Eva Bach: Un educador sin conciencia ni competencia emocional proyecta sus emociones no resueltas

2K Compartidas
2K
0
0
0
0

       


La licenciada en Ciencias de la Educación por la Universidad de Barcelona (España) Eva Bach Cobacho (1963) es Maestra, formadora de formadores, escritora, y es especialista en desarrollo personal, inteligencia emocional, comunicación y relaciones interpersonales. Le apasionan la educación y las relaciones humanas. Es profesora en varios postgrados universitarios y asesora pedagógica en diversas instituciones y organismos públicos y privados. Autora de numerosos artículos y de diversos libros. Considera que “tenemos que atender y entender nuestro propio corazón para atender y entender el de los niños y adolescentes”.
Por motivos únicamente educativos y de formación permanente, compartimos partes de la entrevista que le hizo el Blog de Educación y TIC “Tiching” (16/06/2016), sugiriéndoles leer el diálogo completo en el enlace que indicamos al final de esta publicación. Las letras cursivas y en negritas son nuestras.
TICHING: ¿Por qué es importante trabajar las emociones también en el aula?

EVA BACH: “Las emociones son el motor de la persona. Cuando los alumnos están bloqueados o superados emocionalmente, también suelen estarlo para el aprendizaje. […]  Mentes privilegiadas sin inteligencia emocional pueden arruinar su vida y la de los demás. ¿De qué nos sirve saber mucho si no sabemos hacer un uso inteligente y ético de lo que sabemos? ¿De qué nos sirve el conocimiento si no sabemos ponerlo al servicio de una vida mejor? Conocimiento y emociones no son una disyuntiva. Tan necesario es ser competente intelectualmente como emocionalmente”.

TICHING: Cada vez más trabajamos las emociones con nuestros alumnos, pero ¿descuidamos las de los docentes? ¿Por qué?

EVA BACH: “[…]  ¿Para qué queremos educación emocional? Si es para que los alumnos no molesten en clase y no ocasionen conflictos, la educación emocional será solo para ellos. Si es para promover un crecimiento integral sano, crear climas favorables al aprendizaje, mejorar las relaciones, contagiar entusiasmo…, entonces nos implica a todos. Deja de ser un proceso unidireccional y pasa a ser multidireccional. Además, ser adulto no siempre es sinónimo de madurez emocional. Hay muchos adultos manejados por emociones no resueltas de su infancia y adolescencia, sin ser conscientes de ello. Y hay un gran miedo a descubrirlo y a lo que puede acarrear este descubrimiento. El miedo a conectar con la propia realidad emocional genera grandes resistencias”.

TICHING: ¿Se puede enseñar educación emocional sin tenerla uno mismo?

EVA BACH: “[…] Todos la hemos recibido y todos la transmitimos, ya que se da por ósmosis o contagio, aunque no haya un propósito intencionado o formal. Si nuestras actitudes y hábitos emocionales son sanos, transmitimos una educación emocional sana. Y si no lo son, transmitimos una educación emocional insana. […]  Y el primer requisito indispensable para que sea sana es la autoconciencia emocional del educador. […]”.

Artículo recomendado:

TICHING: ¿Se ha dado herramientas formativas a los profesores en este sentido?

EVA BACH: “En la formación inicial del profesorado hay voces y propuestas varias en esta línea, […] En la formación permanente, ha habido una oferta amplia y específica de formaciones de educación emocional, pero desde hace unos cursos ha disminuido bruscamente o se ha visto paralizada por los recortes. […] se reduce a una herramienta de prevención y resolución de conflictos o de psicopatologías. […]  la educación emocional tiene un sentido mucho más amplio y bello: atender y entender el propio corazón para atender y entender el de los alumnos”.

Publicación recomendada:

TICHING: ¿Por qué es importante que los educadores sepan gestionar sus emociones?

EVA BACH: “[…] Para educar y corregir con determinación y tacto a la vez, sin ridiculizar, menospreciar ni herir, necesitamos competencia emocional. Por otra parte, un educador atormentado o superado emocionalmente difícilmente podrá transmitir alegría, entusiasmo, confianza y otras actitudes vitales y educativas indispensables para un buen crecimiento y aprendizaje”.

TICHING: ¿En qué repercute en el entorno del aula?

EVA BACH:Un educador sin conciencia ni competencia emocional proyecta hacia afuera sus emociones no resueltas (hacia los alumnos, las familias, los compañeros, el mundo…) y esto suele repercutir negativamente en la autoestima del alumno, en el clima de grupo y en el aprendizaje. […]  el clima emocional de aula es más determinante que todo el resto de los factores de enseñanza-aprendizaje (contenidos, recursos, metodología, ratio, etc.). Y uno de los ingredientes básicos del clima de aula son las actitudes y emociones de los educadores”.

TICHING: ¿Hay docentes que tienen miedo a sentir su parte más emocional por sentirse vulnerables al hacerlo? ¿Por miedo a perder “el control de la clase”?

EVA BACH: “[…] Conectar con las emociones no significa exponerse emocionalmente. Atender las dimensiones emocionales no significa dejarse llevar por nuestras emociones ni tener que expresar y compartir todo lo que sentimos con todo el mundo y en todo momento. Necesitamos conciencia emocional propia: ser capaces de reconocer e identificar lo que sentimos. Pero también saber regularlo y comunicarlo adecuadamente. […]  Además de la escucha y la empatía, para conectar con los alumnos y descifrar sus señales emocionales, nos hace falta asertividad, una competencia socioemocional básica que consiste en preguntarnos qué es conveniente decir y qué no, y cómo, cuándo, dónde y a quién”.

Artículo relacionado:

v

TICHING: ¿Qué tres pautas daría a los profesores que se ven sobrepasados en las aulas?

EVA BACH: “[…] que miren hacia adentro de sí mismos y no solo hacia fuera.  […] qué asuntos personales no resueltos los puede estar confrontando, […] que se pregunten para qué educan. Qué es lo que les mueve. Como dice Xavier Melgarejo, “Ser maestro en un honor porque trabajamos con el tesoro de la nación. La gente que no quiera a los niños, que no quiera enseñar, que se dedique a otra cosa”.

TICHING: Qué prevención o qué técnicas pueden utilizar para aumentar su bienestar en el entorno de trabajo? ¿Ha de ser un trabajo individual o de equipo docente?

EVA BACH: “[…]  De lo que se trata es de que conozcamos y experimentos la mayor variedad posible y que cada uno construyamos nuestra propia caja de herramientas emocionales, con las que mejor se adapten a nuestras necesidades, estilo emocional y a cada momento, situación y emoción concreta. Este sería un trabajo de tipo más individual. Habría otro de equipo docente, orientado a fomentar la cohesión y el buen clima de grupo, con técnicas de expresión de afecto, reconocimiento, escucha, empatía, así como con un entrenamiento más o menos formal en habilidades sociales, de comunicación y de relación”.

Les sugerimos y recomendamos leer la entrevista original y completa en este enlace: Eva Bach: “La educación emocional se aprende por contagio”



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



También le puede interesar: