¿POR QUÉ LOS PADRES NO DEBERÍAN AYUDAR A SUS HIJOS CON LAS TAREAS?

0 Compartidas en:
0
0
0
0
0

Un estudio realizado en conjunto por la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), la Universidad Complutense de Madrid, la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y la Universidad del País Vasco, reveló que preguntar a los hijos por sus deberes, incentivar la lectura y mantener expectativas académicas elevadas es la estrategia más recomendable para los padres a la hora de intervenir en la educación.

Este estudio analizó 37 investigaciones publicadas entre los años 2000 y 2013 relacionadas a la intervención de los padres en el proceso educativo y su impacto con el desempeño académico. Como muestra, la investigación publicada en la revista Educational Research Review tomó en cuenta los casos de más de 80 mil padres y estudiantes de prescolar, primaria y secundaria.

Una de las conclusiones que arrojó dicha investigación fue que un mayor apoyo escolar por parte de los padres no conduce necesariamente a que el alumno obtenga mejores calificaciones.

Según expone uno de los investigadores del estudio, Enrique Navarro, “Son los estudiantes con mayores dificultades educativas los que necesitan este refuerzo por parte de sus padres, pero no los demás”. Por otra parte, se concluye que la participación de los padres cobra mayor importancia cuando los estudiantes cursan los últimos grados de la educación obligatoria.

MOTIVACIÓN Y AUTONOMÍA: CLAVES PARA UN BUEN DESEMPEÑO

Según afirma Erika Patall, columnista del New York Times y psicóloga educacional de la Universidad de Texas, es esencial que los padres se concentren en la motivación de sus hijos. En lugar de brindarles instrucciones en relación al contenido de sus tareas, deben expresarles sus expectativas en cuanto al desempeño académico y definir una rutina específica para realizarlas.

Los niños que cuentan con una rutina establecida a la hora de hacer sus deberes (lugar, tiempo y método determinados) son más propensos a tener mayor independencia y responsabilidad sobre su aprendizaje y por ende un mejor rendimiento escolar.

La autonomía también es un factor clave. En lugar de emplear amenazas, incentivos, órdenes, o vigilar a los niños que tienen problemas con sus deberes (ni que hablar de hacer el trabajo ellos mismos) los padres deberían explicarles a sus hijos por qué completar sus tareas les ayudará a alcanzar sus metas personales. Esta estrategia es la que funcionará mejor a largo plazo, ya que si los niños comprenden el valor de hacer tareas y las ven como su propia elección, les parecerán más interesantes. Además, es fundamental transmitir el valor del esfuerzo y de aprender de los errores.


Este contenido ha sido publicado originalmente por Universia Colombia en la siguiente dirección: noticias.universia.net.co



Total
0
Shares
0 Compartidas en:
Deja un comentario



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR