¿Cómo hacer una clase con títeres? Una potente herramienta para trabajar el aprendizaje

27 Compartidas
27
0
0
0
0

       


La magia del títere es un medio maravilloso para abordar la difusión de valores, tradiciones, mitos, cuentos, poesía, historia, ecología, comunidad, salud, ciencia. Una pequeña historia o diálogo entre varios personajes puede sumergirnos en cualquier temática y es la excusa para el aprendizaje. Sobre todo que el títere tiene el poder de atrapar la atención de los más pequeños y su versatilidad consiste en que se puede representar en cualquier lugar incluyendo por supuesto el aula.
En las estrategias de instrucción los temas se abordan desde la producción escrita, el libro, el dibujo o una exposición. Sucede que en muchas ocasiones el niño se cansa de realizar las mismas rutinas y entonces se pone a prueba la creatividad del docente para hallar estrategias en la planificación de la instrucción.

Cuando recurrimos al teatro se abren enormes posibilidades que permiten el desarrollo de la creatividad y el estímulo de los talentos del niño.

Los personajes saltan del libro y se vuelven físicos; los podemos ver y tocar. Con ello los niños no olvidan estos personajes y ocurre que el aprendizaje se vuelve más dinámico, fresco, significativo.

Tomaremos como ejemplo el tema de “la importancia del libro”, a propósito que cada año tenemos una fecha para destacar su valor y trascendencia en todos los aspectos de la vida humana. Lo primero que tenemos que hacer es un pequeño guión. Para ello por lo menos debemos tener la experiencia de haber leído algunos textos teatrales para identificar la estructura de una composición de carácter dramático cuyo elemento de expresión es el diálogo. Hay que tomar en cuenta que la estructura de un guión de teatro escolar debe ser corta, en un lenguaje sencillo, adecuado a los recursos de la escuela y con una finalidad eminentemente didáctica, cuyo propósito sea complementar un tema ya tratado mediante las estrategias tradicionales del proceso de enseñanza y aprendizaje

Una vez hecho el guión debemos leer con detenimiento los diálogos y practicarlos con imitación de voces haciendo énfasis en los signos de puntuación, las pausas, las entonaciones y el ritmo. También comentando la importancia del tema que se está tratando y que se va a representar.

Podemos elaborar títeres con cualquier material. Los más comunes son los que los niños elaboran en su casa con calcetines. Pero también podemos elaborar títeres con platos de cartón, con botellas plásticas de refresco, con cucharas de madera, con cajas de cartón u otros materiales de reciclaje.

Con las cajas de cartón es sencillo de hacer. Simplemente tomamos cajas de leche o cereal y las recubrimos con servilleta. Para adherirlas emplearemos una mezcla de pega blanca con agua, procurando que no quede tan diluida. Una vez se seca la caja adquiere una textura y luego se procede a pintar de acuerdo a las características del personaje. Este proceso resulta sumamente divertido para los niños.

En el caso de la obra de los libros debemos de acuerdo al guión, representar un libro nuevo, un libro viejo, un libro maltratado, un libro olvidado. Cada personaje debe tener una expresión de acuerdo a su estado de ánimo. Y una vez listo tenemos el espacio para representarlo en el aula, en el patio de la escuela o en un espacio de la comunidad. Seguramente los niños que participen en este proyecto no lo olvidarán y además tendrán siempre presente la importancia del libro sin importar sus características.

En este tipo de ejemplos podemos evidenciar cómo con el teatro podemos llevar a cabo una experiencia didáctica, divertida. El contenido que se halla en el libro de manera plana, silenciosa, adquiere una dimensión socializadora, significativa en la cual interactúan valores, talento, creatividad explorando las potencialidades tanto del niño como del maestro.

Títeres: una potente herramienta para trabajar el aprendizaje

Fomentar relaciones más profundas, reforzar la confianza y las habilidades de comunicación de los/as estudiantes, son algunos beneficios de usar títeres en clases.

Olivia Karaolis se desempeña como profesora de la Escuela de Educación y Trabajo Social de la Universidad de Sydney y cree –firmemente– en el poder de los títeres para fomentar las relaciones, construir conexiones con todos los estudiantes y desarrollar una comunidad respetuosa y diversa. Así lo explicó en un artículo publicado en Edutopia.

Gran parte de la atención de Olivia se ha centrado en la creación de comunidades inclusivas, a través del marco de las artes creativas. En este sentido, la profesora hace un gran llamado a aquellos educadores/as que dudan en usar títeres: “No temas, no necesitas las habilidades de un titiritero profesional”.

¿Por qué usarlos es tan beneficioso? Aquí te dejamos algunos de los motivos que señaló esta docente y te pueden motivar a incorporar títeres en tu método de enseñanza:

1. Es una herramienta que da voz:

El atractivo de la marioneta puede motivar a los estudiantes, incluidos aquellos que son tímidos, a participar de conversaciones –generales en el aula o en temas específicos–, o de materias como la ciencia y la conservación .

El títere puede actuar como un modelo a seguir y dar a los/as niños/as la práctica de hablar frente a un grupo. También ofrece protección, un amortiguador entre los/as niños/as y sus compañeros de clase.

Olivia está convencida de que los/as niños/as se sienten mucho más cómodos compartiendo sus ideas con un títere y más entusiasmados al responder las preguntas con uno, ya que lo ven como un amigo o compañero. Esta relación contrasta con la posición dominante del docente, evitando –o minimizando– los posibles miedos de equivocarse en las respuestas.

2. Construyen un camino hacia las relaciones sociales:

Los títeres también mejoran la calidad de las relaciones entre profesores y estudiantes. La docente ha descubierto que los/as estudiantes están más dispuestos a comprometerse con ella y a confiar, porque la asocian con su títere.

Lo anterior quiere decir que el títere evoca un sentido de alegría y diversión personal, lo que indica que va alterando las relaciones de poder que son inherentemente parte de la escolarización, intencionalmente o no.

Por ello, el títere libera de sus roles a los miembros de una comunidad educativa, y crea un espacio alternativo para conectarse entre todos. Es decir, permite un espacio de mayor libertad en las interacciones.

3. Permite hablar el idioma de los/as niños/as

En la mayoría de las aulas, el lenguaje hablado es el método de comunicación dominante. La dependencia de este método tradicional de instrucción y expresión puede, potencialmente, excluir a algunos estudiantes.

Por el contrario, el uso de una marioneta permite apoyar el significado de las palabras moviéndola para crear gestos, sonidos y otras formas de comunicación no verbal. La elección de títeres puede ayudar a comprender conceptos importantes, como las emociones porque puede imitarlas y desenvolverse en ellas.

4. Los títeres permiten implementar prácticas restaurativas

Como las relaciones son la base de las prácticas restaurativas, un títere puede ser una herramienta muy útil para llevar enfoques restaurativos al aula. Por ejemplo, las marionetas pueden ir más allá de identificar las emociones, y ayudar a los niños a comprender y resolver los conflictos de manera respetuosa. Asimismo, un títere también puede desempeñar un papel en los enfoques restaurativos de los problemas de comportamiento.

En ese sentido, el títere invita a los/as niños/as pequeños a compartir sus puntos de vista sobre una situación o incidente utilizando las siguientes indicaciones: qué pasó, cómo te sientes, cómo se sienten tus compañeros, qué se puede hacer para mejorar, entre otras.

La presencia de un títere puede tener una influencia tranquilizadora durante la resolución de conflictos, ya que es menos amenazante que un adulto. Por otro lado, la marioneta también puede ayudar al docente a obtener una visión más profunda de las intenciones de los/as niños/as involucrados, y puede ayudarlos a aprender de sus errores.

Por último, la docente finaliza su reflexión con la frase: “Nunca volveré a dar una clase de educación infantil sin un títere”.

¡Nunca es tarde para probar métodos nuevos!

Este contenido ha sido publicado originalmente por magisterio.com.co y eligeeducar.cl

Recomendamos a la Comunidad Educativa Digital tener en cuenta que, el enlace y/o la carpeta en donde están alojados los libros, recursos y/o materiales, no es administrado por la Web del Maestro CMF, pueda ser que en cuestión de días (o según el tiempo transcurrido desde su publicación), los enlaces no funcionen y el material ya no se encuentre disponible. Gracias por su comprensión.

ENLACE DE LECTURA:

¡Comparte y así más docentes utilizarán estos recursos gratis! Muchas gracias.

MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EL PROFESOR/A



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.