Historias de profesores que consiguieron el respeto automático de sus estudiantes con sus acciones

Google News   | Grupo   | Grupo   | App   |  |   |

Todos tenemos nuestros profesores favoritos. Todos tenemos profesores a los que odiamos. Y luego, independientemente de nuestra propia postura, muchos de nosotros tenemos profesores a los que simplemente respetábamos, nos gustaran o no, no importaba. Los respetábamos por lo que hacían.
AskReddit ha respondido a esta misma pregunta no hace mucho: Los Redditors compartieron historias, ya reconfortantes o simplemente chungas, sobre las cosas que hacían los profesores y que hacían que los alumnos los respetaran.

En particular, el usuario u/ApacheAirCover pidió a la gente que compartiera sus historias de respeto a los profesores en un hilo de Reddit, ahora viral, que ha conseguido más de 57.000 votos positivos con más de 10.000 comentarios y 300 premios de Reddit.

Echa un vistazo a las mejores historias recogidas por el portal Bored Panda. Esperamos que sean de su agrado.

Más información: Reddit

Historia #1

Fue poca cosa pero nos dijo que ese día iba a estar de mal humor porque alguien le había robado la bicicleta. Tratarnos como personas era algo raro en esa escuela.

Historia #2

Una de mis profesoras de matemáticas del instituto tenía la política de que podías repetir cualquier examen tantas veces como fuera necesario. Sin penalizaciones. Y te ayudaba como tutor durante cualquier hora de estudio o antes o después de la escuela o durante el almuerzo.

Debe haber sido un gran dolor de cabeza en cuanto a tiempo para escribir nuevas pruebas y tutor y grado. Pero su postura era que ella estaba allí para enseñar. Y si no entendías lo suficiente para el examen, no ganabas nada por reprobar y seguir adelante. Pero si te importaba y querías aprender a hacerlo, entonces ella era responsable de apoyarte durante todo el camino.

Historia #3

Era una profesora, pero dijo que no iba a tener un libro de texto para la clase. Básicamente, no respetaba a los representantes de los libros de texto que trataban de adoptar el enfoque farmacéutico para obligar a los chicos a comprar un código de acceso de 170 dólares.

Respeto instantáneo. Sólo tenías que presentarte a las clases y ella te enseñaría lo que necesitabas saber.

Historia #4

Primer año de instituto, clase de inglés. Estábamos discutiendo una historia que habíamos leído. Un estudiante (llamémosle Carl) hizo una observación. El profesor se mostró despectivo y básicamente dijo que Carl estaba equivocado.

Al día siguiente, después de sentarnos, el profesor dijo: “Antes de empezar, estuve pensando en lo que Carl dijo ayer. Me equivoqué al descartarlo tan rápidamente. Volvamos a analizarlo”.

A continuación, repitió lo dicho por Carl e inició una conversación con toda la clase. Después de la conversación, se hizo evidente que el punto de Carl realmente carecía de base, pero me impresionó que el profesor reconociera públicamente su error y siguiera el camino que debía.

Historia #5

Le conté a mi profesor de inglés mi desafortunada experiencia en mi última escuela (gente estúpida que me trataba como si fuera una mi*rda) y se acercó a mí después de la clase y me dijo “oye, siento que te haya pasado eso. sabes que hay una frase en el idioma inglés que creo que deberías conocer, f*ck them”.

Historia #6

Tuve una profesora de estudios empresariales que solía ser una profesional de la salud mental. Así que conocía las señales cuando mi depresión era especialmente grave (por ejemplo, presentando el trabajo a las 3 de la mañana) y siempre se aseguraba de que había comido y me ofrecía café y, en general, hacía de su clase un espacio seguro para cualquiera. Sesstein, si estás leyendo esto, ¡eres increíble!

Historia #7

Mi profesor de ciencias de la escuela secundaria hizo una pausa en la clase para destrozar a un estudiante por intimidar a otro. Lo denunció en cuanto ocurrió, delante de todos, y el bravucón no volvió a acercarse a ese otro chico. Siempre lo recordaré.

Historia #8

Profesor de matemáticas: “No me importa si tienes buenas o malas notas, si te esfuerzas, me esforzaré más para que apruebes”.

Se esforzó por mí; aprobé…

Historia #9

Recuerdo que mi profesor de 5º grado hizo que cada alumno señalara con un círculo un libro del folleto de la feria del libro de Scholastic. Cuando llegaba el día de la feria, si no ibas a la biblioteca a comprar ese libro para ti, ella lo compraba con su propio dinero para asegurarse de que cada alumno se llevara un libro a casa. Yo no habría tenido ningún libro propio si no fuera por ella.

Historia #10

En lugar de gritar a mi ruidosa clase por no callarse antes de empezar la lección, mi profesor de historia decidió contar tranquilamente la historia de un elefante rosa que quería ser astronauta. Después de unos segundos, la gente empezó a callarse y a escuchar lo del elefante rosa. Cuando todo el mundo estaba callado y escuchando, se detuvo a mitad de la historia.

Por mucho que me hizo respetarlo… ¡POR QUÉ NO TERMINÓ LA HISTORIA DIOS MÍO! ¡ESE SUSPENSO!

Historia #11

Un profesor de matemáticas fue varias veces al hospital a visitar a un alumno que había resultado gravemente herido en un accidente.

El profesor ofrecía compañía, tutorías gratuitas y auténtico ánimo.

Historia #12

Tuve un profesor que dejó muy claro que si alguna vez concertábamos una cita y no nos presentábamos, nos quitaría 5 puntos de la nota final.

Intenté encontrarlo en horario de oficina y no estaba disponible. Le dije que me merecía 5 puntos más porque no estaba disponible cuando dijo que lo estaría y me los dio en aras de la equidad.

Historia #13

Tuve un profesor de educación física que organizaba torneos de baloncesto, voleibol, balonmano y fútbol, organizaba “juegos olímpicos” para los niños del barrio y nos enseñaba a bailar los fines de semana. Por su cuenta. Sólo para nosotros, los niños, porque vivíamos en un lugar alejado, sin muchas actividades y cosas que hacer. Era más que un simple profesor.

Historia #14

Nos contó un chiste sobre su nombre (antes de que pudiéramos) y nos permitió comer durante sus clases “porque los niños de su edad no pueden evitar tener hambre todo el tiempo”, siempre que lo hiciéramos en silencio. Un tipo estupendo. Toda su actitud hacía que todos prestáramos atención y diéramos lo mejor de nosotros mismos.

Historia #15

Tenía un director en una escuela nueva que aún no conocía porque el primer día de clase en mi nueva escuela secundaria era el funeral de mi padre. No tenía ni idea de cómo era yo, pero me buscó en los pasillos, que estaban muy llenos, y me dio un abrazo y sus condolencias. Nunca se sintió incómodo, sólo se preocupó por mí.

Pasó a la política local y se convirtió en nuestro alcalde. La única vez que he votado de verdad a la mejor persona para el puesto y no a la menos objetable.

Historia #16

En mi primer año de instituto, mi clase decidió gastar una simple broma a nuestro profesor de inglés, riéndose todos cuando se giraba hacia la pizarra, y dejando de hacerlo cada vez que se giraba hacia nosotros. Al cabo de unos minutos, abandonó el aula sin decir nada. Todos nos quedamos sentados, confusos, hasta que unos minutos después entra el subdirector y nos explica que hemos molestado mucho a nuestro profesor; nos hizo creer que habíamos metido la pata en serio…

Entonces entró nuestro profesor y se puso en plan “¡te pillé!”.

Ese desgraciado tuvo nuestro respeto desde entonces.

Historia #17

Tuve un profesor en la universidad que llegó 5 minutos tarde al comienzo de una clase de las 8 de la mañana y estaba claramente alterado. Empezó disculpándose por el retraso y explicando que acababa de hablar por teléfono con su hermana para decirle que su madre acababa de morir de cáncer. El resto de sus clases del día se habían cancelado, pero iba a intentar mantener la compostura para hacer la nuestra, ya que estábamos allí tan temprano. Respeté el hecho de que decidiera darnos la clase a la que habíamos acudido a pesar de estar en el shock inmediato del duelo por un ser querido y de ser lo suficientemente vulnerable como para decírnoslo.

Historia #18

Me mudé de casa durante el instituto. Fue estresante, por no decir otra cosa. Empecé a retrasarme en las tareas, me ausentaba durante días, me perdía los exámenes, etc.
Acabé explicando lo mínimo de mi situación a mi profesor de inglés, y su respuesta siempre se me quedó grabada.

“Sólo haz lo que puedas”.

Puede parecer poco, pero en ese momento, para un chico de dieciséis años que sentía que el simple hecho de vivir era una carga… lo era todo.

Historia #19

El director de mi banda – se reía con nosotros, nos hablaba como si fuéramos personas en lugar de simples estudiantes adolescentes. Y nos leía El poder del pensamiento positivo. Vio la necesidad de hacerlo; algunos de los chicos se aburrían como una ostra y pensaban que era una estupidez, pero algunos le hicimos caso. Personalmente, me encanta que haya reconocido un problema y haya actuado. Hace 30 años que dejé la escuela secundaria… y sigo en contacto con él. Es LA persona más influyente en mi vida que no está relacionada conmigo, y es porque eligió invertir y hacer más que el mínimo como profesor.

Historia #20

Una vez una profesora me dijo que no creía en las preguntas trampa. Los estudiantes se engañan a sí mismos lo suficiente como para que el profesor les ayude. Ella nunca hizo preguntas trampa.

Historia #21

Un profesor de inglés en el instituto me preguntó dónde estaban mis deberes. Respondí “Me olvidé de hacerlos” y dijo al resto de la clase “¿Por qué no pueden ser como este alumno? No se inventa ninguna excusa, simplemente me dice que no los ha hecho”

Historia #22

Cuando estaba en primer grado, mi madre me hizo uno de MUCHOS cortes de pelo realmente horribles. El primer día de vuelta al colegio los niños se metían conmigo de forma horrible. Tanto que salí corriendo y me escondí. El director me encontró y volvimos al aula y me pidió que esperara fuera un minuto mientras él hablaba con la clase. Luego me acompañó a su despacho y me compró una Coca-Cola.

Al día siguiente, a primera hora de la mañana, celebramos una asamblea con toda la escuela y él subió al escenario con la cabeza completamente afeitada y habló sobre el acoso escolar y cosas similares.

Unos veinte años más tarde se había jubilado y me lo encontré en el colegio local. Le di la mano y le dije:

– “Probablemente no te acuerdes de mí, pero…”

– “Sí me acuerdo”, interrumpió y dijo mi nombre y el evento.

El hombre era y es un héroe a mis ojos.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Panda Curioso en la siguiente dirección: boredpanda.es | Autor:



Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Prev
Pierre Lévy: Las capacidades en materia de lectura y comprensión, en matemáticas y en ciencia están en declive

Pierre Lévy: Las capacidades en materia de lectura y comprensión, en matemáticas y en ciencia están en declive

Next
Memoria de trabajo en el aula

Memoria de trabajo en el aula



También te puede interesar esto




error: Contenido protegido