Cómo motivar a los estudiantes a que no apaguen sus cámaras en una sesión de aprendizaje virtual

       


Esta profesora de Estados Unidos cuenta cómo ella ha trabajado para motivar a los estudiantes a prender sus cámaras en las clases en modalidad virtual, debido a la contingencia de la pandemia.
“Si bien es muy valioso poder ver las caras de los estudiantes durante las clases en línea, no podemos obligarlos a encender sus cámaras o estar frente a ellas. Al igual que durante la enseñanza en persona, no podemos obligar a los estudiantes que no están motivados, a levantar sus cabezas o quitarse los sombreros o sudaderas con capucha que oscurecen sus rostros”, escribe Liz Byron Loya en Edutopia.

Liz es profesora de Artes Visuales en varias escuelas públicas de Boston y es una de las tantas docentes a las que les ha tocado el reto de transformar sus clases ante la situación de pandemia, por el Covid-19. Para Liz, uno de los focos de los procesos más importantes en los procesos de aprendizajes, está en los aspectos emocionales; algo muy difícil de conseguir con las clases en línea.

“Por eso, considero que para crear estrategias de aprendizaje social y emocional en este contexto, es importante impulsar la motivación necesaria para que quieran encender las cámaras y así poder reconocer sus emociones”.

Lo principal para lograr que quieran encender sus cámaras, es que conecten desde lo emocional

Para Liz, lo clave es poder construir relaciones de forma individual. “Los estudiantes que saben que están seguros y que su comunidad los cuida, se sentirán más cómodos con sus cámaras encendidas”.

Para lograrlo, la profesora estadounidense entrega estos tips:

  1. Realizar varias encuestas a los estudiantes sobre distintos temas: esta instancia los disuade de usar cámaras y los hacer sentirse cómodos, porque hay interés en escuchar sus opiniones.
  2. Indagar en las barreras que tiene cada estudiante para el uso de la cámara.
  3. Realizar juegos, que inviten a mostrar objetos frente a la cámara. Por ejemplo: pedirles que tienen una cantidad de tiempo para buscar un objeto amarillo que deben mostrar en cámara.
  4. Crear un sistema de señalización para votar o comunicarse. Invitar a que hagan votaciones con pulgares hacia arriba o hacia abajo, cuando comprenden o no un contenido, entre otras opciones.
  5. Lo más importante: siempre hay que ser empático. Contarle a los estudiantes las veces que como docente no has querido estar frente a la cámara del computador, puede ser una pequeña acción de empatía que los puede motivar.

Algunos tips para alentar el uso de la cámara en herramientas como Zoom

“Admita a los estudiantes en la clase uno por uno. Inicie la sesión cinco minutos antes y habilite la sala de espera. A medida que lleguen los estudiantes, admítalos y salúdelos individualmente y consulte con ellos sobre el uso de la cámara. Es posible que pueda conversar con solo unos pocos estudiantes antes de tener que ‘admitir a todos’, pero aquellos que lleguen temprano y tengan sus cámaras encendidas se sentirán más cómodos al estar en un grupo pequeño para comenzar“, explica la profesora.

También comenta que en Zoom puede marcar la opción de”Solicitar iniciar video”. Antes, es recomendable hablar con el/la estudiante por chat privado, para animarlo/a a usar la cámara y saber si tendría algún problema.

Otra opción que da Zoom es usar los fondos virtuales. Muchas veces, puede pasar que el/la estudiante no se siente cómodo con su fondo hogareño, pero con las divertidas imágenes que se pueden encontrar para cambiar el escenario, todo puede transformarse. Con ese cambio simple, la experiencia puede ser mucho más entretenida.

Hay otros detalles a considerar con el uso de la cámara en las clases en línea

“Es importante tener en cuenta los horarios de tu clase y así, saber cuándo está bien tener la cámara apagada y cuándo es mejor tenerla encendida. También, es necesario discutir las políticas de cámaras opcionales y tener rutinas de cámaras con ellos. Así pueden saber cuándo es realmente necesaria la cámara y cuando no”, escribe Liz.

Entre las instrucciones iniciales que se entregan a los estudiantes, puede resultar beneficioso explicarles que tener las cámaras encendidas puede beneficiar sus procesos de aprendizaje o explicarle que para el objetivo de cierta rúbrica, es clave poderles ver los rostros.

Para poderlos conocer y que se sientan en confianza con el uso de la cámara, la profesora señala que puede ser de mucha utilidad pedirles que graben video hablando a la cámara, como parte de la entrega de alguna actividad.

“Si los estudiantes necesitan demostrar visiblemente una habilidad, permítales hacer un video grabado. Si bien toda la clase no lo verá, es una buena forma de evaluar al alumno/a y aumentar su comodidad al estar frente a la cámara”.

Un último consejo que entrega Liz, es que también es importante considerar que sus estudiantes quizá conozcan otras alternativas para trabajar los videos y compartir visualmente sus trabajos. Por ejemplo, gracias a la conversación con alumnos/a, algunos docentes han descubierto o indagado en cómo usar redes sociales como TikTok, YouTube e Instagram con finalidades educativas.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Elige Educar (Chile) en la siguiente dirección: eligeeducar.cl | Escrito por: Lorena Tasca



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



También le puede interesar:

Cómo cambiar de fondo en Google Meet

Google ha logrado situar a Google Meet, su plataforma de videoconferencias, como una de las preferidas por los usuarios,…