Cómo trabajar la gratitud en el aula: actividades, fichas, tarjetas, materiales, etc

175 Compartidas
175
0
0
0
0

Google News | Grupo en | Grupo en | App | Videos |


La gratitud es un sentimiento que nos permite estimar el beneficio o favor que se nos ha hecho o ha querido hacer, y a corresponderle de alguna manera.

Este sentimiento como todos los demás, se desarrolla gracias a la educación que el niño recibe. El niño tiende a sentir cariño por aquel que le regala algo o le permite hacer lo que desea, pero esto se desenvuelve en plano muy concreto y no es realmente una cualidad personal como es la gratitud.

Cualquier sentimiento en el niño es primero muy inestable, depende de la situación concreta, de sí el niño le gusta o no realizar algo, o lo hace para agradar al adulto, posteriormente si es bien estimulado, este sentimiento se consolida, se interioriza y pasa a formar una cualidad de su personalidad en desarrollo.

Se sabe que ya hay una cualidad mas consolidada de gratitud, cuando el niño es capaz de comprender que aunque no se le complazca en todo es por su bien, pero esto solo es asequible hacia finales de la primera infancia. Antes de eso la gratitud está muy relacionada con la gratificación positiva, por lo que poco a poco hay que ir construyendo un valor mucho más estable en la medida en que se van haciendo actividades que no siempre son del todo positivas.

Enseña a tus niños a dar gracias.

Distintos estudios han demostrado la importancia de enseñar a los niños a dar gracias. La gratitud forma niños empáticos, respetuosos y felices.

En un artículo publicado por la escuela de medicina de Harvard se menciona que por la gratitud, las personas reconocen la bondad en sus vidas y les ayuda a conectarse con otras personas. La gratitud ayuda a las personas a sentir emociones más positivas, saborear buenas experiencias, mejorar su salud, lidiar con la adversidad y construir relaciones sólidas. Por lo que en términos generales provoca mayor felicidad.

Ya que sabemos lo importante que es dar gracias, te dejamos aquí 10 actividades para enseñar la gratitud a los niños. Son actividades muy divertidas y sobre todo tienen un claro propósito: que los niños reflexionen sobre todo lo bueno que hay en sus vidas y agradezcan por ello.

1. El juego de “¿Cómo me sentiría sin…?

Este es un pequeño juego donde le propósito que es que los niños se dé cuenta de lo que tienen y lo valoren. Es normal que en ocasiones olvidemos lo que tenemos porque tendemos a normalizar lo que está siempre presente en nuestras vidas.

La idea de este juego es que a través de la imaginación puedan ver cómo sería su vida sin “algo” y eso les permita valorarlo y dar gracias porque lo tienen. Por ejemplo: ¿Cómo me sentiría sin mi casa?… ¿Cómo me sentiría  sin mi juguete favorito?… ¿Cómo me sentiría  sin mi amigo? Etc.

Es importante ayudar a los niños a reflexionar sobre todo lo que tienen, sobre todo para ayudarlos a enfocarse en lo que Sí tienen y no en el que les falta, como normalmente lo hacen muchas personas.

2. Haz tarjetas de agradecimiento

Hay mucho por qué dar gracias y muchas personas a quien darlas. Motiva a tus niños a reflexionar sobre quienes los han ayudado y cómo lo han hecho. Una vez que hayan pensado en ello, pueden darles gracias a cada uno de ellos con pequeñas tarjetas de agradecimiento, donde hagan notar la gran ayuda o cariño que recibieron en la situación específica.

Te dejamos unas pequeñas tarjetas de muestra que pueden utilizar para dar las gracias. Una vez que han sido escritas, motívalo a que las entregue a cada uno de los destinatarios. Para descargar tus plantillas de tarjetas de agradecimiento, da click aquí.

3.  El frasco de la gratitud

Tomamos un frasco, botella o caja (aunque es mejor que sea transparente, por eso sugerimos un frasco), luego lo decoramos. Se convertirá en nuestro frasco de la gratitud.

En pequeños papelitos vamos escribiendo (niños y papás o maestros) todo lo que podemos agradecer, cosas, personas, situaciones, etc. que nos van sucediendo día a día. Doblamos el pequeño papel y lo introducimos a nuestro “frasco de la gratitud”.

Al final de la semana, dedicamos un tiempo para leer los papelitos de agradecimiento. Los invitamos a la reflexión, que descubran todas las cosas, personas o situaciones  por las que pueden agradecer.

La idea es posicionarlos del lado optimista y reflexivo, que se den cuenta de lo que tienen y no se enfoquen en lo que les falta.

4. El árbol de agradecimiento

Crea un árbol grande puede ser dibujado en cartulina o bien en 3D hecho con material reciclado. En cada rama pegaremos pequeñas hojas o frutos (si lo prefieres) donde escribiremos por lo que estamos agradecidos.

El agradecimiento nos llena y nos recuerda lo hermosa que es nuestra vida, al igual que cuando agregamos hojas al Árbol de agradecimiento.

Agrega hojas  o frutos a tu árbol durante algunas semanas y colócalo a la vista de los niños, que sea un recuerdo constante de todo lo bueno que hay en sus vidas. Además de qué les gustará y les sorprenderá ver cómo va creciendo su árbol cada día.

5. Haz un collage con fotos que muestren por lo que estás agradecido.

Tomen todas las fotos donde muestren algo por lo que están agradecidos y formen un collage.  Dejen volar su imaginación y pongan colores, formas, etc.

Tomen distintas fotos que muestren claramente todo lo que pueden agradecer en sus vidas. Motiva a los niños para que pongan distintas fotos y decoren el collage como mejor les parezca.Puede ser una foto familiar para agradecer que se tienen unos a otros, una foto de algún viaje que les haya gustado mucho, fotos son sus amigos, de su cuarto, de sus juguetes, etc.

6. Escribe tu diario de la gratitud

Anima a tus niños a empezar un diario para dar gracias por todo lo que tienen día a día. La escritura mejora el proceso de pensamiento, promueve la reflexión, desarrolla habilidades de escritura y favorece el pensamiento crítico. Les permite expresar sus ideas y organizarlas de forma que sea más fácil procesar lo que viven.

Al escribir las cosas o situaciones por las que están agradecidos, de alguna manera motivamos a los niños a pensar en lo que tienen, a conectar con las personas que les hacen bien y a desarrollar la gratitud hacia ellos. Es una forma de situar su mente en situaciones más positivas que sin duda les provocarán un estado de satisfacción y contribuirá a su felicidad.

Pueden escribir una pequeña nota sobre alguna situación que hayan vivido en el día, las cosas que recuerdan por las que pueden dar gracias, etc. El propósito de la actividad es primero darse cuenta de lo que tienen, reflexionar sobre ello y agradecerlo.

7. Mi pizarrón del agradecimiento

Si haces esta actividad solo un día, pídele a tus niños que dibujen al menos 3 cosas por las que están agradecidos, las pueden pintar o decorar como mejor les agrade.

Si quieres hacer la actividad durante una semana, pídele a los niños que dibujen una cosa cada día.

Peguen sus dibujos en en el pizarrón o en una cartulina que llamaremos “Mi pizarrón del agradecimiento”. Pueden colocar palabras también si lo prefieren.  Una vez que hemos  creado y decorado nuestro pizarrón del agradecimiento, lo colocamos en un lugar visible para los niños.

Al final de la actividad, reflexionamos con ellos sobre lo que agregaron a su pizarrón. Anímalos a compartir de lo que se dieron cuenta con esta actividad, qué les gustó y que NO les gustó.

8. Lean libros sobre la gratitud y al final que haga su propio libro

Si tus niños son todavía muy pequeños, leer cuentos sobre la gratitud, será de mucha ayuda para que comprendan este concepto. Busca libros que tengan en casa sobre este tema, o busca libros online. Pueden leer varios y comentarlos hasta que el concepto se entienda.

Al final motiva a tu niño a que realice su propio cuento. Pueden usar hojas de máquina blancas o de colores y doblarlas por la mitad, las grapan por el centro y listo. Si no saben escribir, tú puedes hacerlo y que ellos te dicten lo que quieren escribir, pueden dibujar en cuento, pegar imágenes, etc.

9. Haz una lista sobre lo que pueden agradecer

Te dejamos una hoja de trabajo donde vienen una lista de personas a las que los niños pueden agradecer. Son personas cercanas a ellos que hacen m muchas cosas en su beneficio, pero pocas veces nos detenemos a pensar en ello.

El propósito de esta actividad es este precisamente, que los niños valoren y agradezcan lo que las personas cercanas hacen por ellos, esos pequeños detalles que les traen grandes alegrías o beneficios a sus vidas.

10. Dar gracias antes de dormir

El momento justo antes de dormir, normalmente es un momento de calma que se presta para la reflexión, especialmente si hemos creado una rutina para ir a la cama. Por ejemplo, después de cenar sigue el baño, luego la lectura de un cuento, dar gracias, etc. Cada familia establece su propia rutina para dormir según les convenga.

Si tenemos nuestra propia rutina para llevar a nuestros hijos a dormir es más fácil que se vayan preparado para hacerlo sin poner resistencia y en un ambiente de tranquilidad que favorezca la reflexión. En ese ambiente, motiva a tus niños a dar gracias antes de dormir por todo lo que tuvieron en el día. Si eres creyente lo puedes hacer a través de una oración.

El propósito es reflexionar lo que tuvimos en el día y agradecerlo. Pide a los niños que mencionen al menos 5 cosas que pueden agradecer y después de unos días superar el número. Quizá al principio les cueste trabajo encontrar 5 cosas, es normal, podrás ver que poco a poco se les hace más fácil hacerlo, ya que van practicando la habilidad de darse cuenta de lo que tienen y lo que les pasa.

Espero que estas 10 actividades para enseñar la gratitud a los niños te ayuden a lograr tus propósitos en la crianza de tus hijos o la educación de tus alumnos. ¿Cuál te ha gustado más? ¿Crees que debamos agregar alguna otra? Déjamelo saber en los comentarios.

Este contenido ha sido publicado originalmente por AUTOEDUCARTE en la siguiente dirección: autoeducarte.com

Recomendamos a la Comunidad Educativa Digital tener en cuenta que, el enlace y/o la carpeta en donde están alojados los libros, recursos y/o materiales, no es administrado por la Web del Maestro CMF, pueda ser que en cuestión de días (o según el tiempo transcurrido desde su publicación), los enlaces no funcionen y el material ya no se encuentre disponible. Gracias por su comprensión.

ENLACE DE LECTURA:

¡Comparte y así más docentes utilizarán estos recursos gratis! Muchas gracias.

MATERIAL PARA TRABAJAR LA GRATITUD EN EL AULA



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



También le puede interesar: