LA CALIDAD DE UN SISTEMA EDUCATIVO NUNCA ESTARÁ POR ENCIMA DE LA CALIDAD DE SUS DOCENTES

0 Compartidas en:
0
0
0
0
0

La investigadora educativa canadiense Catherine L’Ecuyer, reside en Barcelona (España), ha obtenido el máster por IESE Business School y máster Europeo Oficial de Investigación. Colabora actualmente con el grupo de investigación Mente-Cerebro de la Universidad de Navarra y con Radio Nacional Española. Su blog (apegoasombro.blogspot.es) lleva más de medio millón de visitas. Es también autora de “Educar en el asombro” y de “Educar en la realidad”. CATHERINE L’ECUYER. ESPACIO DE DIVULGACIÓN DE TEMAS EDUCATIVOS.

Educar no es trasmitir conocimientos y valores, del adulto al niño, “porque generalmente no los interioriza, no los hace suyos, por eso no es sostenible en el tiempo ni tiene sentido para el niño: ¡es una pérdida de tiempo! – afirma L’Ecuyer- Educar es acompañar a la persona, y ahí́ el protagonista es el educado, mientras el adulto permanece a su lado, ofrece un entorno adecuado, propone, trabaja para que pueda salir lo mejor del otro”. LOS NIÑOS SON UNA OPORTUNIDAD COTIDIANA PARA VOLVER A ASOMBRARNOS.

Para esta madre de cuatro hijos, el uso de las tabletas, smartphones o teléfonos inteligentes por los niños y adolescentes, “quien lleva la rienda ante la pantalla no es el niño, sino los algoritmos de la aplicación del dispositivo, que engancha con el atractivo de sus sonidos y de sus imágenes. Esos estímulos son recompensas que motivan al niño artificialmente”. […] “Nuestros hijos prestarán atención si nosotros somos capaces de prestarles atención a ellos. Hoy mismo miremos a cada uno de nuestros hijos con esa mirada atenta”. HAY DOS FASES EN EL CONOCIMIENTO: LA PRIMERA ES EL DESCUBRIMIENTO Y LA INVENCIÓN, Y LA SEGUNDA, LA DISCIPLINA Y EL APRENDIZAJE.

LAS PANTALLAS PERJUDICAN LA ATENCIÓN DE LOS NIÑOS

(Momento destacado 5´ 25”)

Gracias al Proyecto APRENDEMOS JUNTOS del BBVA y El País (España), compartimos con Ustedes, por razones únicamente educativas – pastorales, dos videos y el enlace con la transcripción completa del diálogo entre Catherine L’Ecuyer, un padre de familia, dos profesoras y una directora, respondiendo a preguntas (que hemos abreviado) como éstas:

Todos podemos comprobar cómo los niños se quedan fascinados ante una televisión o una tableta. ¿Tú crees que debemos evitar ese impulso?

“…hemos de saber que esos dispositivos son altamente adictivos, porque introducen al niño en un círculo de recompensa a través de la producción de la hormona de la dopamina”.

¿Cuáles son los efectos de exponerse demasiado tiempo a una pantalla? ¿Cuáles son los efectos que genera?

“…las principales asociaciones pediátricas, asocian la exposición a la pantalla en edades tempranas con adicciones, inatención, disminución en el vocabulario, impulsividad… entre otras cosas. […] … la Asociación Pediátrica Canadiense recomienda: antes de los dos años, cero pantallas y de los dos a los cinco años, menos de una hora al día. […] Hemos de saber que esas recomendaciones no son recomendaciones educativas, son recomendaciones de sanidad pública, para la salud neurológica de nuestros hijos. Y acaba su recomendación con una frase importantísima que rompe con muchos mitos muy difundidos, mitos tecnológicos, diciendo: ningún estudio apoya la introducción de las tecnologías en la infancia”.

¿Pero qué le recomendarías a aquellos padres que quieren dar marcha atrás, retroceder en el uso excesivo de las pantallas, pero no saben cómo hacerlo, no pueden, no encuentran la forma?

“No es prohibir por prohibir, la idea es dar a nuestros hijos alternativas excelentes. […] Yo creo que sería un disparate afirmar que adelantar el uso de las nuevas tecnologías, adelantar la edad de uso, fomenta el uso responsable de las nuevas tecnologías”.

¿Y cuando hacemos varias cosas a la vez que requieren procesar información ganamos en tiempo y en eficacia?

Pues lo que los estudios dicen, es que cuando acumulamos actividades que requieren procesar información, lo que estamos haciendo, en realidad, no es hacerlas en paralelo, estamos oscilando. Estamos pasando de una actividad a la otra. […] cuando estamos haciendo muchas cosas a la vez la oscilación lleva a la pérdida de eficacia. El colapso de la memoria de trabajo lleva a más errores, a más superficialidad…”.

¿Crees que hay una crisis de autoridad hoy en día?

“Los alumnos, los hijos, han de ver que sus maestros, sus padres, no actúan motivados por el deseo de llevarse siempre la razón. […] La idea es que los alumnos han de ver que sus maestros, sus padres, están al servicio de su educación, no que los alumnos están al servicio del cumplimiento de unas normas estrictas…”

ANTES DE LOS DOS AÑOS, CERO PANTALLAS

(Versión completa 15´38”)

¿Qué opinas de las nuevas pedagogías innovadoras: flipped classroom, trabajo con las tablets en el aula, trabajo cooperativo, la eliminación de las asignaturas…?

“…habría que hablar de cada uno en su contexto. […] Es importante que nuestros hijos tengan una educación basada en las evidencias, no en las modas y tampoco en las ocurrencias, ¿no? La educación, hemos de acordarnos, que no es verdadera porque es innovadora, sino que es innovadora porque es verdadera”.

¿Hay alguna forma de casar la educación clásica con las nuevas pedagogías?

“…el alumno es protagonista de su educación pues no es un invento de las nuevas pedagogías, sin embargo, ellas nos lo recuerdan y nos ayudan a alejarnos del conductismo, del mecanicismo que ha caracterizado una corriente de la educación tradicional durante mucho tiempo. […] …esto se ve muy bien reflejado en los escritos de María Montessori, que reconcilia muy bien la educación clásica con las nuevas pedagogías. Cuando ella dice: “Nuestros hijos no hacen todo lo que quieren, sino que quieren hacer todo lo que hacen”.

La transcripción completa de este encuentro, si le interesa, la puede Usted leer haciendo clic aquí: LAS PANTALLAS PERJUDICAN LA ATENCIÓN DE LOS NIÑOS

Esta publicación corresponde a SERIE DE VIDEOS: APRENDAMOS JUNTOS, PARA SUMAR POR LA EDUCACIÓN

“Cuando un niño pequeño pregunta por qué́ el sol no es azul, o porqué no llueve hacia arriba, en general no está́ interesado en encontrar una respuesta, ni está cuestionando el orden establecido; se está́ asombrando ante una realidad que es, pero podría no ser. Este asombro es el deseo del conocimiento, y el motor para descubrir el mundo”.


REDACCIÓN WEB DEL MAESTRO CMF



Total
0
Shares
0 Compartidas en:
Deja un comentario



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR