[LISBETH PIRE] DOCENTE, SER RESPONSABLE DEL FLORECIMIENTO HUMANO

0 Compartidas en:
0
0
0
0
0

Conscientes de los problemas sociales, políticos y económicos que se viven, el pensamiento y el quehacer educativo de DOCENTES, se ven duramente afectados, directamente en su motivación personal y profesional. Sin embargo, estos reconocen y comprenden las necesidades urgentes de transformación del sistema educativo y la innovación pedagógica; haciendo, que se proclamen con mayor fuerza contra las tendencias impositivas de la educación tradicional, aún vigentes en la actualidad.

Evidentemente, la educación, requiere de integración entre acción, sentimientos y pensamiento; además, de fomentar en las aulas la expresión creativa, el diálogo, la experimentación, el sentido crítico y la organización democrática; se deben considerar al estudiante y al docente como seres activos y centros de interés del quehacer educativo.

[socialpug_tweet tweet=”Definitivamente, los docentes son un bien común, que deben ser reconocidos como autores capaces de proponer, diseñar, planear y ejecutar proyectos pedagógicos…” display_tweet=”Definitivamente, los docentes son un bien común, que deben ser reconocidos como autores capaces de proponer, diseñar, planear y ejecutar proyectos pedagógicos creativos, para llevarlos a cabo como seres con inteligencia emocional equilibrada, conscientes, críticos, reflexivos, sensibles; que formulan, deciden, orientan, actúan, modifican, recrean, transforman y promueven el respeto a la personalidad, al desarrollo intelectual, sensible y social de cada estudiante.”]

Es por esto, que el docente debe ser más valorado, respetado y dignificado en el ejercicio de su profesión, se le debe garantizar su actualización profesional, su dignificación laboral y salarial. El resguardo emocional de un docente es muy importante, pues, su compromiso es guiar y fomentar un estilo de aprendizaje de manera más dinámica, comunicativa y libre, lo cual favorece el estilo de una educación no directiva; definitivamente, la imaginación, las emociones y el pensamiento original de estudiantes y educadores, son importantes para el florecimiento humano en una sociedad más consciente.



Autor:
Lisbeth Pire, ciudadana venezolana.
Experiencia laboral:
Licenciada en Artes Plásticas. Licenciada en Educación mención Artes Plásticas. Maestría en Gerencia Educativa. Doctorado en Ciencias de la Educación. 
Correo electrónico:
[email protected]
Cuenta de Instagram: pirecromia

.



Total
0
Shares
0 Compartidas en:
Deja un comentario



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR