Please assign a menu to the primary menu location under MENU

info@webdelmaestrocmf.com
sábado, febrero 17, 2018

Bienestar FamiliarDocentesPEDAGOGÍA

PRIMER DÍA DE CLASES: CONSEJOS ÚTILES PARA LOS DOCENTES, PADRES Y ALUMNOS

Reajustarse a un nuevo ritmo de vida después de las vacaciones de los estudiantes y/o de los hijos, es una mezcla de incertidumbre, emoción y nuevos retos, que se conoce con nombre de “síndrome post vacacional”; sostiene la licenciada en Educación Carola Rivas Vetencourt, en la publicación venezolana SALUD AL DÍA, y que compartimos con fines únicamente educativos – pastorales. Esta etapa involucra tanto a padres de familia, profesores y estudiantes.

En el hemisferio sur, éste es ordinariamente el tiempo del reinicio de las labores escolares, por ello compartimos estos consejos de la Licenciada Rivas, tanto para padres de familia, docentes y estudiantes, porque “es necesario pasar por un período de reajuste para retomar las actividades con buen pie después de las vacaciones escolares”. Y para quien no los necesite por ahora, quizá en agosto les sea útil.

¿Nos preparamos para el cambio de ritmo de vida al iniciar el año académico? ¿Somos conscientes de nuestra tarea propia, tanto si es para Inicial o el último año de estudios? ¿Qué opina de estos consejos?

Tips para el regreso a clases

El regreso a clases es una mezcla de incertidumbre, emoción y nuevos retos que pueden generar estados de ansiedad en las partes involucradas: padres, docentes y alumnos. Después de las vacaciones, volver al trabajo o escuela y al ritmo de vida habitual nos causa alteraciones físicas y psíquicas, leves y pasajeras, pero angustiantes debido a la readaptación, a la reacción de resistencia y rechazo; esto es lo que se conoce hoy en día como el síndrome post vacacional que afecta tanto a adultos jóvenes como a niños, y suele durar de dos días a una semana. No se trata de una enfermedad, es algo pasajero mientras se realiza el reajuste a la actividad escolar.

Es necesario pasar por un período de reajuste para retomar las actividades con buen pie después de las vacaciones escolares. El regreso a clases trae expectativas frente a los nuevos compañeros de clase, los nuevos maestros o profesores y el entusiasmo frente a las metas planteadas.

Es frecuente que en todo proceso vacacional los niños y jóvenes presenten cambios en sus hábitos, por ejemplo las horas de comida. Durante las vacaciones regularmente los niños comen más y mejor debido a que disponen de más tiempo, se encuentra más relajados y descansados; así que el volver a la rutina y las prisas del horario de clases les significa un cambio en su forma de alimentarse o ir a la cama.

A medida que se va acercando el primer día de clases, los niños y jóvenes comienzan a sentirse inquietos y un poco angustiados. Tanto los padres como los docentes están conscientes de esta situación, así que cada una de las partes debe trabajar para que el niño o joven se sienta más tranquilo y aprenda a verle el lado positivo a los cambios que va a enfrentar.


Para los padres

  1. Una semana antes del inicio de clases se recomienda mandar a dormir a los hijos más temprano y cada día comenzar la rutina de despertarlos temprano.
  2. Abrir canales de comunicación donde los hijos puedan compartir con ellos sus temores, expectativas y sensaciones que el regreso a clases les ocasiona.
  3. Reconocer que en el colegio y en sus educadores van a encontrar grandes colaboradores para consolidar ciertos valores de la vida cotidiana o determinados hábitos como la higiene, el respeto, la disciplina, la tolerancia, el compartir, entre otros.
  4. Comprar juntos los útiles, uniforme, la lonchera y el morral para que su hijo o hija escoja lo que más le guste y se sienta a gusto. Los más pequeños, con esta actividad, van tomando conciencia que en pocos días inician las actividades escolares.
  5. Evitar, en la medida de lo posible, preguntarle constantemente al niño o niña si le gusta el colegio, si le agrada la maestra, entre otros. Deje que el niño cuente cómo le va y de respuestas sencillas o consejos prácticos.
  6. Establecer reglas y hábitos de estudio que darán buenos resultados al final del año escolar. Por ejemplo: a qué hora deben hacer las tareas, el lugar más apropiado para realizarlas, cómo organizarse para realizar los trabajos pendientes, y regular el uso de Internet.
  7. Fomentar la importancia del buen uso del uniforme escolar y la preocupación, en la medida de lo posible, por lucir un aspecto impecable al salir de la casa.
  8. Participar en las actividades y reuniones que organice el colegio durante el año escolar 2010-2011 que está por comenzar.

Para los docentes

  1. Recibir a los estudiantes con optimismo y energías recargadas para continuar con el proceso de enseñanza.
  2. Transmitir seguridad y tranquilidad.
  3. Hacer el regreso a clase lo más atractivo posible.
  4. Establecer las reglas de juego, desde el primer día, de manera agradable y fácil de entender para el grupo, usando el entusiasmo y la curiosidad más que la intimidación.
  5. Crear un ambiente abierto y de diálogo desde el primer día, que incentive la participación y deje a los estudiantes saber qué se espera de ellos y qué pueden ellos esperar de la clase.
  6. Motivar al diálogo y validar las experiencias de sus alumnos.
  7. Tener paciencia con la adaptación a los horarios escolares y hábitos académicos.
  8. Para el primer día, planificar una actividad que permita a los estudiantes hablar entre ellos, conocerse y resolver problemas en compañía.
  9. Despejar dudas y responder inquietudes.
  10. Abrir canales de comunicación desde el primer encuentro. Esto creará un ambiente de confianza que le permitirá hacer un seguimiento de las situaciones que puedan surgir en la clase, que los estudiantes lo vean como un mediador y no un dictador.

Para los alumnos

  1. Ver a sus antiguos amigos y conocer los nuevos.
  2. Compartir con sus compañeros de clase las experiencias de las vacaciones.
  3. Expresar sus expectativas en cuanto a sus nuevas maestras o profesores.
  4. Establecer horarios para bañarse, cenar y dormir para que no cueste trabajo despertarse el primer día de clases.
  5. Proponerse a cumplir un horario de estudio para culminar con éxito el año escolar que se inicia.
  6. Revisar el uniforme una semana antes para no tener sorpresas el día de inicio del año escolar y que cumpla con las especificaciones que exige el colegio.
  7. Reconocer la responsabilidad que tienen con sus padres y con ellos mismos, pues de no ser así los resultados no serán los esperados.
  8. Para los más grandes, cuarto y quinto año de bachillerato, recordar que son el ejemplo para los que se vienen formando mas abajo.
  9. Para los de quinto año, es el año de su decisión vocacional, de elegir la opción correcta para su futura vida universitaria y profesional.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Salud al Día en la siguiente direcciónencartesaludaldia.com | Autor: Carola Rivas Vetencourt




¿Qué opina usted?
¿Cree que este recurso es útil para la educación?


Loading Facebook Comments ...

Leave a Response