7 CONSEJOS DE CALIFICACIÓN PARA NUEVOS Y ANTIGUOS MAESTROS

329 Compartidas en:
329
0
0
0
0
0

La evaluación es una de las herramientas educativas más poderosas para promover el aprendizaje efectivo, pero debe usarse de manera adecuada. No hay evidencia de que aumentar la cantidad de pruebas lo reforzará; en lugar de ello, el foco debe estar en ayudar a que los profesores usen la evaluación como parte de la enseñanza y del aprendizaje, de tal modo que aumente los logros de los estudiantes.

Entre los muchos desafíos que enfrentan los docentes principiantes, la calificación puede ser especialmente desalentadora, por lo que hemos recopilado algunos consejos para facilitarlo.

Compartimos con fines educativos – pastorales la publicación de Andrea Marshbank publicado en el Portal Edutopia, creemos que es un tema muy importante para la comunidad docente.

7 consejos de calificación para nuevos maestros

Los nuevos maestros tienen mucho de lo que emocionarse. Se han embarcado en un viaje fantástico para conocer a los estudiantes, crear planes de lecciones y comenzar una carrera extremadamente significativa. En el lado negativo, un aspecto de la enseñanza que causa más temor que la emoción para los maestros de carrera temprana es la calificación.

La calificación es una tarea engorrosa para todos los maestros, pero para los docentes principiantes puede ser debilitante. Sabemos que debemos brindar retroalimentación oportuna y relevante , y sabemos que la calificación es importante, pero ¿cómo podemos facilitar el proceso en nosotros mismos? Estos son algunos trucos del oficio que pueden ayudar a los maestros nuevos que luchan con la calificación.

CONSEJOS DE CALIFICACIÓN PARA NUEVOS MAESTROS

1. No califique todo:

Dependiendo de las expectativas del plan de estudios para su escuela, puede estar en condiciones de determinar qué vale y qué no vale ir en el libro de calificaciones. Usa ese poder Está bien no calificar una tarea o dar crédito por la participación.

Después de enseñar una lección que requería que los estudiantes completaran varias tareas de escritura, me quejé con un compañero profesor de inglés sobre las horas que había pasado leyendo el trabajo. Se sorprendieron de mis quejas, en lugar de evaluar cada tarea, solo habían calificado una.

2. Haga un ciclo de sus comentarios:

Es tentador pasar mucho tiempo comentando sobre el trabajo de los estudiantes. Y es verdad que los buenos maestros dan buenos comentarios. Sin embargo, está bien no dar retroalimentación a cada alumno en cada tarea.

Me gusta pasar sistemáticamente a través de los alumnos a quienes doy mi opinión. Para cada tarea que doy a mis cinco secciones de artes del idioma inglés de noveno grado, elijo una sola clase para la cual dedicaré más tiempo a escribir comentarios detallados. Para la próxima tarea, elijo una diferente.

3. Haga que los estudiantes evalúen a otros estudiantes:

A veces los nuevos maestros se olvidan de lo increíble que pueden ser los estudiantes. En lugar de pasar horas calificando el trabajo de sus estudiantes, puede pasar 15 minutos de tiempo de clase para que los alumnos se califiquen entre sí.

Es importante abordar los comportamientos esperados como una clase antes de dejar que los estudiantes den retroalimentación a sus compañeros. Dedique tiempo a instruir a sus alumnos sobre lo que es útil, retroalimentación específica versus comentarios genéricos o declaraciones que es mejor no decir. Como dijo uno de mis alumnos, es la diferencia entre “¡Qué asco!” Y “Podrías hacerlo mejor si …” Una vez que tus alumnos estén listos para evaluarse mutuamente de manera constructiva y amable, déjalos y darte un descanso.

4. Usar la tecnología sabiamente:

La tecnología puede hacer infinitamente más fácil la vida de los maestros. Si tiene el equipo disponible, administre evaluaciones formativas como cuestionarios o hojas de salida a través de Google Forms , Edmodo o Kahoot. puede ahorrar montones de tiempo de clasificación.

Además, puede aliviar la tensión de la calificación al proporcionar a los estudiantes los recursos tecnológicos para hacer un mejor trabajo. Por ejemplo, regularmente les doy a mis alumnos la oportunidad de usar sitios web de verificación gramatical como Grammarly o Paper Rater antes de entregar sus escritos. Antes de esto, mis alumnos y yo hablamos extensamente sobre las limitaciones de estas herramientas; de vez en cuando, están completamente equivocadas. Una advertencia para este consejo es considerar en qué desea que se concentren sus alumnos para una tarea en particular. Si desea que los estudiantes verifiquen su propia gramática (o la de sus compañeros), es posible que no los quiera utilizando sitios web como estos.

5. No asigne trabajo ocupado:

Aunque puede ser tentador asignar actividades de esponja para llenar el tiempo, solo déles a los alumnos un trabajo impactante que desarrolle sus conjuntos de habilidades. Así como quiero usar mis asignaciones de calificación de tiempo que importan, mis alumnos quieren completar el trabajo que importa. Al evitar asignar trabajo sin sentido, puede garantizar que el tiempo de todos se gaste de manera óptima.

Pregúntese: ¿esta tarea mejora la lección o la comprensión de la lección por parte de los alumnos? Si la respuesta es no, tírela.

6. Usar rúbricas:

Las rúbricas pueden ser una herramienta fenomenal cuando se califica. En lugar de cuestionar su razonamiento para su evaluación de la tarea de cada alumno, puede quitarle parte del trabajo mental. ¿Hicieron esto? Comprobar. ¿Hicieron eso? Comprobar. Harás que la calificación sea más fácil para ti, dándoles un sólido feedback que ya has considerado.

Otra ventaja de esta táctica es que puede darle a sus alumnos la rúbrica antes de que comiencen el trabajo. De esta forma, conocen las expectativas que deben cumplir para tener éxito.

7. Grado siempre que sea posible:

Nosotros los maestros conocemos la definición de ocupado mejor que la mayoría. Pero todavía hay momentos en el aula que se pueden aprovechar como tiempo para calificar. Cuando los estudiantes trabajen de forma independiente, los docentes deberían estar calificando.

Es importante calificar sabiamente: no se siente en su escritorio con la cabeza gacha, completamente ajeno al aula. En su lugar, busque un escritorio abierto, preferiblemente uno al lado de un estudiante que tenga dificultades para concentrarse, y califique allí. Periódicamente levantarse para rodear la habitación, preguntar si alguien necesita ayuda o dar instrucciones según sea necesario. Pero utiliza cada parte de tu día de trabajo para eliminar la mayor cantidad de calificaciones que puedas.

La calificación puede ser desalentadora para aquellos de nosotros que somos nuevos en la enseñanza. Hubo muchas ocasiones en las que me quedé tan atrás en mis calificaciones que tuve que dedicar fines de semana enteros simplemente para ponerme al día. Desde que uso estas ideas, mi carga de clasificación ha sido significativamente más manejable. Afortunadamente, con estos consejos en su bolsillo trasero, obtendrá una calificación más efectiva y con menos estrés.


Este contenido ha sido publicado originalmente por Edutopia en la siguiente dirección: edutopia.org / Autor: Andrea Marshbank



Total
329
Shares
329 Compartidas en:
Deja un comentario