Construir el aprendizaje desde las habilidades del alumno

1K Compartidas
1K
0
0
0
0

Google News | Grupo en | Grupo en | App | Videos |


La Educación personalizada requiere un paso más a la tradicional visión de adaptar la metodología a las dificultades y posibilidades del escolar. Se avanza hacia la construcción del aprendizaje significativo desde las habilidades del niño. Para ello, es necesario aligerar los currículos para profundizar más en los contenidos y competencias, estableciendo estrategias de aprendizaje que partan del ser de cada alumno, de tal forma que de forma lo más natural posible, y también con la máxima adaptación a cada uno, se adquieran los aprendizajes pretendidos.

Para profundizar en este camino, hay que contar con todos los espacios de aprendizaje, incluidos los informales, con unos currículos y una programación didáctica que permita detenerse en cada escolar y en contar, también, con la participación de ellos, convirtiéndose el docente en un guía y los propios alumnos aportando sus habilidades y competencias previas para el conjunto del aula y del centro.

Para Carlos Marchena, director de  la División Educativa de Anaya, “el desarrollo profesional de los docentes puede y debe adquirir distintas dimensiones y facetas dentro de su quehacer laboral. No sería acertado limitarlo a lo estrictamente formativo”. Desde esta perspectiva, “adquiere pleno sentido la potenciación que se viene haciendo para que los docentes diseñen sus propias propuestas curriculares”.

El alumno, protagonista

Según Jesús Guillén (Escuela con cerebro), “está claro que a los profesores nos encanta hablar. De hecho, según John Hattie, en promedio, entre el 70% y el 80% del tiempo en el aula el profesor está hablando. Sin embargo, los estudios revelan que cuando cede el protagonismo al alumno y éste participa de forma activa en el aprendizaje su rendimiento aumenta por lo que, en la práctica, deberíamos invertir los roles y hablar menos pero escuchar más”.

Por su parte, el profesor Santiago Moll (Justifica tu respuesta) asegura que “cada vez sé menos datos, lo reconozco, pero me considero mejor docente. Creo que he sido capaz de sustituir parte de la información por experiencia y pedagogía”.

Además, añade que “a día de hoy casi no invierto tiempo de preparación de clases en buscar un sinfín de datos. La mayor parte del tiempo la dedico a pensar en cómo puedo explicar un poema de Federico García Lorca o cómo puedo hacerles ver a mis alumnos una imagen en unos versos de Pablo Neruda”.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Magisterio en la siguiente dirección: magisnet.com



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



También le puede interesar:

Estrategias de lectura

En la actualidad existen abundantes investigaciones y publicaciones sobre estrategias de aprendizaje, las cuales surgen unos quince años…