida por las contingencias del profesor establecidas antes de presentar las instrucciones. La participación está condicionada por las características planeadas del programa que el alumno tiene que aprender, el desempeño y aprendizaje escolar son arreglados desde el exterior. De manera que basta con programar los fines educativos para que el aprendizaje de conductas académicas se logre, donde el alumno es “algo” que debe y puede moldearse.  Se considera al alumno como un ente pasivo, como un libro en blanco donde se imprimen   nuevas nociones de objeto, el origen del conocimiento está en las  sensaciones e impresiones las cuales son copias de la realidad.

Hablando ahora de la función del docente, el conductismo supone, según George Posner (1998)  que son los profesores quienes tienen la responsabilidad de la educación, ya que son quienes controlan el ambiente de enseñanza, quienes influyen en el comportamiento y proporcionan oportunidades para que los estudiantes respondan de manera deseada, quienes influyen sobre el aprendizaje manejando las consecuencias de los comportamientos.

De hecho, Nidelcoff (1974) coincide con lo expresado por el autor anteriormente citado, ya que nos menciona que el maestro se relaciona con el conocimiento sintiéndose el proveedor del mismo, creyendo que socialmente él es el indicado para enseñarlo.

Sánchez Palomino (1997)  refiere al docente como un técnico donde algunos profesores se constituyen como simples transmisores de los contenidos que le vienen descritos en el currículum básico, al no importarles la calidad de la enseñanza.

Con respecto a la enseñanza impartida por el docente, Castorina (1994), hace referencia a una educación formal, la cual se caracteriza por seguir una misma línea y una cierta rigidez.

TEORÍA SOCIOCULTURAL

De acuerdo con Romo Pedraza (2002), el paradigma sociocultural se fundamenta en el enfoque de Vygotski, dicho enfoque considera al individuo como el resultado de un proceso histórico y social donde el lenguaje desempeña un papel crucial. Este mismo autor considera que para Vygotsky, el conocimiento constituye un proceso el cual va a depender de la interacción entre el sujeto y el medio.

Para Vygotski, explica Romo Pedraza (2002), las funciones mentales superiores se van adquiriendo y desarrollándose a través de la interacción social, debido a que el individuo se encuentra inmerso dentro de una sociedad, de manera que, dichas funciones mentales están determinadas por la forma de ser de la sociedad. El conocimiento constituye el resultado de la interacción social, ya que, para Vygotsky, agrega el autor, a mayor interacción social, resultará mayor conocimiento y más posibilidades de actuar.

Este mismo autor explica que, desde esta perspectiva, existe la zona de desarrollo próximo, en la cual los individuos aprenden dentro del ambiente social a través de una interacción con los demás. Se dice que nuestro conocimiento y la experiencia de los demás sujetos permiten el aprendizaje, ya que aprendemos con la ayuda de los demás.

Los maestros, padres y compañeros  que interactúan con el estudiante son responsables de que el alumno aprenda, sin embargo, el individuo asumirá la responsabilidad de construir su conocimiento y guiar su propio comportamiento, esto finalmente expresado por Romo Pedraza (2002).

Martínez Rodríguez (1999), señala que desde esta perspectiva se retoman  elementos conceptuales y empíricos que son de gran utilidad para los profesores en su práctica docente. Uno de estos es la concepción sobre el origen social de los procesos psicológicos que acaba con la idea de que los procesos mentales constituyen el desarrollo individual del sujeto y  otro de estos elementos es el carácter activo y comunicativo de estos procesos por parte de los alumnos, lo que viene a minimizar o incluso ignorar el papel del profesor dentro de la educación.

Por otro lado, Duart y Martínez (2001), expresan que la docencia se enfoca más en los entornos virtuales de aprendizaje, los cuales se desarrolla de forma complementaria al uso de materiales didácticos, que deben servir como referencia del conocimiento a impartir. Además comentan que el rol del docente virtual se fundamenta en la interacción entre docentes, estudiantes, materiales, y con la propia institución en su conjunto.

 INVESTIGACIONES REALIZADAS ACERCA DE LA FUNCIÓN DOCENTE Y EL APRENDIZAJE

A continuación se presentan varias investigaciones acerca de la docencia y del aprendizaje, con el objeto de presentar los diferentes resultados que se han encontrado de acuerdo al tema, y con ello, poder abordar en momentos determinados las intervenciones necesarias dentro del campo de acción del docente como en el ámbito escolar.

Una de las investigaciones realizadas es la de Danolo Danilo y Claudia Capelari (1995), en la cual se habla acerca de las manifestaciones de la inteligencia y las actividades escolares, en este trabajo se propone una interpretación de la inteligencia en base a los resultados de un estudio efectuado con alumnos de escolaridad primaria a los que se les aplicó el test de Matrices Progresivas de Raven, se emplearon también la Prueba de Inteligencia de Wechsler y la Prueba Gestáltica Visomotora de Bender.

El propósito del trabajo de Donolo y Capelari (1995) radica en que se intenta dar alguna respuesta a la cuestión de capacidades diferentes emergentes de la observación de las actividades escolares de los niños.

De manera que, los resultados que se encontraron al respecto fueron los siguientes:

Se encontró que existen diferentes capacidades intelectuales entre los niños, capacidades que implican focalizarse para evitar que se inhabiliten las acciones educacionales y escolares al emplear las estrategias dirigidas hacia una misma capacidad intelectual, por lo tanto, estos resultados se convierten en nuevos desafíos para los docentes y para la escuela, al tener que tratar con formas alternativas de instrucción que favorezcan no solamente a aquellos alumnos que posean de base una inteligencia definida como lógica y verbal, sino también a los niños que puedan tener otras formas de procesamiento de la información.

Es importante llamar la atención a directivos y docentes sobre la existencia de distintos modos de operar con la inteligencia; asimismo la necesidad de proponer actividades que cubran un amplio espectro de alternativas para el desarrollo de las potencialidades individuales de cada uno de los alumnos.

Al respecto, algunas investigaciones con el Test de Raven ponen de manifiesto que además de la inteligencia lógico-formal necesaria para responder a los ítems, hay un remanente de percepción de las situaciones problemáticas que es muy importante para decidir sobre la respuesta que se estima correcta. Este resultado aparentemente intrascendente, pone los hechos en un ámbito particularmente propicio para la instrucción, especialmente en los primeros grados, al revalorizar la importancia de la observación, tanto de la percepción sensorial como de la captación de la necesidad de autorregulaciones de los aprendizajes para los futuros desarrollos intelectuales.

Se considera importante, de acuerdo a los resultados de la investigación que el maestro debe conocer teorías y posiciones acerca de la inteligencia y de las capacidades de sus alumnos, con el fin de contribuir a los desarrollos intelectuales de sus alumnos,  y condicionar acciones más creativas que puedan ayudar a cada uno de ellos en la medida de sus potencialidades.

No obstante, aún con estos resultados quedan de manifiesto algunas preguntas que aún necesitan respuestas tales como ¿en qué contribuyen estos estudios a mejorar la acción educativa? ¿Cómo se puede enfrentar directamente  la formación docente? ¿Cómo implementar acciones dirigidas a su especialización?. Estas preguntas pueden servir de base para enfrentar futuras acciones pedagógicas dentro de la docencia, esto en base a lo encontrado por Donolo y Capelari (1995).

Otras de las investigaciones realizadas corresponde la de Gutiérrez y Langarica (1994), en la cual se a habla acerca de el perfil del docente de tiempo completo en la ENP, dicha investigación es realizada con el propósito de contar con un perfil docente en cualquier institución escolar, por la trascendencia que tiene para los programas de ingreso, promoción y evaluación, las autoras, elaboran una propuesta interdisciplinaria para definir un perfil docente con base en las condiciones reales de una institución.

Los resultados que encontraron Gutiérrez y Langarica (1994) en esta investigación corresponden a los siguientes:

  1. El perfil de desempeño docente en una institución como la Escuela Nacional Preparatoria es una labor muy compleja que puede realizarse como un proceso de investigación participativa que involucre a los mismos docentes y que tome en cuenta su situación real, sus expectativas y potencialidades.
  2. El marco legal da oportunidad al profesor de tiempo completo de la Escuela Nacional Preparatoria para realizar una gama muy amplia de actividades en sus horas de apoyo a la docencia.
  3. El número de asignaturas que contempla el plan de estudios de la ENP, incrementa las posibilidades de acciones de apoyo docente que, en el lapso relativamente corto de existencia de la figura de profesor de tiempo completo, aparentemente origina dispersión y poca coherencia global. Además, el 76 por ciento de los profesores realiza actividades extra aula.
  4. La planeación, organización y evaluación de las mismas debe realizarse como parte de una investigación-acción que contemple el hecho educativo en su contexto real.
  5. El perfil del docente de tiempo completo de la ENP al ser considerado un problema de investigación educativa, no concluye en este trabajo, en el que se intentó captar una realidad concreta en un lugar y en un momento determinado.
  6. Los rasgos más sobresalientes de este perfil, como son grado de estudios, experiencia docente (el 57 por ciento del total de profesores tiene grado de licenciatura como mínimo; 26 por ciento tiene, además, maestría, y 8 por ciento doctorado), además de evidenciar su preparación y capacidad académicas abre las posibilidades para la formación de un núcleo interdisciplinario de investigadores que, en forma participativa, reflexionen sobre la pertinencia de sus acciones para el momento histórico que se vive. Asimismo, que a partir de esta situación real, encuentren soluciones que coadyuven a la excelencia académica.

Estos datos podrían servir de base para diseñar estrategias y prospectivas de formación docente, evaluación curricular y excelencia académica.

Otra de las investigaciones realizadas es la de  Grasso  (1994) en la cual habla acerca de El malestar de los docentes. En esta investigación, se hace referencia acerca de la insatisfacción laboral de los docentes y la disconformidad con su profesión los cuales, son temas preocupantes en la actualidad y objeto de debates e investigaciones a nivel mundial.

Los principales resultados encontrados en esta investigación son los siguientes:

a) Las condiciones que hacen específicamente a la labor en el aula, aun cuando éstas fueren deficientes, afectan poco la satisfacción profesional de las docentes;

b) Inadecuadas relaciones interpersonales en la escuela conducen a insatisfacciones profesionales que, verosímilmente, se superan cambiando el lugar de trabajo;

c) El sentirse valorado o no por las autoridades del sistema educativo y por los representantes de la sociedad, como son los padres y los políticos, y el percibir coincidencias o discrepancias entre los valores del sistema educativo y otros que tendrían mayor vigencia en la sociedad, afectan al docente en muchos sentidos (satisfacción actual con la profesión, deseo de cambiar de trabajo, manifestaciones de stress). Se trata de factores de segundo orden y constituyen los determinantes de más clara incidencia en la insatisfacción laboral profunda.

De acuerdo a Grasso (1994) los presentes resultados apoyan la hipótesis de Blase, quien sostiene que los docentes perciben los problemas de la clase como dificultades inherentes a su trabajo y no les conceden un significado traumático; en cambio los problemas referidos a la consideración social de su trabajo, la crítica radical de sus modelos de enseñanza y el clima que rodea a la institución escolar son cuestiones que les afectan profundamente y además no tienen capacidad ni posibilidad de controlar.

Por otro lado, los datos sugieren que una escasa motivación de los alumnos es percibida por las docentes no sólo como problema de incentivación en el aula sino también como expresión de desinterés general por la escuela y sus valores.

Los resultados presentados han de interpretarse y generalizarse con cautela señala Grasso (1994), ya que (a) los elementos de juicio disponibles son de naturaleza correlacional y por tanto insuficientes para demostrar relaciones causales y (b) por haberse obtenido a través de una encuesta, la información sobre condiciones laborales refleja, estrictamente hablando, la percepción que de ellas tienen las docentes.

Por último, cabe decir que otros datos disponibles, originados en trabajos realizados en Argentina, permiten comparar la importancia de factores contextuales y del escenario laboral, y llevan a destacar la especial significación de los primeros como productores de stress, entre docentes de nivel medio.

CONCLUSIONES

Con base en lo desarrollado anteriormente, se puede decir que la acción del docente es realmente importante dentro del aprendizaje del educando, ya que el profesor es un agente activo ante el programa que le proporciona la institución; lo analiza e interviene adecuándolo al grupo y al momento determinado, de tal manera que su primera acción es elaborar un programa que se apegue a las necesidades y circunstancias del grupo.

De manera general, las funciones que el docente desempeña corresponden a ofrecer al alumnado un entorno de aprendizaje favorable, cuidar y favorecer las relaciones humanas, ejercer un compromiso con la institución en la que trabaja.

De acuerdo a los puntos de vista de cada teoría, estas abordan distintas opiniones acerca de la función que deben de tener los profesores, así como también el tipo de enseñanza que estos mismos deberían proporcionar.

Es importante tomar en cuenta cada uno de los aspectos antes descritos referentes al papel del docente y el aprendizaje, con el objeto de que las instituciones educativas mejoren la calidad de la enseñanza impartida dentro de las mismas, sin embargo, estos aspectos no son tomados en cuenta ya que intervienen ciertos factores dentro de la práctica docente,  los cuales no permiten alcanzar o desarrollar el aprendizaje en su expresión máxima.

REFERENCIAS
  • Belloch Ortí, Consuelo (2000), Teorías del aprendizaje en Recursos Tecnológicos en Educación y Logopedia, Facultad de Filosofía y CC. Educación,  Universidad de Valencia, España, cfv.uv.es
  • Castoriana, José Antonio (1994, julio – septiembre), Problemas epistemológicos de las teorías del aprendizaje en su transferencia a la educación en Perfiles Educativos, Número 65, Centro de Estudios sobre la Universidad (CESU), UNAM, México. cesu.unam.mx
  • Cobián Sánchez, María; Anita Nielsen Dhont y Abraham Solís Campos (1998, abril-junio), Contexto sociocultural y aprendizaje significativo en Educar, Revista de educación, nueva época, núm. 5, Secretaría de Educación, Gobierno del estado de Jalisco, educacion.jalisco.gob.mx
  • Delgadillo, Graciela y Adolfo Obaya (1999, abril)  El profesor ante algunos elementos del proceso enseñanza-aprendizaje en  Correo del Maestro, Revista para profesores de educación básica,  Núm. 35,  correodelmaestro.com
  • Delval, Juan (1990), Los fines de la educación, Editorial Siglo Veintiuno, Primera edición, México.
  • Díaz Castañeda, Rodolfo (2002, primer semestre), Enseñar investigando: por una función comunicativa integral de la práctica docente en el aula en Tópicos de la comunicación, Revista de la División de Ciencias Sociales de la Universidad de Sonora, Número3, México, dcsociales.uson.mx

Este contenido ha sido publicado originalmente por Geocities en la siguiente dirección: geocities.ws | Autores: Ana M. Sarabia Higuera, Paola Ruvalcaba Aguilera y Mirna Santín Astorga

Recomendamos a la Comunidad Educativa Digital tener en cuenta que, el enlace y/o la carpeta en donde están alojados los libros, recursos y/o materiales, no es administrado por la Web del Maestro CMF, pueda ser que en cuestión de días (o según el tiempo transcurrido desde su publicación), los enlaces no funcionen y el material ya no se encuentre disponible. Gracias por su comprensión.

ENLACE DE LECTURA:

¡Comparte y así más docentes utilizarán estos recursos gratis! Muchas gracias.

TEORÍAS DE APRENDIZAJE Y FORMACIÓN INICIAL DE PROFESORES



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



También le puede interesar:

Actividades para trabajar la empatía

Muchos estudiantes tienen dificultades para aprender en casa, pero los profesores pueden crear un espacio para escuchar sus…