Cómo formular objetivos de aprendizaje efectivos

       


Los objetivos de aprendizaje describen en forma específica conocimientos, habilidades (destrezas) y conductas que los educadores establecen para sus estudiantes. Comunican a estudiantes y profesores metas específicas de aprendizaje deben lograr y demostrar los estudiantes al término de una experiencia o intervención educativa.  Sirven para guiar al planificador en la selección de metodologías y la evaluación del aprendizaje.
En la formulación de los objetivos de aprendizaje se distinguen cuatro elementos o componentes: Audiencia, acción, condición y criterio. Los objetivos siempre deberían informar al menos sobre los tres  primeros elementos básicos. En cambio, ocasionalmente se incorpora una inferencia sobre criterio o estándar de desempeño.

Audiencia ¿Quiénes? Acción ¿Qué verbo preciso y observable expresa una acción deseada? Condición ¿cuál es la tarea específica pertinente a un conocimiento, habilidad o actitud? ¿En qué contexto? Criterio o estándar ¿Qué tan bien? ¿Con qué nivel de exigencia?

Benjamín Bloom (1956), un psicólogo educativo de la Universidad de Chicago es el creador de la taxonomía de Bloom, una clasificación de los objetivos de conocimientos y habilidades intelectuales (dominio cognitivo) y conductas (dominio afectivo). Al igual que otras taxonomías es jerárquica, lo que significa que el aprendizaje en los niveles superiores depende de haber obtenido conocimiento y habilidades previos en niveles más bajos.

Objetivos de conocimientos: En el dominio de los conocimientos, la terminología se ha actualizado recientemente en 2002 para incluir seis niveles de aprendizaje. .

  1. Recordar: Recuperar y reconocer conocimientos relevantes de la memoria a largo plazo.
  2. Comprender: Construir el significado de los mensajes orales, escritos y gráficos a través de la interpretación, ejemplificación, clasificación, resumen, inferencia, comparación y explicación
  3. Aplicar: Realización o uso de un procedimiento para ejecutar o implementar.
  4. Analizar: De construir o dividir el material en partes constituyentes, determinar cómo las partes se relacionan entre sí y con una estructura o propósito general a través de la diferenciación, la organización y la atribución.
  5. Evaluar: Hacer juicios basados ​​en criterios y estándares mediante el control y la crítica.
  6. Crear: unir elementos para formar un todo coherente o funcional; reorganizar los elementos en un nuevo patrón o estructura a través de la generación, planificación o producción.

Objetivos psicomotores o destrezas (habilidades manuales)

La adquisición de habilidades es secuencial y progresiva en un continuo por niveles..

  1. Imitación: aprendiz que imita
  2. Manipulación
  3. Precisión
  4. Articulación
  5. Naturalización/ Automatización: ejecutor experto

Adaptado de la Taxonomía de E. Simpson (percepción, preparación, respuesta guiada, hábito, respuesta final, adaptación, originalidad)

Objetivos de comportamiento (dominio afectivo: conductual)

Bloom y colaboradores describió paralelamente en 1956 otra taxonomía afectiva de cinco niveles de complejidad creciente del comportamiento:

  1. Alerta, apertura: reconocer que existe
  2. Receptivo: reactivo y responde con actitudes de búsqueda
  3. Valorativo: aprecia y valora positivamente
  4. Integrado: incorpora y prioriza dentro de su comportamiento
  5. Tomar posesión: hacerlo propio en lo cotidiano

En el diseño y planificación de una intervención educativa es muy importante que los objetivos estén alineados con las metodologías y la evaluación. Para analizar el grado de coherencia se puede completar una matriz de tres entradas con los objetivos, métodos y la evaluación: Tanto los métodos como la evaluación del aprendizaje deben ser coherentes y estar alineados y de acuerdo a los objetivos de aprendizaje.

En resumen, para formular objetivos de aprendizaje efectivos es necesario focalizar en:

  • Relevancia (evitar lo trivial)
  • Fácil de comprender por todos, expresando con claridad lo que hay que aprender.
  • Una acción demostrable por el estudiante
  • Mesurable (medible)
  • Realista y pertinente al nivel de entrenamiento o maduración del estudiante
  • Las taxonomías son clasificaciones jerárquicas que facilitan estructurar los objetivos. El aprendizaje en los niveles superiores depende de haber alcanzado conocimiento y habilidades previos en los niveles más bajos.
  • Es fundamental mantener los objetivos de aprendizaje alineados con las metodologías (actividades) y la evaluación.
Referencia:

David R. Krathwohl (2002) A Revision of Bloom’s Taxonomy: An Overview, Theory Into Practice, 41:4, 212-218, DOI: 10.1207/s15430421tip4104_2

Ejemplos de objetivos de aprendizaje adaptados de Nelson Baker en Georgia Tech

Este contenido ha sido publicado originalmente por Facultad de medicina de la Universidad Católica de Chile en la siguiente dirección: facultadmedicina.uc.cl | Dra. Marisol Sirhan



[powerkit_posts]





Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



También le puede interesar: