Los 32 tipos de lectura más importantes y sus características

114 Compartidas
114
0
0
0
0

       


Leer es un placer para millones de personas en el mundo, y es junto a la escritura una de las habilidades cognitivas que ha permitido que el ser humano haya empezado a poder registrar y entender lo que ha pasado antes de su propia existencia: la invención de la escritura y con ella de la lectura supone el paso de prehistoria a historia, e incluso antes de esto ya existían actos comunicativos a nivel pictórico que se podrían llegar a “leer”.
Pero leer es una actividad que se puede llevar a cabo de diferentes maneras y con distintos propósitos, algo que nos permite hablar de una gran cantidad de tipos de lectura. A lo largo de este artículo vamos a dar cuenta de ellos.

Son muchas las diferentes formas que podemos encontrar de leer y entender el material escrito. Si bien no vamos a indicar la totalidad de tipos de lectura existentes, a continuación veremos los principales que se pueden llevar a cabo.

¿De qué formas podemos leer?

Como venimos comentando, existen muchos tipos de lectura distintos. La principal división se realiza en función de si la lectura se hace en silencio o en voz alta, aunque hay muchos otros factores importantes a tener en cuenta.

1. Lectura oral

La lectura oral es aquella en la que leemos en voz alta, pronunciando las palabras mientras las leemos. Evidentemente, está limitada por nuestra velocidad de habla.

2. Lectura silenciosa

La lectura silenciosa es aquella en la que solo se perciben y procesan las palabras internamente, sin pronunciarlas en voz alta. En este caso, no estamos limitados por nuestra velocidad de habla.

3. Lectura reflexiva

La lectura reflexiva es aquella en la que el proceso de leer se realiza detenidamente, queriendo comprender exhaustivamente todo el texto.

4. Lectura selectiva

La lectura selectiva es aquella en la que, partiendo de un texto completo, solo leemos la parte que, por lo que sea, más nos interesa, dejando sin leer las que no queremos.

5. Lectura modelo

La lectura modelo es aquella en la que, generalmente en un ambiente escolar, una persona (profesor o profesora) lee en voz alta un texto con el objetivo de que los alumnos sigan el mismo texto en sus libros y lean silenciosamente mientras escuchan.

6. Lectura de profundización

La lectura de profundización es aquella que, también en ámbito académico pero en edades más avanzadas, se lee un texto con el objetivo de entender procedimientos o conceptos de alguna disciplina determinada.

7. Lectura rápida

La lectura rápida consiste en, dicho de forma sencilla, leer algo “en diagonal”. En este caso, no se hace un proceso de profundizar, sino que el objetivo es leer el máximo número de palabras en el menor tiempo posible para quedarnos con una idea general y que, después, la lectura de profundización sea más sencilla.

8. Lectura integral

En contraposición a la lectura selectiva, la lectura integral es aquel tipo en el que se lee el texto completo, sin seleccionar partes que más nos interesan. Es decir, lo leemos de arriba a abajo.

9. Lectura intensiva

La lectura intensiva es aquella que, estando realizada en ambiente académico o no, implica un proceso de comprensión profunda del texto, por lo que es posible que haya que leer un mismo fragmento varias veces, tantas como sean necesarias para comprenderlo todo.

10. Lectura involuntaria

La lectura involuntaria es aquella en la que leemos algo sin que haya un deseo de hacerlo. Es, seguramente, la mayoritaria, pues leemos de forma inconsciente cuando vemos carteles, señales, anuncios, marcas, etc.

11. Lectura mediana

La lectura mediana es aquella en la que leemos todo un texto pero sin profundizar demasiado en la información. En este sentido, es similar a la rápida, pues tiene el mismo objetivo de quedarnos con la información más importante, aunque en este caso no hay una voluntad para leer lo más deprisa posible.

12. Lectura extensiva

La lectura extensiva es aquella en la que leemos cualquier texto por el simple placer de leer, es decir, sin una necesidad (de tipo académica, por ejemplo) clara.

13. Lectura dramatizada

La lectura dramatizada es aquella que se realiza con textos en los que aparecen distintos interlocutores, por lo que la persona que lee en voz alta debe cambiar la entonación en función de quién hable. En este sentido, esta forma de lectura oral es similar a una obra dramática, aunque en este caso el texto no se sabe de memoria, sino que se va entonando mientras se lee.

14. Lectura recreativa

La lectura recreativa es aquella similar a la extensiva en el sentido que se realiza por el placer de leer, aunque aquí añadimos un claro concepto lúdico. Más que leer por el placer, leemos para entretenernos. Desde novelas hasta textos científicos (siempre que no sean obligatorias), hay muchas formas de lectura recreativa.

15. Lectura coral

La lectura coral es aquella que, a diferencia de todas las demás de esta lista, no se realiza individualmente. Necesitamos a varios lectores y un solo texto, generalmente con diálogos. En este sentido, cada lector debe leer en voz alta lo que dice un personaje y esperar a que vuelva a llegar su turno mientras los otros lectores leen su parte. En este sentido, se combina lectura oral y silenciosa.

16. Lectura comentada

La lectura comentada, realizada generalmente en el ámbito académico, es aquella que se realiza tanto oral como silenciosamente pero que tiene el objetivo de despertar inquietudes en los lectores, por lo que el profesor, en cuanto hayan terminado, puede abrir un debate sobre lo que han leído.

17. Lectura creadora

La lectura creadora es aquella que, realizada de nuevo un ámbito académico, tiene el objetivo de conducir a que los alumnos, después de leer sobre algo, escriban un texto relacionado, ya sea explicándolo con sus palabras o aportando su punto de vista. Sería como la comentada, pero en este caso no hay un debate oral, sino una reflexión escrita e individual.

18. Lectura con comentario

Siendo, en realidad, un tipo dentro de la lectura creadora, la lectura con comentario es aquella en la que, después de leer un texto, generalmente una poesía, una reflexión filosófica o cualquier otra expresión literaria, el alumno debe escribir un comentario de texto, analizando en profundidad todo lo que hay detrás de esa pieza escrita.

19. Lectura de familiarización

La lectura de familiarización es aquella propia del ámbito académico en la que un profesor pide a sus alumnos que lean por encima un texto, consiguiendo así que tengan una idea principal del tema que se va a tratar en clase. De este modo, cuando empiece la explicación oral, ya estarán familiarizados con los conceptos.

20. Lectura secuencial

La lectura secuencial es aquella en la que leemos todo un texto de forma ordenada, sin saltarse nada y entrando más o menos en profundidad en el texto. Lo importante es que leemos íntegramente un texto de principio a fin.

21. Lectura mecánica

La lectura mecánica, esencial en el proceso de aprender a leer, es aquella en la que conseguimos darle un sonido a las palabras escritas. Es decir, la lectura mecánica es un proceso inconsciente que hace posible la lectura silenciosa.

22. Lectura receptiva

La lectura receptiva es aquella en la que, mientras leemos un texto, vamos almacenando los conceptos más importantes para, una vez terminada la lectura, poder relacionarlos entre ellos y obtener una conclusión sobre lo que hemos leído.

23. Lectura literal

La lectura literal es aquella que realizamos cuando leemos un texto sin ir en búsqueda de dobles sentidos ni mensajes más allá de las palabras. Es decir, leemos y procesamos solo lo que hay escrito. No deja lugar a la subjetividad.

24. Lectura inferencial

En contraposición a la literal, la lectura inferencial es aquella que realizamos cuando sabemos que mucha información está implícita, es decir, que no aparece directamente en el texto, sino que debemos rescatarla nosotros. Por ello, da pie a la subjetividad, pues pueden haber dobles sentidos e interpretaciones diferentes para cada persona.

25. Lectura crítica

La lectura crítica es un tipo dentro de la inferencial en la que, además de analizar subjetivamente el texto, hay un ejercicio de valoración moral o ética del mismo. En este sentido, no solo leemos y encontramos nuestro significado, sino que valoramos la validez del texto.

26. Lectura pictográfica

La lectura pictográfica es aquella en la que no leemos palabras, sino que observamos símbolos que, de acuerdo a nuestra experiencia y construcciones culturales o sociales, significan algo. Un claro ejemplo de ello son las señales de tráfico.

27. Lectura braille

La lectura braille es la única forma de lectura de esta lista en la que el ejercicio de percepción de estímulos no se da a través del sentido de la vista, sino del tacto. Por ello, el lenguaje braille es la principal forma de lectura en la población invidente.

28. Lectura fonética

La lectura fonética es aquella, de nuevo, propia del ámbito escolar, en la que la lectura en voz alta no se realiza para comprender un texto, sino para valorar la pronunciación de las palabras y corregir errores fonéticos en caso de que sucedan.

30. Lectura musical

La lectura musical es aquella en la que leemos una partitura, pero no con el objetivo de dar significado a los símbolos, sino de imaginar en nuestra mente cuáles son los sonidos, melodías y ritmos que derivan de ella.

31. Lectura informativa

La lectura informativa es aquella en la que leemos algún texto pero no por el placer por la lectura ni para entretenernos, sino para absorber una información que, ya sea por aprobar un examen o saber qué pedir en un restaurante, resulta necesaria.

32. Lectura científica

La lectura científica es aquella en la que leemos artículos vinculados a alguna de las tres principales ramas de la ciencia (formales, naturales o sociales), cosa que implica, si queremos entender realmente la información, disponer de una base sólida de conocimientos. En este sentido, para que la lectura sea completa y se pueda comprender, hay que haber leído sobre el tema antes y estar formado.

31 divertidas actividades de lectoescritura para hacer con niños
1. Identificar de letras

El adulto dice un sonido al niño, por ejemplo O, y el niño debe entregarle una letra de madera o tarjeta. Otras variantes pueden ser hacer bajar la letra por el tobogán, subirla a un camión de juguete, pegar un sticker en dicha letra, pintarla, poner encima una tapa de gaseosa, meterla en una caja… Cualquier idea que sea divertida para el niño hará que este motivado y atento.

2. Detectar de sílabas

Se escriben sílabas con fibra indeleble en globos inflados y el niño debe pinchar la que el adulto le indique. También se puede armar el ‘tren de las palabras’ donde cada sílaba representa un vagón y el niño debe ir construyendo las palabras con las sílabas que le entrega el adulto. Ej: MA RI PO SA tendrá 4 vagones.

3. Jugar al veo Veo palabras con…

Busco palabras que comiencen con determinada letra. Puedo hacerlo con una lámina con muchos dibujos o podemos buscar cosas con ese sonido en el lugar que estemos (cocina, dormitorio, baño…).

4. Pensar con la frase Viene un barco cargado de…

Pensamos palabras que comiencen con el fonema elegido con anterioridad y que sepamos que el niño conoce.

5. Participar en el bingo de letras

Se confeccionan cartones divididos con letras y las mismas las colocamos en una bolsa que iremos sacando y nombrando los sonidos por turnos. El niño debe ir asociando a las letras correspondientes, tachando o poniendo fichas o porotos en el cartón.

6. Crear con letras móviles

Pueden ser imantadas, de goma eva, de cartón, de madera… Podemos buscar juguetes o fotos de miembros de la familia y escribir los nombres con las letras.

7. Montar un bingo de imágenes

Se entregan cartones con dibujos y se sacan letras de una bolsa. El niño debe identificar en su cartón de acuerdo a la letra que salga. Ej: G asociar al dibujo de gato.

8. Hacer carteles para objetos de la casa

Pueden hacer carteles para clasificar juguetes (bloques, muñecas, masas, pinturas), ropa (medias, remeras, pantalones). Pueden recortar cartulinas y escribirlos con fibras o tipearlos con el teclado de la computadora y luego imprimirlos.

9. Armar palabras moldeando con masa

Escribir diferentes palabras mientras jugamos con masa. Podemos hacer un perro con masa y debajo escribir su nombre.

10. Buscar las letras escondidas

En una bandeja con lentejas o polenta escondemos letras de madera o plásticas y el niño debe ir sacando y nombrando la letra correspondiente. Una vez que saca todas las letras debe formar una palabra.

11. Lanzar el dados de letras

Armamos seis dados con letras y formamos palabras con las letras que van saliendo. ¡¡¡El que forma más palabras gana!!!

12. Recuperar el juego del tutti fruti

El clásico juego de escribir palabras por categorías de acuerdo a la letra elegida.

13. Hacer la lista de compras del supermercado

Pensar que necesitamos en casa y volcarlo en un papel. Una forma, además, de que colaboren con las tareas de la casa.

14. Escribir carteles recordatorios para poner en casa

‘Apagar las luces’, ‘presionar el botón del baño’, ‘guardar la ropa que nos quitamos’ o ‘llevar la ropa al lavadero’. Aprender y educarles en las normas de la casa en un mismo juego, ¿no es genial!

15. Enviar mensajes por teléfono o emails

Escribir mensajes a familiares y amigos suele ser motivador y funcional, y de paso practican escritura.

16. Imprimir un calendario y escribir eventos importantes y recordatorios

Pueden agendar cumpleaños de familiares, tareas a cumplir, compras etc.

17. Redactar postales por fechas especiales

Pueden hacer creativas y coloridas postales para Pascuas, Navidad, aniversarios, cumpleaños y acompañarlas con mensajes escritos.

18. Inventar cómics

Hacer dibujos y agregarles viñetas inventando historietas divertidas.

19. Jugar al colegio

Los niños se convertirán en maestros en el juego y deben escribir en el pizarrón el día, las consignas a seguir o inventar actividades para sus alumnos, en este caso, sus hermanos o sus padres.

21. Escribir historias

Pueden hacerlas a partir de una imagen, una secuencia o una foto familiar. Si escoges esta última opción, puedes aprovechar para contarles a tus hijos historias de sus abuelos, de sus tíos, de sus primos…

22. Preparar recetas de cocina

Leer una receta y hacerla juntos. ¡Qué plan más delicioso!

23. Hacer manualidades originales

Escribir los materiales y pasos para realizar, por ejemplo, un sombrero pirata con cartulina.

24. Leer folletos y manual de instrucciones

Leer folletos con instrucciones para armar una figura con bloques o para jugar a un juego de mesa.

25. Organizar una búsqueda del tesoro

Escribir las pistas para la búsqueda del tesoro. También se pueden tipear en el ordenador y luego imprimir.

26. Jugar a la secretaria

Rellenar encuestas con información personal. Se pueden hacer fichas para completar desde la computadora o imprimir y completar en forma escrita.

27. Leer y descifrar adivinanzas

‘Tengo agujas y no sé cocer, tengo números y no sé leer, las horas te doy, ¿sabes quién soy?’. Las adivinanzas son un recurso fantástico para que los niños aumenten su vocabulario.

28. Leer y encontrar la palabra intrusa

La próxima vez que leas un cuento al niño, cambia un poco la historia e introduce un elemento que no pertenezca a esa historia. Por ejemplo, con ‘Los tres cerditos’ cambia al lobo por un gato. ¿Se dará cuenta?

29. Preparar una sopa de palabras muy original

Escribe en un folio distintas palabras, después colócalas en un bowl y armar frases con las mismas.

30. Justificar el absurdo

Leer una frase y decir si es real o no lo que dice. Por ejemplo: ‘Como hacía mucho calor fue a buscar un saco y una bufanda para ir a dar un paseo’. Aquí la imaginación para construir palabras y frases es muy importante.

31. Armar crucigramas y sopa de letras

Se pueden armar en diferentes niveles de complejidad y también hacer sopas de letras o crucigramas temáticas. ¡Son muy divertidos y entretenidos y toda la familia podemos participar!

Este contenido ha sido publicado originalmente por medicoplus.com y guiainfantil.com 

Recomendamos a la Comunidad Educativa Digital tener en cuenta que, el enlace y/o la carpeta en donde están alojados los libros, recursos y/o materiales, no es administrado por la Web del Maestro CMF, pueda ser que en cuestión de días (o según el tiempo transcurrido desde su publicación), los enlaces no funcionen y el material ya no se encuentre disponible. Gracias por su comprensión.

ENLACE DE LECTURA:

¡Comparte y así más docentes utilizarán estos recursos gratis! Muchas gracias.



LECTURA 1: SER UN BUEN PROFESOR. UNA MIRADA DESDE DENTRO





130 Compartidas
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



También le puede interesar: