Cristina De Stefano: Para María Montessori su gran enemigo era el paternalismo, el tratar al niño como si fuese imbécil

126 Compartidas
126
0
0
0
0

Google News | Grupo en | Grupo en | App | Videos |


Fue en el barrio dormitorio de san Lorenzo, ubicado en la zona sureste de Roma (Italia), entre los Muros Aurelianos y el Cementerio de Verano. uno de los más pobres, que pronto cayó en peligro de degradación, donde la recién licenciada en medicina María Montessori fundó su primera escuela. Sin embargo, hoy parece que su escuela es una paradoja, pues un método pensado para la inclusión, para ayudar a los niños con dificultad, se ha convertido en un método para niños y jóvenes de niveles económicos altos.  Sin embargo, vale la pena resaltar que en algunos “en países en vías de desarrollo se emplea el método montessori para ayudar por ejemplo a los niños que han vivido guerras. Sigue habiendo gente que continúa aplicando su método para ayudar a niños en dificultad”. cf MÉTODO MONTESSORI: LA PARADÓJICA VIDA DE MARIA MONTESSORI, LA CREADORA DE UN MÉTODO EDUCATIVO PARA NIÑOS DESFAVORECIDOS QUE TERMINÓ CONVERTIDO EN UN SISTEMA PARA RICOS 

El periódico digital “El Español”, de Pedro J. Ramírez, (28/08/2020), publica un artículo de la escritora Lorena G. Maldonado, jefa de la Sección Cultural, con una entrevista a la periodista italiana Cristina De Stefano (1967), autora de El niño es el maestro. Vida de María Montessori (Editorial Lumen), teniendo como fuente algunas cartas inéditas de Montessori y testimonios directos, que “revelan la poco conocida personalidad de una mujer tan carismática como polémica, cuyo método de enseñanza sigue siendo hoy, ciento cincuenta años después de su nacimiento, uno de los más innovadores y prestigiosos”. De Stefano ha dedicado cinco años a investigar la vida de una “influencer” en la pedagogía y educación; y opina que, si “Sigmund Freud descubrió el inconsciente, Albert Einstein la relatividad y María Montessori, al niño”.

María Montessori “además de una pedagoga revolucionaria, fue una rompedora de techos de cristal, una pionera del feminismo y una luchadora en favor de los desfavorecidos. Con 16 años, en el último cuarto del siglo XIX, asistió a una escuela técnica a la que solo iban chicos porque quería ser ingeniera y diez años después se convirtió en una de las tres primeras licenciadas en Medicina italianas. […] «Era un genio, y los genios raramente son fáciles. Era autoritaria, estaba convencida de que Dios le había confiado una misión, y era muy oportunista a la hora de buscar apoyos en cualquier parte». CUANDO EL NIÑO ES EL MAESTRO

Artículo recomendado: MARÍA MONTESSORI: UNA PELÍCULA QUE TODO EDUCADOR Y ESTUDIANTE DE EDUCACIÓN TENDRÍA QUE VER

Nos permitimos, por motivos únicamente educativos y de formación permanente, compartir fragmentos de la entrevista de Lorena G. Maldonado a Cristina De Stefano, sugiriéndoles leer la publicación completa en el enlace que indicamos hacia el final de este artículo. Indicamos que los resaltados en negritas y las letras cursivas son nuestros.

LORENA G. MALDONADO: … si cuestionaba tan profundamente la figura de autoridad, ¿podemos decir que Montessori era anarquista?

CRISTINA DE STEFANO: “Es una pregunta eterna: Montessori y la libertad. […] Ella creía en la libertad como algo que nace desde dentro del niño, no algo que se pueda imponer desde el exterior. Su visión de la libertad no era ‘dejemos que los niños hagan lo que les dé la gana’: era libertaria dentro de una organización muy clara y precisa. “Era ordenada, muy científica. Había demostrado que cuando el niño se encontraba dentro de una serie de condiciones se convertía en alguien libremente ordenado o libremente tranquilo. […] Para ella, la educación era una manera de “mirar al niño”. Ella invitaba a los profesores a observar al niño. Eso requiere un gran trabajo por parte del maestro, por eso es tan difícil que se implemente completamente en la escuela su método. Requiere de observación científica, casi de psicoanálisis. Cada niño tiene su manera de estar en clase”.

LORENA G. MALDONADO: ¿Eso quiere decir que sólo se puede aplicar su trabajo en grupos reducidos? Justo una de las grandes problemáticas que aparecen ahora con la educación en la era de la Covid-19.

CRISTINA DE STEFANO: “Paradójicamente, no hacen falta clases reducidas. Si tienes un profesor Montessori, puedes tener cincuenta niños solos con un adulto que no intervenga mucho. La clase Montessori puede ser numerosa si se trabaja bien y desde el principio de la educación del crío. Yo lo he visto. Otra de las reglas Montessori, por ejemplo, es que se usa un solo ejemplar para toda la clase, hay muy poco material didáctico, porque ella quería que los niños aprendieran a esperar para utilizar el material. Por tanto, aplicar el método puede ser muy barato. No es nada exclusivo ni de las élites, o no debe serlo. […] Una cosa más: las clases podían ser de distintas edades, […] como en las familias”.

LORENA G. MALDONADO: ¿Cree que hoy Montessori estaría a favor de la educación no presencial, en este contexto de pandemia? ¿Se puede enseñar a distancia?

CRISTINA DE STEFANO: “Según todo lo que he leído y estudiado sobre ella, es cierto que su método era muy práctico, se valoraba la interacción, pero, a la vez, y esto es lo crucial, una educación Montessori aplicada desde el principio sería muy útil en estos tiempos, porque educa a niños muy activos que saben ser autónomos y trabajar por su cuenta. Claro que la didáctica a distancia es un desastre, es una complicación para una escuela normal, pero la Montessori cría niños que saben utilizar su material, que saben ejercer su libertad con responsabilidad. Un niño así puede estudiar en su casa y aprender a mucha más velocidad que un alumno que ha trabajado de una forma mucho más pasiva, más centrada en las órdenes del profesor”.

LORENA G. MALDONADO: ¿Qué más recomendaría ella hoy?

CRISTINA DE STEFANO: “Esta crisis ha demostrado que la escuela no está entre las prioridades de los Gobiernos: se piensa antes en abrir las discotecas que en estudiar las posibilidades de un colegio. Yo espero que esta crisis ayude a transformar de manera positiva las escuelas. […] llevar a los niños fuera de clase, de enseñarles la naturaleza, porque tenerlos encerrados es un crimen. Hay que repensar los espacios de la escuela: eso sería lo deseable para Montessori hoy. Las escuelas no deben ser lugares donde aparcar a los niños mientras los padres están en la oficina”.

Artículo relacionado: CONSEJOS DE MARÍA MONTESSORI A LOS PADRES DE FAMILIA

LORENA G. MALDONADO: ¿Qué responsabilidad le otorgaría Montessori a los padres hoy, que se habla tanto de la conciliación y de la posibilidad de que ellos tengan que encargarse de ellos también en el horario lectivo -especialmente si hay confinamiento-?

CRISTINA DE STEFANO: “Desde el principio, en las escuelas Montessori se involucra mucho a los padres. […] en 1900 obviamente no se hacía, aunque ahora nos parezca más normal. Ella inculcó eso de que los padres llevasen a los niños al colegio, de que hablasen con los profesores… pero a la vez Montessori es una gran crítica de la familia, porque piensa que puede ser muy opresiva; que puede proyectar encima del niño sus frustraciones y sus ambiciones propias. […] Ella creía en una posición contenida del adulto frente al niño. Creía en el niño socializado con el mundo, con unos y otros, con niños y adultos, no bajo el yugo de ninguna gran autoridad”.

El diálogo completo lo encuentra en este enlace: EL MÉTODO DE LA REVOLUCIONARIA MONTESSORI YA LO PREDIJO: ASÍ SERÍA SU VUELTA AL COLE TRAS LA COVID

Para De Stefano, el lado espiritual de María Montessori, la lleva a creer en “el milagro, en lo invisible, en el poder de la belleza”; y a considerar que “no hay criatura más naturalmente espiritual que el niño, que por instinto sabe escuchar su voz interior, sabe maravillarse en cada momento, sabe vivir perfectamente el presente. Obviamente estoy hablando del niño en sus inicios, antes de que la sociedad de adultos -partiendo de esa pequeña sociedad que es la familia- lo deforme”. Les recomendamos esta otra entrevista: SI PONEMOS AL NIÑO REALMENTE EN EL CENTRO, COMO PEDÍA MARÍA MONTESSORI, TODO CAMBIA PARA SIEMPRE”

“Cada vez hay más escuelas públicas que adoptan el sistema Montessori. Aquellos que argumentan que los costos son altos a menudo ocultan su falta de voluntad para cambiar radicalmente la escuela” (C. de Stefano, El País, 24/09/2020).

REDACCIÓN WEB DEL MAESTRO CMF



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



También le puede interesar: