99 frases del Papa Francisco sobre la sabiduría de la vejez y el descarte de los ancianos

26 Compartidas
26
0
0
0
0

Google News | Grupo en | Grupo en | App | Videos | |


Con ocasión del Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, instituida por Asamblea General de las Naciones Unidas en el año 2006, como una necesaria reflexión social, que debe comenzar en las familias y las escuelas, con el fin de lograr que cada día más personas mayores tengan derecho a una vida digna, libre de toda forma de abuso, que pueda poner en peligro su salud y bienestar, y considerando que  la ancianidad no es un tiempo inútil en el que nuestros adultos mayores se hacen a un lado, abandonando los remos en la barca, sino que es una estación para seguir dando frutos” (cf Papa Francisco); hemos elaborado esta publicación, que ojalá sea útil los educadores que crean conveniente escuchar y reflexionar este tema desde el magisterio del Papa Francisco.

Las frases compartidas han sido extraídas de las audiencias generales sobre la vejez, pronunciadas por el Papa Francisco entre el 23 de febrero y el 08 de junio (Santa Sede), con un especial llamado a la sociedad para que sepamos acercarnos a los ancianos con respeto, descubrir su especial dignidad y sepamos que son una fuente de sabiduría a la cual recurrir.

EL RESPETO A LOS ANCIANOS (01´ 39”)

El cuidado de los ancianos es un desafío para nuestra cultura en que los abuelos tienen derecho a soñar, y para que la humanidad no pierda “la memoria de la que son portadores los mayores, porque somos hijos de esa historia, y sin raíces nos marchitaremos. Ellos nos han custodiado a lo largo de las etapas de nuestro crecimiento, ahora nos toca a nosotros custodiar su vida, aligerar sus dificultades, estar atentos a sus necesidades, crear las condiciones para que se les faciliten sus tareas diarias y no se sientan solos” (Papa Francisco 25/07/2021).

  1. Los ancianos: “nunca hemos sido tan numerosos en la historia humana”.
  1. “El riesgo de ser descartados [los ancianos] es aún más frecuente: nunca tan numerosos como ahora, nunca el riesgo como ahora de ser descartados”.
  1. “Los ancianos son vistos a menudo como «un peso»”.
  1. “En la dramática primera fase de la pandemia fueron ellos [los ancianos] los que pagaron el precio más alto. Ya eran la parte más débil y descuidada: no los mirábamos demasiado en vida, ni siquiera los vimos morir”.
  1. “Nos preguntamos: ¿hay amistad, hay alianza entre las diferentes edades de la vida o prevalecen la separación y el descarte?”
  1. “La cultura dominante tiene como modelo único el joven-adulto, es decir un individuo hecho a sí mismo que permanece siempre joven”.
  1. “La exaltación de la juventud como única edad digna de encarnar el ideal humano, unida al desprecio de la vejez vista como fragilidad, como degradación o discapacidad, ha sido el icono dominante de los totalitarismos del siglo XX. ¿Hemos olvidado esto?”
  1. “¿Quizá los ancianos deben pedir perdón por su obstinación a sobrevivir a costa de los demás? ¿O pueden ser honrados por los dones que llevan al sentido de la vida de todos?”
  1. “En las culturas llamadas “desarrolladas”— la vejez tiene poca incidencia. ¿Por qué? Porque es considerada una edad que no tiene contenidos especiales que ofrecer, ni significados propios que vivir. Además, hay una falta de estímulo por parte de la gente para buscarlos, y falta la educación de la comunidad para reconocerlos”.
  1. Para algunos planes sociales “el anciano, la anciana son material de descarte: en esta cultura del descarte, los ancianos entran como material de descarte”.
  1. “La juventud es hermosa, pero la eterna juventud es una alucinación muy peligrosa”.
  1. “Ser ancianos es tan importante —y hermoso— como ser jóvenes”.
  1. “Cuando los ancianos comunican sus sueños, los jóvenes ven bien lo que deben hacer”.
  1. “A los jóvenes que ya no interrogan los sueños de los ancianos, metiéndose de cabeza en visiones que no van más allá de sus narices, les costará llevar su presente y soportar su futuro”.
  1. “Si los abuelos se repliegan en sus melancolías, los jóvenes se encorvarán aún más en su smartphone. La pantalla puede incluso permanecer encendida, pero la vida se apaga antes de tiempo”.
  1. “Los ancianos tienen recursos de vida ya vivida a los cuales pueden recurrir en todo momento. […] Ante los sueños de los ancianos, ¿qué harán los jóvenes?”
  1. “La sabiduría del largo camino que acompaña la vejez a su despedida debe ser vivida como un don del sentido de la vida, no consumida como inercia de su supervivencia”.
  1. “La vejez, si no es restituida a la dignidad de una vida humanamente digna, está destinada a cerrarse en un abatimiento que quita amor a todos”.
  1. “La vejez es un don para todas las edades de la vida. Es un don de madurez, de sabiduría”.
  1. “La Palabra de Dios nos ayudará a discernir el sentido y el valor de la vejez”.
  1. “Lo importante no es solo que el anciano ocupe el lugar de sabiduría que tiene, de historia vivida en la sociedad, sino también que haya un coloquio, que hable con los jóvenes”.
  1. “Los jóvenes deben hablar con los ancianos, y los ancianos con los jóvenes. Y este puente será la transmisión de la sabiduría en la humanidad”.
  1. “Todo lo hermoso que tiene una sociedad está en relación con las raíces de los ancianos”.
  1. “El anciano no es un material de descarte: es una bendición para la sociedad”. (23/02/2022)
  1. “La vejez, ciertamente, impone ritmos más lentos: pero no son solo tiempos de inercia. La medida de estos ritmos abre, para todos, espacios de sentido de la vida desconocidos para la obsesión de la velocidad. Perder el contacto con los ritmos lentos de la vejez cierra estos espacios para todos”.
  1. “Un joven que no está vinculado a sus raíces, que son los abuelos, no recibe la fuerza —como el árbol tiene la fuerza de las raíces— y crece mal, crece enfermo, crece sin referencias. Por eso es necesario buscar, como una exigencia humana, el diálogo entre las generaciones”.
  1. “La ciudad moderna tiende a ser hostil con los ancianos (y no por casualidad también lo es con los niños)”.
  1. “Esta sociedad que tiene este espíritu del descarte y descarta tantos niños no queridos, descarta a los ancianos: los descarta, no sirven y los pone en una residencia para ancianos, ingresados…”.
  1. “Cuando tú vuelves a casa y está el abuelo o la abuela que quizá no razona bien o, no sé, ha perdido un poco la capacidad de hablar, y tú estás con él o con ella, tú «pierdes tiempo», pero este «perder tiempo» fortalece la familia humana. Es necesario gastar tiempo —un tiempo que no es rentable— con los niños y con los ancianos, porque ellos nos dan otra capacidad de ver la vida”.
  1. “Los ritmos de la vejez son un recurso indispensable para captar el sentido de la vida marcada por el tiempo. Los ancianos tienen sus ritmos, pero son ritmos que nos ayudan”.
  1. “Una sociedad donde los ancianos no hablan con los jóvenes, los jóvenes no hablan con los ancianos, los adultos no hablan con los ancianos ni con los jóvenes, es una sociedad estéril, sin futuro, una sociedad que no mira al horizonte, sino que se mira a sí misma. Y se queda sola”. (02/03/2022).
  1. “La vejez está en condiciones de captar el engaño de [la] normalización de una vida obsesionada por el disfrute y vacía de interioridad: vida sin pensamiento, sin sacrificio, sin interioridad, sin belleza, sin verdad, sin justicia, sin amor: esto es todo corrupción”.
  1. “La sensibilidad especial de nosotros ancianos, de la edad anciana por las atenciones, los pensamientos y los afectos que nos hacen más humanos, debería volver a ser una vocación para muchos”.
  1. “La sabiduría de los ancianos es muy necesaria, hoy, para ir contra la corrupción. Las nuevas generaciones esperan de nosotros los mayores, de nosotros ancianos una palabra que sea profecía, que abra las puertas a nuevas perspectivas fuera de este mundo despreocupado de la corrupción, de la costumbre de las cosas corruptas”.
  1. “Hay algo feo, cuando los ancianos no han madurado y se vuelven mayores con las mismas costumbres corruptas de los jóvenes”.
  1. “Nosotros ancianos debemos cuidar de los jóvenes, de los niños que están en peligro. […] no olvidemos que tenemos la posibilidad de la sabiduría, de decir a los otros: «Mira, este camino de corrupción no lleva a nada». Nosotros debemos ser como el buen vino que al final envejecido puede dar un mensaje bueno y no malo”.
  1. Los ancianos “tienen la responsabilidad de denunciar la corrupción humana en la que se vive y en la que va adelante este modo de vivir de relativismo, totalmente relativo, como si todo fuera lícito”.
  1. “El mundo lo necesita, necesita jóvenes fuertes, que vayan adelante, y ancianos sabios”. (16/03/2022).
  1. “Los ancianos ven la historia y transmiten la historia. Una vejez a la cual le es concedida esta lucidez es un don valioso para la próxima generación”.
  1. “Esta civilización nueva tiene la idea de que los ancianos son material de descarte, los ancianos deben ser descartados. ¡Esto es una brutalidad! No, no es así”.
  1. “Un anciano que ha vivido mucho, y obtiene el don de un lúcido y apasionado testimonio de su historia, es una bendición insustituible. ¿Somos capaces de reconocer y de honrar este don de los ancianos? […] Y esto no se aprende ni en los libros ni de otra manera, se aprende así, transmitiéndola de abuelos a nietos. Y esto es insustituible”.
  1. Los ancianos “son la memoria viva de un pueblo y los jóvenes y los niños deben escuchar a los abuelos”.
  1. “Ser leal es contar la historia como es, y solamente la puede contar bien quien la ha vivido. Por esto es muy importante escuchar a los ancianos, escuchar a los abuelos, es importante que los niños hablen con ellos”.
  1. “Es muy importante el diálogo en una familia, el diálogo de los niños con los abuelos que son aquellos que tienen la sabiduría de la fe”. (23/03/2022)
  1. “La vejez debilita, de una manera u otra, la sensibilidad del cuerpo: uno es más ciego, otro más sordo… Sin embargo, una vejez que se ha ejercitado en la espera de la visita de Dios no perderá su paso: es más, estará también más preparada a acogerla, tendrá más sensibilidad para acoger al Señor cuando pasa”.
  1. “Hoy más que nunca necesitamos esto: necesitamos una vejez dotada de sentidos espirituales vivos y capaz de reconocer los signos de Dios, es más, el Signo de Dios”.
  1. La anestesia de los sentidos espirituales —y esto es feo— la anestesia de los sentidos espirituales, en la excitación y en el entumecimiento de los corporales, es un síndrome generalizado en una sociedad que cultiva la ilusión de la eterna juventud, y su rasgo más peligroso está en el hecho de que esta es mayoritariamente inconsciente”.
  1. “Es muy importante ir donde los ancianos, es muy importante escucharlos. Es muy importante hablar con ellos, porque tiene lugar este intercambio de civilización, este intercambio de madurez entre jóvenes y ancianos. Y así, nuestra civilización va hacia delante de forma madura”.
  1. “La vejez que ha cultivado la sensibilidad del alma apaga toda envidia entre las generaciones, todo resentimiento, …”.
  2. “La sensibilidad espiritual de la edad anciana es capaz de abatir la competición y el conflicto entre las generaciones de forma creíble y definitiva”. (30/03/2022)
LA VIOLENCIA CONTRA LOS ANCIANOS ES INHUMANA (04´ 28”)

  1. “Las experiencias de nuestra fragilidad, frente a las situaciones dramáticas —a veces trágicas— de la vida, pueden suceder en todo tiempo de la existencia. Sin embargo, en la edad anciana estas pueden suscitar menos impresión e inducir en los otros una especie de hábito, incluso de molestia”.
  2. “El camino de honrar a las personas que nos han precedido empieza aquí: honrar a los ancianos”.
  3. Honor es una buena palabra para enmarcar este ámbito de restitución del amor que concierne a la edad anciana”.
  4. “Hoy hemos descubierto el término «dignidad», para indicar el valor del respeto y del cuidado de la vida de todos. Dignidad, aquí, equivale sustancialmente al honor: honrar al padre y a la madre, honrar a los ancianos y reconocer la dignidad que tienen”.
  5. “Muchas veces pensamos que los ancianos son el descarte o los ponemos nosotros en el descarte; se desprecia a los ancianos y se descartan de la vida, dejándoles de lado”.
  6. El “desprecio, que deshonra al anciano, en realidad nos deshonra a todos nosotros. Si yo deshonro al anciano me deshonro a mí mismo”.
  7. “Me permito aconsejar a los padres: por favor, acerquen a los hijos, a los niños, a los hijos jóvenes a los ancianos, acercarles siempre. Y cuando el anciano está enfermo, un poco fuera de sí, acercarles siempre: que sepan que esta es nuestra carne, que esto es lo que ha hecho que nosotros estemos aquí ahora. Por favor, no alejar a los ancianos”.
  8. “Pensar que los ancianos son material de descarte, … es un pecado grave”.
  9. “Custodien a los ancianos. Y si pierden la cabeza, custódienlos también porque son la presencia de la historia, la presencia de mi familia, y gracias a ellos yo estoy aquí, lo podemos decir todos”.
  10. “Custodiar a los ancianos, no es una cuestión de cosméticos ni de cirugía plástica, no. Más bien es una cuestión de honor, que debe transformar la educación de los jóvenes respecto a la vida y a sus fases”. (20/04/2022)
  11. “Por favor, que los jóvenes hablen con los abuelos, que los jóvenes hablen con los ancianos, que los ancianos hablen con los jóvenes. Este puente debemos restablecerlo fuerte, hay ahí una corriente de salvación, de felicidad”. (27/04/2022)
  12. No cambiaremos la fe por unos cuantos días tranquilos, [demostremos] con mucha humildad y firmeza, precisamente en nuestra vejez, que creer no es algo “de viejos”, sino que es algo de vida”.
  13. “Miremos, por favor, a los jóvenes. Ellos nos miran, no olvidemos esto. […] y nuestra coherencia puede abriles un camino de vida bellísimo. Sin embargo, una eventual hipocresía hará mucho mal”. (04/05/2022)
  14. “Hay un compromiso, gozoso y cansado, de cuidar a los nietos, y hoy los abuelos tienen un rol muy grande en la familia para ayudar a crecer a los nietos”.
  15. “Para los abuelos, una parte importante de su vocación es sostener a los hijos en la educación de los niños. Los pequeños aprenden la fuerza de la ternura y el respeto por la fragilidad: lecciones insustituibles, que con los abuelos son más fáciles de impartir y de recibir”.
  16. “Los abuelos, por su parte, aprenden que la ternura y la fragilidad no son solo signos de la decadencia: para los jóvenes, son pasajes que hacen humano el futuro”.
  17. “Cuando se piensa en la herencia, a veces pensamos en los bienes, y no en el bien que se ha hecho en la vejez y que ha sido sembrado, ese bien que es la mejor herencia que nosotros podemos dejar”.
  18. “Como ancianos, se pierde un poco la vista, pero la mirada interior se hace más penetrante: se ve con el corazón. Uno se vuelve capaz de ver cosas que antes se le escapaban. Los ancianos saben mirar y saben ver…”.
  19. El Señor no encomienda sus talentos solo a los jóvenes y a los fuertes; tiene para todos, a medida de cada uno, también para los ancianos”.
  20. “La vida de nuestras comunidades debe saber disfrutar de los talentos y de los carismas de tantos ancianos, que para el registro están ya jubilados, pero que son una riqueza que hay que valorar”.
  21. “Y así yo quisiera que fueran nuestras abuelas [como Ruth]. Todas así: valientes, sabias y que nos dejen la herencia no del dinero, sino la herencia de la sabiduría, sembrada en sus nietos”. (11/05/2022)
  22. “Miremos a los ancianos, miremos a los viejos, las viejas, las viejitas; mirémoslos con amor, miremos su experiencia personal. Ellos han sufrido mucho en la vida, han aprendido mucho en la vida, han pasado muchas, pero al final tienen esta paz, una paz —yo diría— casi mística, es decir la paz del encuentro con Dios, …”. (18/05/2022)
  23. “La vejez hace casi inevitable este encuentro con el desencanto. El desencanto, en la vejez, viene”.
  24. La resistencia de la vejez a los efectos desmoralizantes de este desencanto es decisiva: si los ancianos, que ya han visto de todo, conservan intacta su pasión por la justicia, entonces hay esperanza para el amor, y también para la fe”.
  25. La «acedia» […] es una de las tentaciones de todos, también de los ancianos, es de todos. No es simplemente pereza: no, es más. No es simplemente depresión: no. Más bien, la acedia es la rendición al conocimiento del mundo sin más pasión por la justicia y la acción consecuente”.
  26. “¡Los ancianos llenos de sabiduría y humor hacen mucho bien a los jóvenes! Los salvan de la tentación de un conocimiento del mundo triste y sin sabiduría de la vida”. (25/05/2022)
  27. “En esta sociedad del descarte, esta cultura del descarte, los ancianos son dejados de lado y sufren […] no faltan quienes se aprovechan de la edad del anciano, para engañarlo, para intimidarlo de mil maneras. […] son engañados sin escrúpulos para apoderarse de sus ahorros; o que quedan desprotegidos o abandonados sin cuidados; u ofendidos por formas de desprecio e intimidadas para que renuncien a sus derechos”.
  28. “Los ancianos descartados, abandonados en las residencias, sin que los hijos vayan a visitarles o si van, van pocas veces al año. El anciano puesto en el rincón de la existencia”.
  29. “Toda la sociedad debe apresurarse a atender a sus ancianos — ¡son el tesoro! — cada vez más numerosos, y a menudo también más abandonados”.
  30. “Cuando oímos hablar de ancianos que son despojados de su autonomía, de su seguridad, incluso de su hogar, entendemos que la ambivalencia de la sociedad actual en relación con la edad anciana no es un problema de emergencias puntuales, sino un rasgo de esa cultura del descarte que envenena el mundo en el que vivimos”.
  31. “La vejez no solo pierde su dignidad, sino que se pone en duda incluso que merezca continuar. Así, todos estamos tentados de esconder nuestra propia vulnerabilidad, esconder nuestra enfermedad, nuestra edad y nuestra vejez, porque tememos que sean la antesala de nuestra pérdida de dignidad”.
  32. “¿Por qué la civilización moderna, tan avanzada y eficiente, se siente tan incómoda con la enfermedad y la vejez, esconde la enfermedad, esconde la vejez?”.
  33. “¿Y por qué la política, que se muestra tan comprometida con definir los límites de una supervivencia digna, al mismo tiempo es insensible a la dignidad de una convivencia afectuosa con los ancianos y los enfermos?”
  34. “Los ancianos, por su debilidad, pueden enseñar a los que viven otras edades de la vida que todos necesitamos abandonarnos en el Señor, invocar su ayuda”.
  35. “En este sentido, todos debemos aprender de la vejez: sí, hay un don en ser anciano entendido como abandonarse al cuidado de los demás, empezando por Dios mismo”.
  36. “No esconder la vejez, no esconder las fragilidades de la vejez. Esta es una enseñanza para todos nosotros”.
  37. La marginación de los ancianos tanto conceptual como práctica corrompe todas las etapas de la vida, no sólo la de la ancianidad”.
  38. “Recuerda que también tú serás anciano o anciana. La vejez viene para todos”.
  39. Los ancianos “son la memoria de la familia, la memoria de la humanidad, la memoria del país. [Debemos] custodiar los ancianos que son sabiduría”. (01/06/2022)
  40. “Nuestra época y nuestra cultura, que muestran una preocupante tendencia a considerar el nacimiento de un hijo como una simple cuestión de producción y de reproducción biológica del ser humano, cultivan el mito de la eterna juventud como la obsesión —desesperada— de una carne incorruptible”.
  41. Confundir el bienestar con la alimentación del mito de la eterna juventud. Se hace mucho para tener de nuevo siempre esta juventud: muchos maquillajes, muchas operaciones quirúrgicas para parecer más jóvenes”.
  42. Las arrugas son un símbolo de la experiencia, un símbolo de la vida, un símbolo de la madurez, un símbolo de haber hecho un camino”.
  43. “La vejez es la condición, concedida a muchos de nosotros, en la cual el milagro de este nacimiento de lo alto puede ser asimilado íntimamente y hecho creíble para la comunidad humana: no comunica nostalgia del nacimiento en el tiempo, sino amor por el destino final”.
  44. “El viejo camina hacia adelante, el viejo camina hacia el destino, hacia el cielo de Dios, el viejo camina con su sabiduría vivida durante la vida”.
  45. “La vejez, pues, es un tiempo especial para librar el futuro de la ilusión tecnocrática de una supervivencia biológica y robótica, …”.
  46. “Observen a un abuelo o una abuela cómo miran a los nietos, cómo acarician a los nietos: esa ternura, libre de toda prueba humana, que ha vencido las pruebas humanas y es capaz de dar gratuitamente el amor, la cercanía amorosa del uno por los otros”.
  47. “Los ancianos son los mensajeros del futuro, los ancianos son los mensajeros de la ternura, los ancianos son los mensajeros de la sabiduría de una vida vivida”. (08/06/2022)
  48. “Cuiden la familia. Cuiden la naturaleza. Cuiden a los niños. Cuiden a los viejos”.
  49. “Hay una eutanasia escondida; es decir, no se cuida a los ancianos. Pero también hay una eutanasia cultural: no se les deja hablar ni actuar”. (15/03/2013)

Esperamos que estos 99 pensamientos se completen con el 100 que cada uno quiera agregar o quizá fruto del diálogo con sus estudiantes y padres de familia. Una mayor conciencia del valor de nuestros adultos mayores nos permitirá ser capaces de respetar sus derechos humanos que son tan incondicionales como los nuestros. Ha llegado la oportunidad de revisar, fortalecer y reavivar nuestro aprecio por aquellos que han avanzado en años, y a los cuales les debemos la sociedad en la vivimos hoy. “Una civilización moderna solo puede merecer tal nombre si conserva la tradición de honrar, respetar y proteger a los ancianos de la sociedad” (Ban Ki-moon).

Recordemos que todos podemos llegar a envejecer, y ese proceso “es como escalar una gran montaña: mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre, la vista más amplia y serena” (Ingmar Bergman) y que “una bella ancianidad es, ordinariamente, la recompensa de una bella vida” (Pitágoras), porque a veces en el silencio de la noche, todos los recuerdos nos son devueltos con la plenitud de una canción de infancia, pues “en la soledad, nadie escapa a los recuerdos“ (Antoine de Saint-Exupéry).

REDACCIÓN WEB DEL MASTRO CMF



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *