Este docente comparte estrategias para saber con qué disposición llegan los estudiantes a clase todos los días

584 Compartidas
584
0
0
0
0

Google News | Grupo en | Grupo en | App | Videos | |


Para afrontar el proceso de enseñanza de la mejor forma, este profesor comparte estrategias para saber con qué disposición llegan los estudiantes a clase todos los días.
En esta píldora educativa, el profesor español Raúl Martínez comparte unas herramientas prácticas para medir el clima diario dentro del aula. De esta forma, dice él, se puede afrontar el proceso de enseñanza de la mejor forma. Raúl empieza diciendo que hay distintos tipos de roles dentro de cualquier proceso grupal (los que quieren divertirse, los que quieren hacer, los que quieren bloquear, entre otros) y adicional a esto hay un “ambiente”, el ambiente entendido como aquello que un alumno puede traer desde la casa: como una mala noche, una pelea con los hermanos, una discusión con sus padres etc.

Cuando estas cosas se suman, se genera un clima determinado, a veces negativo y es normal que el profesor se cuestione si ha hecho algo para contribuir a ese estado de clima emocional dentro de la clase. Por eso, dice él, es ideal ingeniar fórmulas para medir el clima y los estados de ánimo antes de empezar la clase. ¿Cómo?

El termómetro

Al llegar en la mañana y los alumnos encuentra una cartulina donde está su nombre. Adicional a esto encuentra stickers de tres colores diferentes: rojo, amarillo y verde. Los colores corresponden a las disposición con la que el alumno llega a la clase… es una especie de termómetro que permite al docente saber qué tipo de clima tendrá en el día para así definir cuál es la mejor formar de guiar el proceso educativo, adecuándolo a las necesidades de sus estudiantes. Raúl dice que esto también se puede hacer de manera anónima, de tal manera que los estudiantes solo seleccionen un color.

Escala móvil

Esto mismo se puede hacer con paneles movibles donde los estudiantes puedan escoger números del 1 al 10 y definir así  cómo se sienten en esa escala. La actividad se puede hacer también al final de la clase para poder determinar cómo la clase influyó en el estado de ánimo o disposición del estudiante.

Medición final entre pares

Al final del día los alumnos ponen un sticker a sus compañeros para indicar cómo se percibieron entre ellos a lo largo de la jornada, lo que le da una idea al profesor de cómo se dieron sus clases y qué tanto influyó en el clima del aula.

Atribución de roles entre pares

Los alumnos se clasifican según los roles que Raúl menciona al inicio: el rol del que quiere solo pasarla bien, el que quiere hacer y el que quiere bloquear. Sólo ellos lo definen y  su objetivo no debe ser punitivo (castigar o premiar), sino para que el alumno se de cuenta de cómo lo ven sus compañeros dentro del aula para así poder modificar aquello que el desee. Además para que algunos tengan la oportunidad de cambiar de roles basados en las apreciaciones de sus pares.

“Es nuestro trabajo conocer cómo llegan los estudiantes al aula”, dice el profesor.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Elige Educar (Chile) en la siguiente dirección: eligeeducar.cl | Camila Londoño



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



También le puede interesar:

Actividades para trabajar la empatía

Muchos estudiantes tienen dificultades para aprender en casa, pero los profesores pueden crear un espacio para escuchar sus…