TIPS PARA UN ESTUDIO FLEXIBLE – RECOMENDADO PARA ESTUDIANTES Y LECTORES

258 Compartidas en:
258
0
0
0
0

Más allá del tiempo que le dedicas al estudio, para que sea productivo hay ciertas cosas que debes hacer y otras que no. Si a menudo te pasa que después de horas de lectura te das cuenta que no te ha quedado casi nada claro, puede ser que estés desorganizado y distraído mientras intentas entender la lección.

Con la cantidad de asignaturas debes estar bien organizado y es clave para poder aprender más. ¿Cómo mejorar nuestro rendimiento académico, elevar el promedio y lograr que las horas de estudio rindan de verdad? Hay algunas estrategias muy simples que puedes poner en práctica. Chequea algunos consejos que te ayudarán a lograrlo.

A continuación compartimos con fines educativos pastorales la publicación de los portales La República y Goconqr que nos traen unos consejos para tomar en cuenta al momento de estudiar.

Para leerte mejor: tips para un estudio flexible

Sin duda que la lectura es un hábito que pocos jóvenes cultivan por estos días. Muchos creen que haber aprendido a leer en la escuela es suficiente y se limitan a conocer más sobre mecanismos o técnicas que les ayuden a la hora de leer.

Empecemos. Primero conozcamos acerca de la lectura. Para esto debemos preguntarnos ¿qué es la lectura? La lectura es una actividad de atención, concentración y reflexión, en donde sobresalen dos aspectos esenciales, de orden físico (vistas) y de orden intelectual (comprensión).  Esta acción también resulta ser un proceso que echa mano de alguna forma de lengua o simbología para obtener y comprender ideas de información almacenada.

Por estudios científicos, se afirma que la lectura empezó en la prehistoria con las pinturas rupestres representadas en las cavernas de nuestros antepasados. Pero no fue hasta 1870 que la lectura se establece como una actividad masiva junto a la estandarización de la educación en Inglaterra.

Autoevaluación

El hecho de haber aprendido a leer no quiere decir que somos “buenos lectores”. Tampoco somos “buenos oradores” por haber aprendido a hablar, al menos que hayamos cultivado el arte de la oratoria. Cabe resaltar que si se tiene problemas de lectura, también se tendrá problemas de dicción.

En efecto, según el especialista en Comunicaciones, Marco Rumiche Purizaca, la lectura ha venido cayendo tanto en las familias como en las escuelas. “No se está promoviendo el hábito de lectura en los niveles de inicial y primaria. Es lamentable que estos días la lectura tenga que batallar con los videojuegos. Esto en muchos casos terminan por alejar a los alumnos de los libros”, acota.

Advierte que si desde la casa no se les da a los estudiantes las herramientas necesarias para superarse académicamente, no se puede hablar de un sistema educativo de calidad, porque los vacíos del hogar son difíciles de suplir.

“Más que en la universidad y el colegio, es en la casa donde se debe cultivar la semilla del conocimiento. Es un deber comprar material de lectura, libros, revistas o periódicos pero que los mismos sean de calidad”, enfatizó.

Un lector eficaz.

Hoy en día se conocen diferentes técnicas para conocer los tipos de lectores. Por ejemplo, si lees aproximadamente de 150 a 200 palabras por minuto eres considerado como un “lector lento”, persona con un mal hábito de lectura. Y si en tu repaso alcanzas más de 350 palabras por minuto eres catalogado como un “lector eficaz”, que capta con mucha mayor profundidad el texto, obteniendo una mejor compresión del escrito.

Cabe resaltar que la lectura rápida es una agrupación de métodos de lectura con el objetivo de aumentar la velocidad lectora, sin reducir la comprensión o retención del contenido leído. Estos métodos incluyen: agrupamiento de frases y palabras, y la reducción de la subvocalización.

Nuestra visión está capacitada para captar conjunto de palabras –dos, tres y hasta más– y de estas únicamente su imagen. Por ello, jamás leas palabra por palabra, porque resulta ser una práctica inútil que obstaculiza tu rendimiento.

“No hay logro sin objetivo”, por eso tu primera tarea es plantearte un objetivo. Organizarte y definir bien qué deseas lograr en corto o largo plazo. Por ejemplo, si eres un “lector lento” de ciento cincuenta palabras por minuto, tu objetivo será alcanzar el nivel de un “lector rápido” de 3 mil 50 palabras por minuto. Y así sucesivamente.

Sumado a esto, los especialistas recomiendan que no debes perder la ilación de un texto; es decir, que tus vistas no deben retroceder en la lectura. Para las fijaciones excesivas comprueba cómo tus ojos se desplazan a saltos durante el curso de la lectura y conocen cuántas fijaciones haces por línea.

Tu postura influye bastante, siéntate derecho y cómodamente con tus músculos relajados. No muevas la cabeza, solo tus ojos. Ten en cuenta que la paciencia es la virtud de los sabios, no trates de conseguir resultados a corto plazo. Prepárate y esfuérzate por conseguir mejorar cada día.

Muy importante

Sin duda que lo más recomendable es que los padres compartan más tiempo con sus hijos. Por ejemplo, en las noches deberían darse un tiempo para leerles algunos cuentos, el objetivo es crear el hábito en los menores. “Quien no cultiva la lectura carece de conocimiento, está limitando a su análisis, y sus decisiones se vuelven simples, sin un criterio”, argumenta Rumiche Purizaca.

“Si los padres no leen, no deberían exigir a sus hijos tener un alto rendimiento en las escuelas, porque los menores no tienen un buen referente. Mucho más si la familia está desunida, este contexto es diferente para los estudiantes que tratan de cultivar la lectura. Hay que predicar siempre con un buen ejemplo”, finalizó.

¿Palabra por palabra?

La visión está capacitada para captar conjunto de palabras (dos, tres y más). Por ello, jamás leas palabra por palabra, porque es una práctica inútil.

Este contenido ha sido publicado originalmente por La República en la siguiente dirección: larepublica.pe

10 Técnicas de Estudio para Mejorar el Aprendizaje

Técnica de Estudio 1: Subrayar

Subrayar la parte más importante del temario es una de las técnicas de aprendizaje más sencillas y conocidas. Se trata simplemente de destacar las partes más significativas del texto usando distintos colores. Lo ideal es hacer primero una lectura comprensiva y subrayar lo más notable para, posteriormente, proceder al estudio.

Técnica de Estudio 2: Realiza tus propios Apuntes

Realizar apuntes es una de las técnicas de estudio más extendidas junto con subrayar. Se trata de resumir lo más destacable con nuestras propias palabras para así recordarlo más fácilmente. En la mayoría de las ocasiones, la clave es ser capaz de resumir el contenido al máximo, pero sin dejar fuera ningún dato clave. A la hora de crear nuestros propios apuntes, podemos hacerlo al modo tradicional con lápiz o papel o con herramientas online, como la que ofrecemos en GoConqr.

Técnica de Estudio 3: Mapas Mentales

Otro clásico. Crear un mapa mental es la mejor manera para resumir y organizar nuestras ideas. Un buen mapa mental puede ahorrarnos muchas horas de estudio y consolidar nuestros conocimientos de cara al examen. Desde GoConqr, también ofrecemos la posibilidad de crear mapas mentales de manera rápida, sencilla y gratuita. Prueba a crear un mapa mental ahora.

Técnica de Estudio 4: Fichas de Estudio

El uso de fichas de estudio es un método de aprendizaje especialmente eficaz a la hora de asimilar datos concretos, fechas, números o vocabulario. Por tanto, materias como Historia, Química, Geografía o cualquier idioma son mucho más fáciles si incluimos las fichas de estudio entre nuestros métodos de estudio. Con las fichas de estudio convertimos la memorización en un proceso más divertido. Además, las fichas de estudio online nos permiten ahorrar mucho trabajo a la hora de crearlas y se pueden consultar fácilmente. Prueba a crear un conjunto de fichas ahora.

Técnica de Estudio 5: Ejercicios/Casos prácticos

En ocasiones es difícil asimilar la teoría de algunas materias de estudio. Sin embargo, realizar ejercicios y casos prácticos puede ayudarnos a visualizar la teoría y a que asimilemos los conocimientos de manera más sencilla. Esto es especialmente útil en asignaturas como Matemáticas, Física, Derecho y, en general, todas aquellas que involucren problemas y/o números. Por tanto, puede ser una buena idea realizar casos prácticos a la vez que estudiamos la teoría. De esta manera podremos comprender mejor su aplicación y lo que realmente nos están trasmitiendo todas esas letras.

Técnica de Estudio 6: Tests

Los tests son una excelente manera de repasar en los días u horas previas a un examen. Con los tests podemos comprobar que áreas llevamos mejor y cuáles peor, para así centrar los esfuerzos donde sea necesario. Además, si compartimos exámenes con nuestros compañeros para ponernos a prueba mutuamente, podemos descubrir detalles importantes que hemos obviado. Por ello, sin duda una de las mejores estrategias de estudio es crear tests e intercambiarlos con vuestros compañeros como una de las estrategias y técnicas de aprendizaje previas al examen.

Técnica de Estudio 7: Brainstorming

Otra de las técnicas de estudio que podemos realizar en grupo. El brainstorming consiste en una reunión de un grupo de personas que realiza una lluvia de ideas sobre un determinado tema. El brainstorming puede ser especialmente útil a la hora de realizar trabajos en grupo, para así considerar diferentes ideas y perspectivas. Sin embargo, también puede ser útil para estudiar de cara a un examen para así resolver dudas y llegar al fondo de la materia.  En ambos casos, el uso de mapas mentales facilita este proceso de organización de ideas.

Asimismo, Internet hace más fácil que nunca este tipo de reuniones, eliminando las barreras geográficas. GoConqr ofrece la posibilidad de crear grupos para intercambiar ideas y recursos online. Otra opción es usar la función de mensajería de GoConqr para comunicarnos con otros miembros del grupo en tiempo real.

Técnica de Estudio 8: Reglas Mnemotécnicas

Las reglas mnemotécnicas es uno de los métodos de estudio especialmente útiles a la hora de memorizar listas y conjuntos. Las reglas nmemotécnicas funcionan básicamente asociando conceptos que tenemos que memorizar con otros que son más familiares para nosotros. Hay muchas maneras de realizar reglas mnemotécnicas y depende mucho de la persona. Un ejemplo sería la palabra inventada “FECTES” para recordar los distintos tipos de desempleo (Friccional, Estacional, Cíclico, Tecnológico, Estructural y Shock estructural).

Técnica de Estudio 9: Organizar el Estudio

Una de las técnicas de estudio más efectivas pero que a menudo pasamos por alto consiste “simplemente” en organizar nuestro estudio. Establecer un calendario de estudio teniendo en cuenta nuestros objetivos y el tiempo que tenemos disponible es el primer paso hacia el éxito. GoConqr cuenta con una herramienta que te facilita crear tu calendario de estudio de manera sencilla en pocos minutos.

Técnica de Estudio 10: Dibujos

Muchas personas cuentan con una buena memoria visual, por lo que son capaces de memorizar mejor los conceptos cuando están asociados a imágenes o dibujos. Por tanto, acompañar nuestro estudio de estos recursos visuales puede ser una gran idea, especialmente para asignaturas como Geografía, Ciencias, Arte o Historia. Otro recursos que ayuda a la memoria visual son los mapas mentales (ver punto 3). Recuerda, además, que con GoConqr puedes añadir imágenes y recursos visuales a los recursos que crees de manera sencilla .

Muchas de estas técnicas de estudio no son nuevas sino que son de sobra conocidas por estudiantes. Sin embargo, lo que sí es nuevo es la manera en la que las podemos poner en práctica, ya que hoy en día existe mucha tecnología a nuestra disposición.


Este contenido ha sido publicado originalmente por Goconqr en la siguiente dirección: goconqr.com



Total
258
Shares
258 Compartidas en:
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR