CIBERESPACIO: LA DIMENSIÓN ALTERNA DONDE SE DESARROLLA LA DOCENCIA VIRTUAL

2 Compartidas en:
2
0
0
0
0

El vínculo entre la educación y las TIC está en constante progreso, con una velocidad insospechada. La actualización docente se hace importante y necesaria. En algunos momentos, ya no es cuestión de esperar de un año lectivo a otro. Hace más o menos dos décadas atrás, los egresados de los institutos y facultades de educación (en algunos países), tuvieron como requisito el presentar una certificación de una cierta cantidad de horas de estudio de cómputo e inglés, para lograr su título profesional. En la actualidad, esas horas ya forman parte de la currícula o están incluidas en las asignaturas, “no solo se le están enseñando ciertos temas al estudiante, sino que se les está acercando a la cultura digital y al uso óptimo de las herramientas tecnológicas, convirtiéndolo en un aprendizaje más participativo y cooperativo”.

Hoy los profesores tienen hacer uso de las nuevas tecnologías (donde existan) como herramientas o recursos didácticos pedagógicos ordinarios, y ya no solo como complemento opcional para el aprendizaje. Ahora la formación permanente de los profesores tiene que ser constante, porque las actualizaciones de los entornos virtuales son un desafío permanente en todo el contexto educativo, “y sin necesidad de verse obligado a consultar libros o contenidos que pueden estar desactualizados”. Los profesores y los estudiantes hoy se encuentran en una nueva plataforma de aprendizaje: el ciberespacio. LAS TIC COMO PARTE DEL DESARROLLO DE LA EDUCACIÓN.

¿Cómo aparece el término “ciberespacio”? “El filósofo Platón usó el término kubernetika para indicar habilidad para conducir o manejar y de esa palabra, en los años 40, el matemático estadounidense Norbert Wiener acuñó cibernética, para denominar “la teoría de control y comunicación, ya sea en la máquina o en el animal” (Wikipedia). En la imaginación popular, el término “cibernética” y por ende “cíber” se empezó a asociar principalmente con robots humanoides o criaturas controladas de una forma similar, como los Cybermen que aparecieron por primera vez -pero no última- en la serie de la BBC “Doctor Who”, en 1966”. El tema común es el control que tenemos el mundo electrónico virtual en el que exploramos, jugamos, aprendemos y compartimos información, y que llamamos “ciberespacio”. ¿CÓMO LLEGAMOS AL CIBERESPACIO?

“Fueron necesarios treinta y ocho años para que la radio reuniera cincuenta millones de usuarios. La televisión tardó trece años en conseguir el mismo público. La internet lo logró en tan sólo cuatro años (Annan, 2000) y ha permitido que los conceptos de comunicación e información se desarrollen en niveles que ninguna otra infraestructura tecnológica ha obtenido” (María Rosa Buxarrais Estrada y Evaristo Ovide). El ciberespacio, donde se enseñorea el internet, como plataforma de comunicación, ha obligado a crear contenidos que estén enfocados a la educación dentro del contexto digital, bien sea en las aulas o fuera de ellas. “Hoy es común que los niños enseñen a los adultos a manejar aparatos, herramientas y programas informáticos. Esto no es otra cosa que la suma de la brecha generacional a la digital”. Educar en el ciberespacio es una tarea que requiere, además de una formación técnica propia, que incluye conocimientos y uso habitual de las tecnologías digitales, además de una destreza singular para aprovechar las TIC. Por lo tanto, también se convierte en desafío a la creatividad para enseñar a aprender. Ser profesor hoy en día “sólo puede hacerse con imaginación y creatividad, así como con la actualización, a manera de formación continua. Ya que, “el entorno actual nos convoca a formar personas con capacidad de análisis, flexibles y en constante actualización en el uso de las TIC, por lo que, en la docencia actual no se trata simplemente de enseñar, sino de enseñar a aprender, de aprender a aprender y aprender a enseñar”, con nuevos recursos que exigen nuevos modelos pedagógicos, provocados por los descubrimientos virtuales.

 El Ciberespacio, como un lugar alterno donde se desarrolla la docencia virtual, no es solo una gran acumulación de información, como “una gran base de datos en la que los usuarios se limitarían a localizar información y saldrían como de cualquier biblioteca. A diferencia de otros medios –el Ciberespacio es también medio-, permite la convivencia, la construcción de relaciones de diversos tipos y grados. Es, en efecto, espacio en todos los sentidos, aunque sea virtual”, afirma la Ingeniera mexicana Georgina Contreras Santos. Y agrega que “es necesario cambiar la actitud de docentes expertos por la de facilitadores, asesores y orientadores. Hoy la docencia requiere más de guías y asesores, que de catedráticos”.

La tecnología educativa diseñó, en cierta proporción, el camino a las tecnologías digitales que se usan el entorno educativo. El manejo administrativo en una institución educativa, la comunicación escuela – familia, la enseñanza en las aulas y los canales de investigación y reflexión de los contenidos del conocimiento, se han visto forzados a cambiar. La tecnología digital se ha metido en la vida diaria del hombre de hoy, sin mucha violencia. Casi disimuladamente, sin pedir permiso, se podría decir. “De esta forma, docentes y estudiantes de generaciones actuales, no se han sorprendido al pasar de la proyección de acetatos a la presentación con apoyo de programas como Power Point, ni del audiovisual al multimedia. Desde hace algunos años, en mayor o menor medida, la diversidad de recursos didácticos para la docencia se ha visto enriquecida, en tanto conocemos e incorporamos recursos tales como: programas multimedia en línea o en soportes ópticos, el uso estratégico de la red digital y del correo electrónico, así como, en algunos casos, simuladores en entornos de Realidad Virtual. Los nuevos recursos digitales han encontrado un espacio en aulas, laboratorios y auditorios. Sin embargo, hasta hace unos años aún no existían más canales de comunicación que los tradicionales [pizarras, proyectores, diapositivas, cañones multimedia, …]. El uso del correo electrónico y los foros de discusión, comienza a ganar un lugar en las estrategias de comunicación entre docentes y estudiantes y entre pares. La incorporación y/o el desarrollo de herramientas, recursos y medios digitales, se está convirtiendo en un apoyo al modelo presencial”. Les sugerimos y recomendamos, para ampliar estas aseveraciones, la lectura del artículo de la profesora Georgina Contreras, publicado en IBERCIENCIA. CIBERESPACIO Y EDUCACIÓN.

Hoy ya no es posible reconocer la calidad de la tarea docente sin la capacidad de los profesores para manejar los recursos digitales y/o en los nuevos entornos virtuales. La meritocracia que evalúa documentos se ve obligada a comprobar las virtudes humanas juntamente con los conocimientos, las habilidades, la capacidad y la eficiencia alrededor del uso de los recursos digitales y los nuevos itinerarios de aprendizaje. 29 CAPACIDADES DIGITALES PARA UN PROFESOR DEL SIGLO XXI + INFOGRAFÍA.

29 CAPACIDADES DIGITALES PARA UN PROFESOR DEL SIGLO XXI + INFOGRAFÍA

Los nuevos profesores, que tendrán los estudiantes con otros recursos tecnológicos para su aprendizaje, “básicamente, están obligados a contar con mayores habilidades cognitivas; de lo contrario, mirarán el mundo del modo en como las vacas miran los autos pasar. Ojo que también hay riesgos, pues las estructuras sociales, el Estado, etcétera, entrarán en otra generación. Por ello, también se habla de los riesgos de hipervigilancia, pérdida de privacidad, etcétera”. Además, “los posibles comportamientos sociales e individuales en el ámbito profesional de esta generación tienen que ver con una mayor especialización, mayor ramificación y mayores especificidades”, advierte el sociólogo Camilo José Caballero Ocariz. ¿ESTAMOS PREPARADOS PARA RECIBIR A LOS PROFESORES DE LA GENERACIÓN Z?

La psicóloga irlandesa Mary Aiken nos dice que no todo es “color de rosa”, y nos advierte sobre la importancia dotar también, a los profesores, de una formación para educar en valores, porque si bien “estamos viviendo un momento histórico muy emocionante en el cual están cambiando muchos aspectos de la vida en la Tierra. Pero lo nuevo no siempre es bueno y tecnología no es sinónimo de progreso”. La educación y la tecnología no solo deben ir unidas, sino que también “debemos establecer una relación con los valores y los derechos humanos. Se debe construir un espacio de convergencia de ambos, como un aporte significativo a los niños y jóvenes, que son los futuros ciudadanos del S. XXI” (Dra. María Carmen Buelga Otero).

El profesor Francisco Andrés García Martínez opina que el enseñar en el ciberespacio impone a los sistemas educativos el “plantearse una nueva tarea, la de ayudar a los ciudadanos a decodificar este nuevo lenguaje con el que aprendemos y pensamos, estructurado según unas reglas de gramática icónica y que debemos de conocer para llegar a decodificar los mensajes que recibimos y que van ejerciendo una influencia real en todos”. […] “La sociedad de la información plantea nuevos retos tales como el aprender a pensar y a aprender en red, desarrollar nuevas habilidades y destrezas para gestionar la información, a aprender y a trabajar colaborativamente, a hacer frente a los rápidos cambios que se están produciendo en la sociedad, a interactuar con las TIC; y en este punto son las agencias educativas las que han de jugar un papel dominante”. ¿EDUCAR EN EL CIBERESPACIO O EDUCAR PARA EL CIBERESPACIO?

Es verdad que no todos los maestros cuentan con los mismos recursos digitales. Algunos profesores están a “años luz” de la educación digital. A éstos les debemos un “perdón social”. Sin embargo, para quienes sí tenemos “algunos recursos digitales” nos asiste la obligación de seguir profundizando, no solo en aprender la tecnología digital como nueva herramienta para la enseñanza, sino también aprender y enseñar el buen uso de estos nuevos recursos para la educación.

Dejamos algunas preguntas para la reflexión personal y comunitaria: ¿Cuánto interés tenemos en aprender las nuevas TIC? ¿Creemos en su importancia en nuestra tarea educativa actual? ¿Están egresando profesores con las habilidades necesarias para manejarse y enseñar a manejar la enseñanza – aprendizaje en el ciberespacio? ¿Están actualizados y saben acompañar a los profesores, en el manejo de las TIC, quienes están desempeñando los cargos de directores, coordinadores, jefes de área y asesores de nuestras instituciones educativas? ¿Qué podemos hacer para mejorar nuestra tarea docente, en nuestra concreta realidad, con las nuevas tecnologías digitales?

“El futuro de la educación estará profundamente signado por la tecnología de la información venidera. Pero más aún, por cómo los educadores y estudiantes utilizan las TIC para el aprendizaje continuo”. (Stanley Williams)


REDACCIÓN WEB DEL MAESTRO CMF



Total
2
Shares
2 Compartidas en:
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR