TIPOS DE PADRES QUE EXISTEN EN LA ESCUELA Y SIN DARSE CUENTA PROVOCAN ESTRÉS

825 Shares
821
0
4
0
0
0

Estudios han indicado que los niños cuyos padres o cualquier otro adulto, comparte actividades educativas con ellos, tienden a ser mejor en la escuela. Algunos beneficios que se han identificado y que miden el grado de involucramiento de los padres en la educación, incluyen: Calificaciones/ notas altas en las pruebas o exámenes, Educación a largo plazo, Actitudes positivas y buen comportamiento, Programas más exitosos y Escuelas más eficaces.

Todos los padres quieren que sus niños sean adultos exitosos y responsables. De igual manera, muchos padres desean involucrarse en la educación formal de sus hijos. A veces, sin embargo, no saben dónde comenzar, cuándo encontrar el tiempo, o cómo establecer conexiones positivas con la escuela y al intentarlo y sin querer se convierten en una pesadilla para el colegio y sus docentes.

En nuestra opinión, hemos podido distinguir diferentes tipos de padres/madres de familia, una clasificación que quisiéramos compartir es aquella que elaboramos con base en la capacidad del padre/madre de familia, de permitir el desenvolvimiento de las habilidades de sus hijos. De esta manera encontramos:

1. El padre/madre de familia sobreprotector:

Es aquel que no permite que su hijo se haga responsable de sí mismo, que todo se lo resuelve y le impide enfrentar retos de acuerdo a su edad, retos que lo ayudarán a mejorar la calidad de su propia vida, cuando llegue el momento.

Este tipo de padre/madre es el que acosa al maestro para preguntarle todo lo que pueda acerca de su hijo, de la clase, de la tarea, de la junta, etcétera, pero no está consiente de que sea el propio niño quien se interese por resolver sus dudas. Por supuesto, es también el tipo de padre/madre que no se separa de la dirección de la escuela y quiere estar enterado de todo. Lo peor es que, y esto depende de que escuela se trate, en algunas ocasiones puede ejercer cierta influencia tanto en el directivo, como en algunos profesores y obtener así concesiones especiales para su hijo y para él mismo.

Desde nuestro punto de vista, se debe tratar con mucho cuidado a este tipo de padres/madres, marcar muy bien los límites e impedir que interfiera en el trabajo del maestro e invitarlo a que apoye a la institución desde donde le corresponde, por el propio bien de sus hijos.

2. El padre/madre de familia ausente

Es el que da lo necesario al alumno para que trabaje en la escuela y para que cumpla con todo lo que se le solicite, sólo le da apoyo material, que no necesariamente es lo más importante. Lo mejor es tener una buena comunicación familiar, que permita construir una relación basada en la confianza, en el respeto mutuo y, sobre todo, en el amor. Este tipo de padre/madre considera, por lo general, inútil y una pérdida de tiempo asistir a juntas escolares, tener entrevistas con los maestros de sus hijos y presenciar eventos preparados por éstos.

Muchas veces la razón con la que justifican esta relación con la escuela, es que ambos trabajan, para dar lo mejor a sus hijos, y esto no es incorrecto, lo que resulta contraproducente es no dar la importancia debida al maravilloso proceso de construcción de la persona que son sus hijos y al impacto que tiene en esa construcción la relación familia-escuela.

3. Por último, mencionaremos al padre/madre guía-mediador

Son aquellos que, por un lado, acompañan a sus hijos en su desarrollo, sin tratar de resolverles todo, al contrario, permiten que sean ellos mismos los que poco a poco se hagan responsables de su propia persona y propician así una relación basada en una comunicación de confianza, respeto y amor recíproco.

Este tipo de padres/madres está al pendiente del aprovechamiento escolar de sus hijos, conoce a los maestros y asiste a la escuela cuando se le solicita, pero también respeta la labor del docente y de la institución educativa en general. Está consciente de que lo mejor es que los padres/madres y maestros se apoyen para complementar el desarrollo integral de sus hijos.

Al ser respetuoso del trabajo educativo de los profesores, no busca generar problemas con chismes, o buscando concesiones especiales para sus hijos y para ellos mismos; y cuando algo no le parece, busca tratar el tema con el profesor para solucionar el conflicto de la mejor forma posible. Pensamos que éste es el tipo ideal en el que tendrían que ubicarse todos los padres y madres de familia.

No es nada fácil mantener la dinámica de un padre/madre guía- mediador, pero vale la pena esforzarse por ser cada día mejor padre/madre de familia y por tener siempre presente que la tarea de educar a los hijos con amor y respeto es totalmente responsabilidad de papá y mamá, y no busca pretextos y falsas justificaciones para, irresponsablemente, pretender que sean otros, como los abuelos, tíos y maestros, los que cumplan con la labor de educar a los hijos.

Otros tipos de padres

El portal ABC (España) en una entrevista a Óscar Gonzalez, profesor de Primaria, destaca que actualmente existe una relación de gran desconfianza mutua. «Profesores y padres necesitamos compartir, no competir. Es importante que los padres puedan venir al aula y ver cómo trabajan los profesores en clase. No hay que olvidar que el mayor tiempo de los hijos lo pasan en clase y es lógico que quieran y puedan ver lo que hacen. Familia y escuela nos necesitamos hoy más que nunca porque los padres están mucho más preocupados por la educación de sus hijos».

En este sentido asegura que cuando los padres se implican en la educación, sus hijos obtienen mejores resultados. No obstante, destaca que hay cuatro tipos de padres según la relación que tienen con el colegio de sus hijos:

  • Los preocupados: aquellos que se acercan al centro escolar y quieren participar en tutorías, reuniones, en la organización de alguna actividad…
  • Los despreocupados: los que no acuden a las citas pero, sin embargo, son los más críticos y suelen ir contra el profesor en casi todo porque no conocen el motivo ni las circunstancias en las que este profesional toma las decisiones.
  • Los que se preocupan en exceso: están en el colegio todas las semanas, todos los días. Quieren saberlo todo, hablan con todos, quieren implicarse en cada actividad, opinan, critican…
  • Los que no están: los que directamente no van nunca al centro escolar, ni siquiera para recoger las notas de su hijo a fin de curso. «Lo fácil es decir que en estos casos son padres que no se preocupan por sus hijos, pero antes de establecer juicios, es necesario saber qué es lo que ocurre y cómo se puede mejorar la relación con ese padre para que la relación sea más fluida».

Si le interesa el artículo del portal ABC (España) puede leerlo en el siguiente enlace: «Hay cuatro tipos de padres según su relación con el colegio. ¿Con cuál te identificas?»

Padres que los profesores detestan

El portal Guía infantil publicó un artículo de la periodista Alba Caraballo Folgado donde indica que no todos los padres son tan fáciles de llevar pero existen varios tipos de padres que suelen ser los más difíciles para los profesores, y son:

  • Padres de los hijos más especiales: son los padres que creen que sus hijos son los mejores, más inteligentes y merecen un trato preferencial por encima de los demás alumnos.
  • Padres de los hijos más buenos: pueden formar parte también del primer grupo, piensan que son los demás los que cometen faltas y se apresuran a protestar ante cualquier conducta de otro niño, obviando que el suyo en ocasiones comete los mismos errores que los demás.
  • Padres profesores: pese a la petición de muchos profesores de seguir el temario y hacerlo según el método que emplean en clase, muchos padres se empeñan en avanzar conocimientos y enseñar a sus hijos otras técnicas diferentes a las del colegio.
  • Padres omnipresentes: están en cualquier lado, aparecen por la mañana, por la tarde, a mediodía, intentan hablar con los profesores en cualquier momento, sea oportuno o no, se cuelan en funciones que sólo son para los niños y, por supuesto, son los que más preguntan en la tutorías.
  • Padres ausentes: es el polo opuesto, concertar una cita con él es prácticamente imposible, nunca va a las reuniones escolares, por supuesto tampoco a las funciones y nunca recoge a los niños del colegio.
  • Padres jefes: pretenden dejar claro, desde el primer momento quién está al mando y cómo han de hacerse las cosas con su hijos. Pretende tratar al profesor como un empleado porque paga su sueldo con sus impuestos.
  • Padres con manía persecutoria: son aquellos que piensan, haga lo que haga el profesor, que tiene manía a su hijo. Nunca se plantea que su hijo puede tener la culpa en algún momento, el profesor es el malo de la película.
  • Padres criticones: cualquier cosa que haga el profesor les parece mal y le critican abiertamente, suelen hacerlo delante de otros padres, aunque pocas veces se quejan ante el maestro.
  • Padres líderes: son los protagonistas, hablan más que los demás, se dejan notar, todos le conocen y es raro el día que no proponga alguna nueva idea.
  • Padres peleones: intentan poner de acuerdo a todos los padres para levantarse en contra de alguna norma escolar, son los que llevan la voz cantante y se meten en todos los ‘fregados’. Si tienen que llegar hasta el último organismo oficial, están dispuestos.

Si le interesa el artículo del portal Guía infantil puede leerlo en el siguiente enlace: 10 tipos de padres que los profesores detestan.

MATERIAL DE DESCARGA: 

¡Comparte y así más docentes utilizarán estos recursos gratis! Muchas gracias.


DESCARGA: GUÍA PARA APOYAR A LOS PADRES EN LA EDUCACIÓN DE SUS HIJOS



Total
825
Shares
825 Shares
Deja un comentario


You May Also Like