CADA UNO TIENE ALGO QUE LE GUSTA MÁS, QUE ES PARA LO QUE NACIÓ, SU TALENTO, SU VOCACIÓN

102 Compartidas
102
0
0
0
0

El psicopedagogo Francesco Tonucci (Fano, Italia, 1940) padre de tres hijos, ha conseguido que, en su pueblo natal, y miles de niños en el mundo, vayan solos al colegio aprendiendo en ese trayecto casi tanto como en la escuela. Los recuerdos de su paso por la escuela primaria y secundaria no son especialmente gratos. El aburrimiento y el llanto fueron sentimientos muy frecuentes. Dado que no era un alumno brillante, su familia lo inscribió́ al término de la escuela media en el Istituto Magistrale con la finalidad de que estudiara una carrera fácil y breve. De esa manera, y como ha recordado con ironía él mismo, fue destinado a ser maestro de escuela primaria precisamente por ser un alumno mediocre. LA VISIÓN EDUCATIVA DE FRANCESCO TONUCCI.

Gracias a las buenas notas obtenidas en el Istituto Magistrale obtiene dos becas para estudios universitarios. Se pule finalmente por la Università Cattolica del Sacro Cuore de Milán (Italia), donde se licencia en Pedagogía en 1963. Posteriormente, y durante dos años, trabaja como profesor de letras en escuelas secundarias. En 1991 crea el proyecto internacional «La ciudad de los niños», que dirige desde entonces, cuyo principal objetivo es transformar las ciudades tomando como referencia para la vida y las necesidades de los niños. En la actualidad, cerca de 200 ciudades de Italia, España, Argentina, Colombia, México, Uruguay, Perú́, Chile y Líbano están comprometidas en ese proyecto.

Ha sido nombrado Profesor honorario de la Facultad de Educación de la Pontificia Universidad Católica del Perú́, Doctor Honoris Causa por la Universidad Nacional de La Plata (Argentina) y Doctor Honoris Causa por la Universidad Nacional del Litoral de Santa Fe (Argentina). (cf FRATO).

Siguiendo con nuestra serie, sobre las publicaciones del BBVA y El País (España), compartimos dos videos, con la parte más destacada y completa, del diálogo con un Consejo de Alumnos y un profesor, por motivos únicamente educativos – pastorales. Libremente hemos resumidos algunas partes del encuentro, que quiere ser una invitación para que Ustedes visualicen los videos, e ingresen a la transcripción completa en el enlace final de esta publicación.

AYUDEMOS A DESCUBRIR EL ‘JUGUETE PREFERIDO’ DE CADA NIÑO (MOMENTO DESTACADO 4`34”)

JIMENA: … a mí me gustaría que los alumnos no fuésemos examinados en una prueba externa porque estamos sometidos a mucha presión haciendo exposiciones, preparando exámenes y haciendo tareas. […].

“…En la escuela se hacen cosas aburridas, se hacen cosas pesadas. Si es verdad, es difícil que la escuela consiga los resultados que espera, de formar personas. […] En la escuela se pasa mucho tiempo. […] Y vivir todo esto bajo presión es muy pesado. Y no produce. Por eso, creo que… Bueno, no es fácil pasar de esta denuncia a lo que podría ser, pero vamos a ver qué opinan tus compañeros y si podemos añadir algo. ¿Alguien más?

JORGE: Yo quiero más excursiones que nos ayuden a motivarnos más en lo físico, más en la naturaleza…

“Esto me parece estupendo. Esta idea de que la escuela se debería de hacer andando. Creo que es un principio… […] Cambian los profesores, los maestros, los libros… Este es todo el movimiento que se hace en la escuela. Sacar un libro, sacar otro, cambiarlo… Pero sentados. […] Estoy convencido de que el aula no es un lugar natural. Es un lugar que se repite en una escuela muchas veces. Y es igual. Con el mismo mobiliario, más o menos con lo mismo en la pared… […] ¿Y no se puede hacer al contrario? No tener aulas, sino talleres. Y cada uno para una cosa distinta. Y los niños caminan, andan. Salen de un lugar para entrar en otro. No es caminar mucho, pero es algo. No es estar siempre sentado en el mismo lugar. […] La idea de la escuela abierta. Y la escuela se abre en dos sentidos: Se sale de la escuela para conocer el mundo la naturaleza, el mundo social… Y la escuela se abre para recibir al mundo”. […] La sorpresa, la maravilla, el descubrimiento, la aventura, el riesgo… Son cosas importantes para crecer que solo se pueden vivir fuera y con otros. […]”.

MARÍA: … Me gustaría que en los coles no hubiese exámenes porque a los niños no nos gustan y nos aburren. Y tampoco bolis [lapiceros, bolígrafos] rojos para corregir.

“…Los exámenes son una manera de evaluar y de medir a todos a la misma altura. […] Por eso, un examen con un nivel igual para todos es una gran injusticia. La escuela no debería tener el objetivo de que todos sean iguales. Debería ser, al contrario: que todos sean desiguales, distintos. Que se valoraran las diversidades. […] La evaluación debe ser una lectura de lo que va pasando. Y sería interesante hacerla juntos. Los maestros con los padres y con los alumnos”.

DIEGO: … quiero que, en los colegios, los niños les puedan decir a los profesores el sueño que tienen para poder hacer talleres y que los niños no se queden sin conseguir su sueño […].

“…Esto suma dos aspectos importantes. Uno es que los niños tienen pasiones. Y si tienen pasión por los robots, tienen que poderla desarrollar. Pero que también están solos. Y esto es una enfermedad moderna muy triste, muy dura. Hay dos maneras de salir de la soledad. Una es tener compañía. La otra, buscarla. […] Los niños son responsables, capaces y competentes. Especialmente o casi solo cuando están solos. Porque es verdad que cuando están con nosotros se portan mal, simplemente porque hay un conflicto poderoso entre lo que nosotros queremos que hagan y lo que desean hacer. […] porque nuestra infancia así ha sido y, por suerte, ha podido ser así. […].

LA ASAMBLEA DE LOS NIÑOS (VIDEO COMPLETO 33´49”)

MAR ROMERA: A mí me gustaría que cada clase tuviera un tema y que los niños pudiéramos elegir a qué clase queremos ir. […].

“[…] Cada uno tiene algo que le gusta más, que es para lo que nació, su talento, su vocación. Creo que sería muy importante que la escuela se dedicara, junto con la familia, a ayudar a cada uno a descubrir lo que un autor colombiano tan importante como Márquez definía como “su juguete preferido”. Buscarlo y dedicarse con todas… […] La escuela no puede ser aburrida. […] No puede ser soportable que la escuela sea aburrida. Yo no veía la hora de que llegara el sábado. […]”.

GABRIEL: … mi propuesta es intentar ganar la confianza entre los alumnos y los profesores, debido a que, al pasar tantas horas en el colegio, el profesor podría ser casi un padre para nosotros y nos tendría que inculcar unos valores correctos y darnos la confianza necesaria para que, si tenemos algún problema […] podérselo contar y que nos ayude.

Todo correcto. Los maestros deberían ser personas de confianza. Personas en las que se pueda confiar. A mí no me gusta que sean otros padres. Creo que una madre o un padre ya son suficientes. Me gustaría que los maestros y profesores fueran otra persona igualmente importante, con mucho prestigio […] Los grandes maestros siempre han tenido alumnos y alumnas que los querían. […]”.

JOAQUÍN: … soy profesor de un instituto […]. Y a mí me preocupa mucho la situación de vulnerabilidad que tienen los adolescentes homosexuales y transexuales en el entorno escolar… […] habría que procurar que las escuelas fueran espacios para la diversidad y el respeto de los derechos humanos que permitieran a cada cual desarrollarse plenamente.

“El tema es, como decía usted, el valor que se da a la diversidad. Si la diversidad es una enfermedad, es un problema. Si la diversidad es un valor, es otra cosa.[…] De lo que hay que preocuparse es de que cada uno pueda desarrollar lo que es. Sea una cosa u otra. Y aquí se habla de educación. Yo creo que incluye, con una fuerte corresponsabilidad tanto a la escuela como a la familia. Que, lamentablemente, hoy en día están muy divididas. […] Educar significa traer fuera de cada uno de nosotros aquello para lo que nacimos. […]

Esto con exámenes, correcciones, no tiene nada que ver. […].

La transcripción completa de este diálogo lo puede Usted leer aquí: AYUDEMOS A DESCUBRIR EL ‘JUGUETE PREFERIDO’ DE CADA NIÑO

Esta publicación corresponde a SERIE DE VIDEOS: APRENDAMOS JUNTOS, PARA SUMAR POR LA EDUCACIÓN

“Un proyecto que mire hacia el futuro, hacia el siglo XXI, debería examinar tres aspectos: a) El papel de la escuela y su relación con la realidad del exterior; b) El método escolar: relación enseñanza-aprendizaje; c) El docente: su función y su formación”.


REDACCIÓN WEB DEL MAESTRO CMF



102 Compartidas
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



You May Also Like