Cómo ayudar a tus hijos a mejorar la atención y la concentración

139 Compartidas
139
0
0
0
0

Google News | Grupo en | Grupo en | App | Videos | |


Actualmente los niños se distraen de forma continua, cualquier cosa suele llamarles poderosamente la atención; en realidad esto es lo habitual, pero debemos tratar de ayudarles a que focalicen en la tarea a realizar. Mejorar la atención de nuestros hijos es un reto que compartimos muchos padres y madres.
Cada vez nos encontramos más niños con problemas de concentración. El elevado número de estímulos y de informaciones nuevas, conduce a una importante dispersión atencional e incluso a sufrir estrés.

Por ello, aprender a mantener la atención y seleccionar un estímulo determinado de entre todos los que hay a su alrededor, se convierte en una tarea difícil para las familias y los docentes. Una vez conseguido esto, el niño podría aprender a sostener la atención durante un tiempo en ese estímulo y pasaría después a concentrarse, una habilidad indispensable en el proceso de aprendizaje.

Consejos prácticos:
  1. Mantener la habitación de estudiocon los mínimos distractores. Los dispositivos electrónicos, videojuegos, móviles… estarán fuera en el momento de realizar los deberes diarios, y el espacio estará limpio y ordenado.
  2. Establecer un periodo de tiempo para cada actividad o tarea, de tal manera que puedan crearse rutinas mentales de atención y concentración.
  3. No utilizar periodos de tiempo muy largos para cada actividad y hacer una pequeña pausa entre ellas para descansar.
  4. Dormir suficientemente según cada edad, puesto que el cansancio no es un buen aliado para una atención plena.
  5. Definir las tareas y obligaciones de nuestros hijos de forma periódica: qué han de hacer, cómo han de hacerlo y elaborar un listado de todo ello.
  6. Detectar el momento del día en el que el niño se concentra más fácilmente, para que sea ahí cuando realice las tareas que requieren más atención.
  7. Dieta equilibrada, pues una buena alimentación es básica para afrontar el día, con  alimentos ricos es fósforo, ácidos grasos Omega 3 y calcio.
  8. Motivar con pequeños incentivos y con frases de empoderamiento: “tú puedes hacerlo”, “estoy seguro de que lo podrás lograr”.
  9. Ejercicios de mindfulness; en casa esta práctica disminuirá los niveles de estrés de toda la familia.

Entrenar a los más pequeños en Mindfulness implica una iniciación en el mundo de la meditación y de la atención centrada en el momento presente, utilizando la respiración como elemento clave para calmar mente y cuerpo. Hoy en día nuestra conciencia está inmersa en entornos de ruido y prisa, estamos permanentemente preocupados, dispersos y ansiosos por lo que se hace necesaria la calma emocional desde  los primeros años, una conexión con el exterior desde un mundo interior más relajado.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Con mis Hijos en la siguiente dirección: conmishijos.com



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



También le puede interesar: