Por qué se necesita controlar el estrés de los estudiantes y 20 formas para lograrlo

426 Compartidas
426
0
0
0
0
El estrés académico es la reacción normal que tenemos frente a las diversas exigencias y demandas a las que nos enfrentamos en el colegio o la universidad, tales como pruebas, exámenes, trabajos, presentaciones, etc. Esta reacción nos activa y nos moviliza para responder con eficacia y conseguir nuestras metas y objetivos. Sin embargo, en ocasiones, podemos tener demasiadas exigencias al mismo tiempo, lo que puede agudizar la respuesta y disminuir nuestro rendimiento.

Una vez que has identificado las situaciones que te generan estrés, es importante reconocer cómo reacciones frente a ellas; qué efectos generan en tu organismo y en tus emociones.

Aunque inicialmente el estrés es normal y provechoso, ya que nos ayuda a activarnos para poder responder a las demandas y exigencias del medio, con el tiempo nuestro cuerpo y nuestra mente se van agotando y comienzan a disminuir en su rendimiento.

A continuación compartimos con fines educativos la publicación del portal INFORMED donde Julie DeNeen  recomienda 20 consejos en Why You Need To Manage Student Stress And 20 Ways To Do It” que le darán algunas herramientas para crear un ambiente y una relación de aprendizaje relajantes. Esperamos que el siguiente material les sea de utilidad.

BACK en octubre, escribió un artículo sobre la importancia de la enseñanza integralCuando los estudiantes están estresados, su capacidad de aprendizaje se reduce drásticamente.

En psicología, la jerarquía de necesidades de Maslow explica en parte por qué los estudiantes ansiosos y deprimidos tienen muchas más probabilidades de fracasar. Incluso si la situación no es catastrófica, la mente y el cuerpo del estudiante “sienten” que la situación es muy grave. Toda su capacidad intelectual se centra en lidiar con la respuesta de lucha o huida en el cuerpo, además de los patrones repetitivos de pensamiento que afectan las actividades diarias como comer, dormir y las relaciones.

En este ciclo, el aprendizaje pasa a segundo plano ante el “desastre” percibido frente a ellos. Para ellos, se trata de supervivencia, no de creatividad o autorrealización. Si observa que los estudiantes en su clase están estresados, es vital que trabaje en sus formas de enseñanza para ayudarlos a sobrellevar y reducir su ansiedad.

Los siguientes 20 consejos le darán algunas herramientas para crear un ambiente y una relación de aprendizaje relajantes.

1. Mantenga abierta la comunicación

La comunicación es lo más importante que puede hacer por sus estudiantes. Cree canales abiertos para que acudan a usted en busca de apoyo, asesoramiento, asesoramiento, etc. Tanto en entornos grupales como individuales, puede ofrecer su sabiduría y experiencia para lidiar con el estrés diario en su propia vida. Este enfoque de tutoría aumentará la seguridad en el aula y ayudará a los estudiantes a sentirse como si estuvieran de su lado.

2.Asignaciones  flexibles

En lugar de asignar tareas todas las noches , asigne un paquete de tareas y déjelos decidir cuándo completar el trabajo. Con actividades extracurriculares como deportes y música, algunas noches puede ser imposible hacer la tarea sin que esto afecte su sueño. De esta manera pueden ponerse al día los fines de semana o en una noche con menos que hacer.

3. Enseñar gestión del tiempo

Si sigue los consejos anteriores, es importante repasar con sus alumnos cómo administrar su tiempo. Algunos niños se sentirán abrumados al tratar de dividir y conquistar un gran proyecto, así que practiquen establecer metas en el aula para que sea más manejable para ellos por la noche.

4. Grado de esfuerzo, así como producto

El esfuerzo es a menudo el hijastro pelirrojo del producto, pero no debería serlo. Algunos niños trabajarán diligentemente durante horas y solo podrán producir una calificación promedio. Otros estudiantes trabajarán ¼ de las veces y producirán una calificación A +. Esto puede ser desmoralizante para aquellos estudiantes que están haciendo tanto esfuerzo. Incluso si trabaja en una escuela donde las calificaciones deben reflejar un cierto nivel de aptitud (lo que limita su capacidad para asignar un puntaje de “esfuerzo”), puede ofrecer otros premios para aquellos que han trabajado duro.

Consulte nuestro artículo sobre ¿Debería importar cuánto tarda un estudiante en aprender ?

5. Ofrecer meditación de cinco minutos

Al principio y al final del día, reserve cinco minutos para que los alumnos hagan una meditación o imágenes privadas. Enseñe ejercicios de respiración profunda y deles tiempo para relajar sus cuerpos y mentes.

6. Ayúdalos a ver la imagen más grande

Es tan fácil dejarse llevar por el presente con tanta intensidad que olvidas la imagen más grande. Los niños que se estresan fácilmente olvidan que la tarea de la que se están sacando el pelo es realmente muy pequeña en el gran esquema de las cosas. Ofrezca una historia alegre sobre sus fracasos como estudiante y ayúdelos a ver el panorama general.

7. Tener en cuenta el pasado

Si un estudiante rechaza un examen u olvida una tarea pero normalmente es bastante confiable, téngalo en cuenta. Todos necesitan una tarjeta gratis para salir de la cárcel de vez en cuando. Esto puede ser difícil de ejecutar de manera justa (especialmente si tiene otros estudiantes que constantemente olvidan el trabajo) pero puede crear un sistema de pases. Por ejemplo, cada vez que una tarea se entrega a tiempo, otorgue al estudiante un punto. Por cada estudiante que haya acumulado más de 10 puntos, se les dará un pase gratis si fallan en una tarea o no obtienen buenos resultados en un examen.

8. Mantenga a sus estudiantes en movimiento

Sentarse en una silla escuchando la voz de una persona es aburrido. Seamos sinceros; la mente puede deambular en este entorno. Las preocupaciones y los miedos se arrastran fácilmente cuando la atmósfera no requiere toda su atención. Mantenga la clase en movimiento a través de tareas, estaciones y actividades.

9. Déjalos masticar chicle durante los exámenes duros

Masticar chicle y garabatear en blocs de notas son dos formas de aliviar el estrés. Es posible que los estudiantes que están muy nerviosos por un examen tengan mejores resultados si tienen algo como un chicle para masticar. No desanimes a garabatear durante las conferencias. Es una forma de aliviar la energía acumulada y, en algunos casos, puede ayudar con la concentración.

10. Establezca una hora en el día para la organización de sus escritorios

Una vez a la semana (quizás los viernes), cree un bloque de tiempo para que los estudiantes limpien sus escritorios y mochilas. Los ambientes desorganizados causan estrés innecesario . Haga que una persona afile los lápices de todos, limpie los marcadores que no funcionan, reponga los suministros y actualice los cuadernos viejos. Este también puede ser un buen momento para hacer listas de las próximas actividades, tareas y proyectos.

Uno de los momentos más cruciales en la carrera de un estudiante es lo que hace después de haber reprobado un examen.

11. Ofrecer incentivos para llevar comida saludable a la clase

La comida saludable juega un papel importante en el estrés de los estudiantes. No puede controlar lo que sus estudiantes comen en el desayuno y el almuerzo, pero puede ofrecer incentivos para una alimentación saludable. En su aula, otorgue puntos para aquellos que traen verduras, frutas o proteínas saludables como carne magra y huevos. Cuando un estudiante llegue a cierto nivel, ofrezca una recompensa como un pase de tarea gratuito.

12. Que suene la música durante el tiempo de clase

La música clásica es una excelente manera de calmar los nervios. También debería haber tiempo sin música, pero durante los exámenes, la meditación o la lectura silenciosa, ¡enciende Bach!

13. Modelo de cómo hacer frente a la decepción

La decepción es inevitable. Uno de los momentos más cruciales en la carrera de un estudiante es lo que hace después de haber reprobado un examen. El fracaso es el mejor maestro del mundo. Es como una puerta abierta al éxito futuro. No entregue una calificación reprobatoria y continúe. Aproveche la oportunidad para enseñar lo que salió mal, cómo enfrentar la decepción y, lo más importante, cómo no dejar que esto detenga su trabajo futuro.

14. No nitpick

Probablemente hayas tenido un maestro que hizo esto. Tenías que usar un bolígrafo azul, no negro. No podía sentarse de cierta manera, comer durante la clase, usar el baño o usar una sudadera con capucha. Obviamente, las reglas son importantes, pero primero trata de examinar si alguna de tus reglas son solo disimulaciones. Los niños que son propensos al estrés sentirán los efectos de este tipo de entorno y afectará negativamente su trabajo.

15. Exámenes equilibrados

En la medida de lo posible, ofrezca exámenes que tengan múltiples partes. ¿Puede una parte ser verbal? ¿Libro abierto? ¿Creativo? Los estudiantes aprenden de manera diferente. Si cada prueba es una gran hoja de preguntas de ensayo o de opción múltiple, no les da a los estudiantes que tienen estilos de aprendizaje auditivo o kinestésico una oportunidad de prosperar. Es más trabajo para ti, sí, pero marcará una gran diferencia en tu clase.

16. Sé consciente de la ergonomía

Los niños no son tan propensos a los dolores de espalda y cuello, pero eso no significa que nuestros salones de clase no tengan asientos e iluminación cómodos. ¿Cuánta luz solar natural recibe tu habitación? ¿Existe la oportunidad de dar un paseo rápido bajo el sol después del almuerzo? ¿Tiene estudiantes que sufren de ADD y se beneficiarían de una pelota de ejercicios como asiento? En algunas aulas, los estudiantes tienen la opción de usar una pelota de ejercicios, que no solo fortalece los músculos, sino que también les da a los estudiantes “inquietos” la oportunidad de saltar mientras trabajan.

17. Manténgase en contacto con los padres

Mantenga abiertos los canales de comunicación con los padres de niños estresados. Trate de averiguar si hay otros problemas además del trabajo de clase que lo están afectando. Si los padres también están luchando, un consejero o trabajador social podría ayudar al estudiante a enfrentar circunstancias difíciles de la vida. Sea el defensor de su estudiante siempre que sea posible.

18. Ayuda a los estudiantes a disfrutar el proceso de aprendizaje

Un estudiante estresado se olvida del proceso de aprendizaje . Están tan obsesionados con el resultado final y la calificación, que no saben cómo disfrutar CÓMO aprender. Tómese unos momentos en el día para señalar la belleza del descubrimiento, la resolución de problemas y sí, incluso en el fracaso. Recuerde a sus alumnos que no se trata solo de las calificaciones. Se trata del viaje.

19. Dar retroalimentación continua

Si puede dar calificaciones “mini” cada día, disminuye la ansiedad sobre la calificación de fin de trimestre. En ese momento, ¡no hay nada que un estudiante pueda hacer al respecto! Los estudiantes nunca deben sorprenderse por su calificación. Ofrezca comentarios constantes para que tengan tiempo de encaminarse mientras todavía hay tiempo para marcar la diferencia.

20. ¡Mantente relajado!

Un maestro relajado crea un aula relajada. Debe hacer lo que pueda para aliviar su propio estrés, ya sea a través de la meditación, la organización o el tiempo de lectura silenciosa. Todos necesitamos recargarnos y usted, como maestro, estableció todo el tono del aula. Si no está estresado por las pruebas o los puntajes finales, sus estudiantes también retomarán esa vibra.


Este contenido ha sido publicado originalmente por INFORMED (por Julie DeNeen) en la siguiente dirección: opencolleges.edu.au



426 Compartidas
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR