Rebeca Anijovich: La escuela debe propiciar el desarrollo de un estudiante autónomo, con capacidad para trabajar junto con otros

170 Compartidas
170
0
0
0
0
Profesora en Psicología y Ciencias de la Educación, especializada en Formación de Formadores por la Universidad de Buenos Aires (Argentina), Rebeca Anijovich, también ha estudiado un Posgrado en Diseño de Materiales Didácticos en Entornos Virtuales de Aprendizaje en la Universidad Oberta de Catalunya (España). Actualmente dirige su tarea a la formación docente en distintos niveles de escolaridad, la formación de formadores de docentes desde la perspectiva de prácticas reflexivas y en el campo de la didáctica: enfoques de enseñanza centrados en la comprensión profunda y en el reconocimiento de las aulas conformadas por diversidad de estudiantes y modos de evaluación alternativos.

Anijovich ha trabajado durante 8 años en la Escuela de Educación de Harvard (USA), como tutora de los cursos en línea de Enseñanza para la comprensión. Es experta en Práctica Reflexiva y dirige trabajos de investigación. Es asesora de escuelas en México, Perú, Brasil y Chile. Entre mis publicaciones destacan estos libros: Una introducción a la enseñanza para la diversidad. El trabajo en aulas heterogéneas (en coautoría) (2004), Estrategias de enseñanza. Otra mirada al quehacer en el aula (en coautoría) (2009), Transitar la formación pedagógica (en coautoría) (2009), Evaluar para aprender (en coautoría) (2010),

La práctica como eje de la formación (Compilación) (2014), Gestionar una escuela con aulas heterogéneas (2014) y La evaluación significativa (en prensa).

LO IMPORTANTE ES DEFINIR UN BUEN PROYECTO PEDAGÓGICO (04´53”)

La Voz (Argentina) publica una entrevista que realizó Mariana Otero a Rebeca Anijovich, luego de dictar una conferencia en la ciudad de Córdoba sobre “La escuela, ¿un lugar para todos?” Por motivos únicamente educativos, nos permitimos compartir algunas partes de este diálogo, indicando que solo es una parte y los resaltados son nuestros, invitándoles a leer el diálogo completo en el enlace que indicamos al final.

MARIANA OTERO: El gran desafío de estos tiempos es transformar y mejorar la educación secundaria. ¿Es eso posible?

REBECA ANIJOVICH:Es una necesidad revisar la escuela secundaria y es posible porque voluntades de distinto tipo, docentes, directivos y profesionales dedicados a la educación, están pensando en cómo transformarla atendiendo a los mundos cambiantes y a los adolescentes que tienen otros modos de aprender. Los estudiantes están atravesados por las tecnologías, pero no solamente por ellas, sino por contextos sociales, económicos y políticos que son diferentes. Esto exige que la estructura de la escuela secundaria, que tiene más de 100 años, genere un modelo alternativo. Los institutos de formación docente deben avanzar en los nuevos modos de enseñar, en el uso de tecnologías, en el desarrollo de estudiantes más autónomos, en el trabajo más colaborativo, no en áreas disciplinarias exclusivamente, sino con una mirada más multidisciplinaria. Todo esto hay que enseñarlo a los futuros docentes. Por otro lado, desde la gestión deben pensar en cambios que tienen que ver con la organización de los espacios y los tiempos para favorecer otro tipo de estrategias de la formación de los estudiantes y de los ciudadanos”.

MARIANA OTERO: ¿Qué estrategias se pueden implementar para garantizar que los alumnos desarrollen habilidades para desenvolverse en ese mundo cambiante y en un futuro incierto?

REBECA ANIJOVICH: “Pensamos y creemos firmemente que todos pueden aprender. Parece una obviedad afirmarlo y hay que contribuir con acciones para que esto suceda. Pero conseguir el logro real de este principio y propósito inclusivo requiere de mucho trabajo. Las aulas heterogéneas constituidas bajo el concepto de “flexibilidad” muestran diversos modos de organizar los espacios, los tiempos, los agrupamientos de los estudiantes, los modos de comunicación y el uso de los recursos en función del contexto social, de los propósitos y de los contenidos por aprender. A mayor flexibilidad, mayor capacidad tienen un aula y una escuela de contribuir a los propósitos de una educación que aloje a todos los estudiantes”.

Artículo relacionado: RAFAEL GUERRERO: LOS EDUCADORES SIN RECURSOS NI ESTRATEGIAS SUFICIENTES EN EDUCACIÓN EMOCIONAL, SON «ANALFABETOS EMOCIONALES».

MARIANA OTERO: ¿Por qué resulta tan difícil realizar cambios en educación?

REBECA ANIJOVICH: “Cambiar no es fácil para nadie, pero es posible entender que, cuando hablamos de cambiar en educación, estamos hablando de un cambio cultural, no de un cambio de metodologías. Requiere cambiar algo que aprendimos durante muchos años en nuestro tránsito por la escuela como estudiantes. Allí aprendimos un modo de ser estudiantes y modelos docentes. También es importante pensar hacia dónde vamos, por qué queremos cambiar, qué esperamos de ese cambio, y hacer estas reflexiones con otros, en comunidad educativa. Asimismo, pensar si ese cambio lo vamos a poder sostener en el tiempo”.

La entrevista completa la puede Usted encontrar en este enlace: REBECA ANIJOVICH: EL CAMBIO EN EDUCACIÓN DEBE SER CULTURAL, NO DE METODOLOGÍAS

“Comprendemos la cultura de una escuela, así como su concepción de enseñanza y aprendizaje, por medio de lo que nos muestran la disposición y el uso de los espacios. Las paredes de una escuela, tanto desde los aspectos estéticos como de los didácticos, son medios de comunicación. Es posible comenzar a repensarlas para que superen la función de soportes de carteleras informativas o de exposición de trabajos de los alumnos para ser concebidas como espacios de interacción”. (Rebeca Anijovich, Universidad San Andrés).


REDACCIÓN WEB DEL MAESTRO CMF



170 Compartidas
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



You May Also Like