Please assign a menu to the primary menu location under MENU

info@webdelmaestrocmf.com
sábado, febrero 24, 2018

EducaciónNOTICIAS

LOS PROFESORES ENSEÑAN Y CONTAGIAN EMOCIONES A LOS NIÑOS

Enseñamos a los niños a leer, escribir o vestirse, pero ¿qué hay de sus emociones? Educar las emociones puede convertirse en la llave de libertad para las personas, opina Elsa Punset, Licenciada en Filosofía y Letras y Magister en Humanidades (Universidad de Oxford), periodista por la Universidad Autónoma de Madrid y Magister en Educación Secundaria (Universidad Camilo José Cela), quien es entrevistada por Ana Rodrigo, para la Agencia EFE (Madrid), y de cuya publicación hemos tomado tres preguntas y respuestas que consideramos nos pueden aportar un conocimiento más cercano a lo que es la inteligencia social, ya propuesta por Daniel Goleman.

Ella afirma que es importante enseñar a los niños a superar el miedo con un “plan antimiedo”; a ser (de sí mismo) su mejor amigo y compararse menos con los demás; saber que del entorno social se recibe afecto; que la tristeza es una reacción normal ante las pérdidas y las decepciones; que los estados emocionales son pasajeros, y que la serenidad se puede entrenar y fortalecer físicamente en el cerebro.

De hecho, en su libro “Inteligencia Social”, Daniel Goleman sostiene que “las personas que nos rodean tienen la capacidad de moldear y definir nuestros estados de ánimo y nuestra biología, al tiempo que nosotros ejercemos una influencia análoga en ellos. Esa comprensión profunda del influjo que las relaciones tienen en nuestra vida y en la de los demás da origen a lo que puede llamarse la “inteligencia social”, cuyo desarrollo exige, a un mismo tiempo, conocer la forma en que funcionan las relaciones y comportarse adecuadamente en ellas” (Leaders Summaries), y mucho más a los educadores: padres de familia y profesores.

“Una persona socialmente hábil podría, como lo hace un luchador de jiu-jitsu, reconocer las energías emocionales hostiles y orientarlas para que se tornen positivas”, por lo que si educamos a nuestros hijos y/o estudiantes a comprender y transformar la manera de relacionarse, comunicarse y trabajar en equipo con el resto del mundo, les ayudaremos a filtrar y sacar lo positivo de la información que les llega por todas partes y a desarrollar sus habilidades sociales que facilitarán el camino para encontrar su lugar en el mundo. Elsa Punset nos invita a descubrir las apasionantes claves de nuestra inteligencia social, porque las emociones nos influyen y muchas veces nos gobiernan, por lo que aprender a manejarlas ayuda a mejorar nuestras relaciones con los demás y a superar el estrés e incluso a tener mejor salud.

Algunas veces tenemos problemas de salud mental, muchos de ellos de origen emocional causadas por emociones incomprendidas y reprimidas que nos dañan en cuerpo y mente. “Pero esto tiene fácil solución: ayudar a las personas, desde la infancia, a comprender y gestionar sus emociones. ¡Es una gran llave de libertad que estamos descubriendo!”

¿CÓMO SE PUEDEN EDUCAR [LAS EMOCIONES]?

ELSA PUNSET: Las emociones siempre se “educan”, la diferencia es que pueden educarse por sí solas, para bien o para mal, o bien puedes incidir conscientemente en el capital emocional del niño, ayudándole a comprender, transformar y regular sus emociones.

Si no hacemos nada para educarlas conscientemente, nuestras emociones se consolidan en la infancia como una reacción instintiva al entorno y a la familia. Como dice Florestán -un personaje del cuento-, la gaviota guía de emociones de los Atrevidos, “¿debemos aprender a ser dueños, y no esclavos, de nuestras emociones?, ¡porque no existe un desafío más grande que mejorarse a uno mismo!”

¿CUÁL ES LA EDAD MÁS ADECUADA PARA COMENZAR CON ESTE APRENDIZAJE O JUEGO DE LAS EMOCIONES?

ELSA PUNSET: Cuanto antes lo hagamos de forma consciente, mejor. De hecho, desde que nacemos ya somos sensibles a las emociones de nuestros padres y reaccionamos a ellas. En los primeros años de vida, a los más pequeños les cuesta distinguir entre ellos mismos y sus emociones y por eso actúan de forma tan emocional. No saben aún gestionarlas.

Los padres enseñamos instintivamente a nuestros hijos pequeños a comprender y nombrar sus emociones, decimos a los niños pequeños, por ejemplo, “Tienes sueño, ¿verdad? Te voy a mecer así, despacio, y te vas a relajar y a dormir”. Poco a poco, si los padres les ayudan, los niños aprenden a poner nombre a sus emociones y a autorregularlas, es decir, a calmarlas por su cuenta, sin tanta ayuda de los padres.

¿PODRÍA ACONSEJARNOS TRUCOS DE ORIENTACIÓN, PERO PARA LOS PROFESORES?

ELSA PUNSET: Después de los padres, los estudios muestran que los profesores pueden tener un impacto enorme en la vida de los niños. Los profesores enseñan y contagian emociones a los niños en la medida en la que son modelos: los niños se fijan en cómo resuelven conflictos, en si les muestran respeto y confianza o en si el aula es segura en lo físico y lo emocional.

Los niños aprenden imitando a los adultos que los rodean. “Por ello, los estudios muestran que los niños que tienen padres y madres emocionalmente inteligentes tienen mejor salud, mejor rendimiento académico, mejores relaciones con los demás y menos problemas de comportamiento”.

Les recomendamos leer los libros “El Mundo En Tus Manos” y “Una Mochila Para El Universo”, así como, ver el artículo completo, fuente de nuestra publicación, en ELSA PUNSET: EDUCAR LAS EMOCIONES, ES UNA LLAVE DE LIBERTAD PARA LAS PERSONAS.


Trujillo, 06 de julio del 2017 
REDACCIÓN WEB DEL MAESTRO CMF




¿Qué opina usted?
¿Cree que este recurso es útil para la educación?


Loading Facebook Comments ...

Leave a Response