Qué es la taxonomía de Marzano

La taxonomía de Marzano, creada por Robert J. Marzano y John S. Kendall, es un sistema de clasificación de objetivos educativos. Se fundamenta en la reconocida taxonomía de Bloom y se centra en el aprendizaje progresivo, priorizando la adquisición de conocimientos significativos y relevantes para el estudiante.

La taxonomía de Marzano es un modelo de clasificación de objetivos educativos que se basa en la taxonomía de Bloom, pero incorpora los nuevos conocimientos sobre el proceso del pensamiento humano.

Artículo relacionado: Cómo diseñar una secuencia de actividades para clase utilizando la Taxonomía de Bloom, con la ayuda de ChatGPT

La taxonomía de Marzano está conformada por dos dimensiones:

  • Dominios de conocimiento: se refiere al tipo de conocimiento que se va a adquirir o procesar. Marzano identifica tres dominios:

    • Factual: comprende hechos, conceptos y principios.
    • Procedimental: abarca el saber hacer en determinada área.
    • Metacognitivo: se centra en el conocimiento sobre el propio proceso de aprendizaje.
  • Niveles de procesamiento: indican la profundidad con la que se aborda el conocimiento. Marzano enumera seis grados:

    • Reconocer: identificar o recordar información.
    • Comprender: traducir, interpretar o explicar información.
    • Aplicar: usar información en situaciones nuevas.
    • Analizar: descomponer información en sus partes o identificar relaciones entre ellas.
    • Evaluar: emitir juicios sobre la información.
    • Crear: generar nuevas ideas o productos a partir de la información.

La taxonomía de Marzano es útil para los docentes por que facilita:

  • Formular objetivos claros: al utilizar la taxonomía de Marzano, los docentes pueden definir objetivos específicos y medibles que se centren en el aprendizaje profundo.
  • Diseñar actividades promotoras de aprendizaje profundo: la taxonomía de Marzano proporciona una guía para diseñar actividades que promuevan el aprendizaje en los diferentes niveles de procesamiento.
  • Evaluar el progreso estudiantil: la taxonomía de Marzano puede utilizarse para evaluar el progreso estudiantil en función de los objetivos establecidos.

A continuación, se muestran algunos ejemplos de cómo se puede utilizar la taxonomía de Marzano en el aula:

  • Dominio factual: un objetivo de aprendizaje factual podría ser “el estudiante identificará los órganos del sistema digestivo”. Este objetivo se centra en el reconocimiento de información factual.
  • Dominio procedimental: un objetivo de aprendizaje procedimental podría ser “el estudiante aplicará las reglas de suma y resta para resolver problemas matemáticos”. Este objetivo se centra en la aplicación de conocimientos procedimentales en situaciones nuevas.
  • Dominio metacognitivo: un objetivo de aprendizaje metacognitivo podría ser “el estudiante reflexionará sobre su propio proceso de aprendizaje para identificar áreas de mejora”. Este objetivo se centra en el conocimiento sobre el propio proceso de aprendizaje.

La taxonomía de Marzano es una herramienta valiosa para los docentes que buscan promover el aprendizaje profundo en sus estudiantes.

ENLACE DE LECTURA: TAXONOMIA DE MARZANO



Comparte este artículo
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También puede leer:





Se desactivó la función de seleccionar y copiar en esta página.